sábado, 21 de octubre de 2017

GUNS N´ROSES "Appetite For Destruction" (1987, Hard Rock)


Se han cumplido treinta años de uno de mis discos favoritos de toda mi vida. Tanta agua ha pasado bajo el puente que por el álbum a hablar y el contexto voy a cambiar el enfoque de la review. Ya mucho se ha hablado del disco y de la banda. Recomiendo en primera instancia que lean la reciente reseña/homenaje que hizo mi amigo Alex Bretto en su blog Music Corner (Que me influenció a crear Rage Reviews por como exponía la música en formato blog) en este posteo: http://alex-musiccorner.blogspot.com.ar/2017/07/music-corner-n-152-guns-n-roses.html. Ya él - con mucha precisión - les cuenta historias de este disco que yo no voy a narrar en esta instancia para en cambio dedicarme a otros aspectos del álbum y el impacto que tuvo en mi vida cuando me encontré con el. Para mi adolescencia estaba muy metido en Metallica, Exodus, Slayer y Megadeth. El thrash metal me había VOLADO la cabeza. Si bien escuchaba algunas cosas de Ratt, en ese momento iba en búsqueda de sonidos violentos con tipos enojados y guitarras asperas/machacantes. Hete aquí que me voy de vacaciones a Mar del Plata en Enero/Febrero 1989 y ya "algo" se hablaba de los Guns N´Roses en los medios especializados, a la postre sonaba muy tímidamente en algunas radios su primer single. En una cena de amigos en las vacaciones mencionadas conozco a un amigo de mi primo segundo que resultó ser otro loco como yo, un Sanjuanino muy copado que escuchaba desde Venom hasta AC/DC. El fue quien me adoctrinó en medio de una charla. "Martín, ¿No escuchaste una banda llamada Guns N' Roses?. ¡Te van a encantar!. Roberto (Mi primo segundo), traeme un cassette virgen y hacele una copia ya mismo". No se dan una idea lo que gasté esa cinta en Febrero de 1989 y en Marzo ya al volver a Capital Federal busqué como desesperado la edición local que Geffen muy tímidamente había lanzado por estos lares. La encontré en la renombrada disquería Zivals. Yo pidiendo y el empleado que no lo encontraba ya que el cassette se encontraba en una batea al fondo de todo. Dejando las hermosas historias del pasado y en una época en donde todavía no había explotado la "Guns Manía" "Appetite..." es un trabajo que me partió la cabeza a primera escucha. Se notaban muchísimas influencias musicales y un grupo tremendamente rockero que era obvio, no practicaba un enfoque fiestero a lo Poison, Mötley Crüe sino que eran PESADOS, enojados pero a la vez tremendamente musicales e inspirados. Componían grandes canciones y podía escuchar hasta influencias de Sex Pistols (Otra banda que tenía escuchada de adolescente). Doce himnos perfectos que destilan rebeldía, riffs gordos llenos de melodías y sólos inspiradísimos de Izzy Stradlin y Slash, un Axl Rose enojado pero a la vez dotado de una buena voz que con los años me iba a dar cuenta de que en su performance acusaba recibo sus bandas predilectas (Nazareth). El bajo de Duff McKagan - El GNR más "punk" si se quiere - es audible hasta en el momento en donde se limita a hacer base, y Steven Adler es un baterista optimo para esta infernal máquina de rockear. A veces dicen que las cosas se dan en el momento justo e indicado y para el caso de estos cinco atorrantes es lo indicado. Llenos de testosterona, talentosos, cargados de historias VIVIDAS POR ELLOS de problemas con la ley, viviencias callejeras, abuso de drogas, amoríos/desamoríos y con unas ganas infernales de salir a comerse al mundo, vaya si lo hicieron con este disco esencial para la historia del rock. "Welcome To The Jungle" es una de las mejores formas de abrir un disco que escuché en mi vida con sus riffs furiosos, macizos, rockeros, que en el puente se vuelven arpegiados. "Nightrain" es una oda al vino barato norteamericano - Una suerte de Termidor foráneo - que podían costearse cuando no tenían un mango (Acá traducida como "Tren Nocturno") con mucho acuse de recibo de los Sex Pistols. "Paradise City" es un momento remarcable del disco con una melodía amigable pero no comercial y el tema explotando al son de marcha tremebunda que no cesa hasta su fin. El viejo Lado B no se queda atrás: más amalgama del Hard Rock de bandas como el Aerosmith de los setentas con punk inglés en "My Michelle" y el single bien oculto adrede que es "Sweet Child O´ Mine" acaso el tema más "radial" del lote, todo prosigue con desparpajo rockero en "You´re Crazy", "Anything Goes" y "Rocket Queen". Lógicamente el disco fue vendiéndose exponencialmente rompiendo todas las reglas ya que no era una banda amigable para la escucha ni "alegre". Siguieron giras teloneando a Iron Maiden y luego a Aerosmith, y una revista norteamericana que leí en 1989 en una sección donde seleccionaban bandas ("Bounded For Glory", en español "Destinados a la gloria") entre otras diez, los incluyeron. Y vaya que la alcanzaron, es una banda que escuchó hasta mi tía y elogió gente que ni me esperaba. Mi disco de hard rock favorito de la historia. Inigualable.

Calificación: 10/10

jueves, 19 de octubre de 2017

DISCHARGE "Hear Nothing See Nothing Say Nothing" (1982, Hardcore)


A este lo tengo hace rato en mi colección pero nunca hablé de el. Estamos ante un disco UNICO y de enorme influencia sobre bandas que surgirían años más tarde. Inglaterra venía mostrando primero bandas de punk para luego mostrar otras con un sonido más acelerado y con letras socio políticas (GBH, Exploited entre otras), pero Discharge fue un paso más allá. Editaron una serie de EPs y en 1982 sale este primer álbum. No puedo imaginarme lo que debe haber sido escucharlo en su momento... yo pondría este CD como banda de sonido del fin del mundo. Y no es que sea Grindcore o algo infernal: el clima minimalista, irritable y disconforme envenena los catorce temas. Riffs de tres tonos mínimo pero con un sonido realmente "irritable", una batería que va a un tempo especifico que no es rápido ni lento (Posteriormente se le llamaría "D-Beat", tiene algo de marcha y usa cymbal, un bombo, y redoblante), "Hear Nothing..." es uno de los discos más apocalípticos que escuché en mi vida. Líricamente van desde lo anárquico hasta la disconformidad política y social encajando perfectamente en cada tema que no se extiende más allá del 01:30-como mucho 02:30. Son esenciales para este resultado el vocalista Cal Morris que grita las letras como una tipo enojado quejandose en en una manifestación y la viola de Bones que crea unas capas de riffs apesumbrantes. Entre otras bandas Metallica y Anthrax harían muchos años después covers y la influencia de Discharge se percibe en el thrash metal, si bien ellos han tomado cosas de Motörhead (Influencia marcada aunque no parezza) llevándolas al terreno punk/hardcore. En la edición que tengo hay siete temas más de yapa que corresponden a EPs anteriores ("Never Again", "State Violence, State Control") y uno posterior ("Her Majesty's Government Can Damage Your Health"). Para escuchar de corrido, disco que es un conjunto de temas destinados a arrasar todo dejando al oyente con un clima de pesimismo inimaginable. Para algunos, lo mejor del género.

Calificación: 9/10

martes, 17 de octubre de 2017

PORTAL (Australia) "Vexovoid" (2013, Death Metal)


Rewiew dificil de hacer, sugiero de antemano leer primero las de "Outre" y "Swarth" que están ya en el blog. Bueno, gracias ahora me va a ser más fácil. Esto es un universo de caos, pantano, disonancias y la desolación total. De nuevo. Portal en seis "temas" y un "instrumental" te sumerge de prepo en una ciénaga para que experimentes las sensaciones más extremas de claustrofobia, enfermedad y desolación. Esto es un tómalo o déjalo pero hay que saber de que se trata la propuesta. Ya en el booklet es todo amorfo, confuso, adrede, y eso se traslada a la música: riffs unicordes y repetidos, batería fangosa, The Curator cantando desde el fondo de un pozo. "Vexovoid" mete cagazo pero no tanto si escuchaste los anteriores, porque es como un chiste que te lo contaron dos veces (?). Pero si sos de lo que gustan experimentar estos sonidos caóticos, es un paso adelante en la batalla.

Calificación: 8/10 

lunes, 16 de octubre de 2017

SLAYER "Hell Awaits" (1985, Thrash Metal)



Haciendo una revisión de viejas reviews advertí de que esta faltaba, de hecho estaba en la primitiva versión del blog y murió allí. Esta es una versión 2017 de la misma. Con este disco tengo una historia muy especial... me lo pasó un amigo en CD creo en 1994 y yo venía ya de escuchar otros discos de Slayer... Me parecía un disco más si bien me gustaba pero con los años me reencontré con él y sucedió lo que nos pasa en ocasiones a oyentes: te encontrás con un disco en determinado momento y con el tiempo te gusta muchísimo más que cuando lo descubriste. Vaya si es el caso de este APLASTANTE segundo trabajo de Slayer en donde se lanzan al ataque como tiburones a la presa sangrienta en el océano. Todo lo insinuado en el debut "Show No Mercy" aquí se vuelve más amplificado, malvado, thrashero y hasta proto-death metal de la mano de una producción a cargo de  Bill Metoyer y la banda misma en donde el sonido es claro, filoso, con una mezcla genialmente balanceada en donde se pueden escuchar los cuatro instrumentos. Hasta debe ser el trabajo en donde más se escucha el histórico inaudible bajo de Tom Araya - en varios temas se escucha CLARAMENTE - que en lo vocal parece un Lucifer susurrando las blasfemas letras a mil por hora. Si bien van más rápido que en el debut hay momentos de rebaje que remarcan más la maldad que chorrean los temas tal el caso del enorme "At Dawn They Sleep" (No se pierdan como aceleran paulatinamente el tema a partir de 04:30). El tema título es el que abre con una intro comandada por los guitarristas Hanneman/King escupiendo riffs a medio tiempo y Dave Lombardo secundándolos con una marcha de demonios a medio tiempo (Los BOMBOS...) para luego desatar un frenesí y caos en todo el track. Son siete temas, NI UNO TIENE DESPERDICIO, como ya mencioné hay mucha velocidad en algunos ("Praise Of Death", "Kill Again") otros tal vez no fueron advertidos en su momento pero tienen momentos hasta de elaboración como el destacado "Crypts Of Eternity". Los solos del tándem Hanneman/King pasan a ser más disonantes/"ladilla" que en el disco anterior. Se cierra esta placa con "Hardening Of The Arteries" que de tiro de gracia replica la intro que tenía el tema de apertura. Los cuatro músicos están en un momento superlativo pero por favor... lo que toca aquí Dave Lombardo. Da la impresión de que se va enloqueciendo con su velocidad pero es un músico que va más allá de apalear toms, platos y darle al doble bombo. "Hell Awaits" tiene un título ideal dando la sensación de escuchar a una banda descender a lo más profundo del infierno. Uno de los discos más destacados de su historia y un dato que pocos conocen: muchos fans en Estados Unidos lo consideran como su último gran disco. Si bien no estoy de acuerdo ("Reign In Blood" es mi favorito si bien muy distinto a este y al debut), son fans que preferían a un Slayer con temas más extensos y una progresión en los aceleres/rebajes mezclados con algunos riffs barnizados de NWOBHM. No obstante este disco ya va avisando la carnicería brutal que se iba a venir en el tercer trabajo. En cuanto al resto todo esta dicho: "Hell Awaits" es la MALDAD misma hecha álbum... y sin límites...

Calificación: 9/10

domingo, 15 de octubre de 2017

SLAYER "Live Undead" (1984, Thrash Metal)



¿Es esto un disco "en vivo"?. Rigiéndonos por los estándares tradicionales (?), absolutamente no. Lo que tenemos aquí (Desde ya el booklet no dice un carajo) es a la banda tocando en un estudio en vivo para un puñado de amigos/fans. "Live Undead" aprueba porque las ejecuciones de temas como "Die By The Sword", "Evil Has no Boundaries", "Black Magic", "Captor Of Sin", The Antichrist", "Show No Mercy" y "Aggresive Perfector" - es decir todo ese es el "set" -, es velocísima y al palo con los tipos muy violentos e intensos. Lo bizarro es escuchar al "público" por momentos al mismo nivel de audio que la violencia sónica musical y algunos alaridos realmente cómicos de algún presente. Diría que infaltable si querés completar tu discoteca de Slayer, porque el resto es un ejemplo de por qué hay gente que cuestiona a los discos "en vivo" por sus "irregularidades"

Calificación: 7/10 (Por lo prendidos fuego que suenan, por favor lo que toca Dave Lombardo)


 

SLAYER "Haunting The Chapel" (1984, EP, Thrash Metal)


Slayer estaba en ebullición tras su violentísimo debut, "Show No Mercy". El sello Metal Blade cree en ellos y al año se edita este EP que en su edición original contenía cuatro temas. El relanzamiento que yo poseo posee uno adicional pero ya veremos. Respecto a los temas, son más acelerados y thrasheros pero retienen cierta aura NWOBHM que se olía en el debut. Clásicos inoxidables que hasta hoy sobreviven en el setlist del cuarteto como las enormes "Chemical Warfare" (Que FURIA en ese último minuto), y la más a medio tiempo "Captor Of Sin". Además está el tema título y el agregado es "Aggresive Perfector" que se nota desde ya proviene de otro lanzamiento: el famoso Metal Massacre 3. En líneas generales los cuatro temas muestran a la banda ya despegando más con rumbo al thrash metal más enloquecido que los caracterizaría y de a poco abandonando los mencionados elementos más clásicos de metal que mechaban en sus temas anteriores. Dave Lombardo es IMPRESIONANTE lo que toca acá. Un EP asesino, letal y añejo.

Calificación: 8/10

domingo, 8 de octubre de 2017

SINISTER "Syncretism" (2017, Death Metal)


Me parece que el día en que venga el holocausto nuclear quedarán las cucarachas y Sinister (Y Overkill desde ya). Esta banda de death metal holandesa desde sus comienzos - pese a los constantes cambios de alineación - no aflojó, llegando con este DISCAZO a un presente demoledor y brutal pero a la vez muy dinámico. Con muchos aires de vieja escuela pese a la inclusión de algunos colchones de teclados que paradojalmente acentúan la oscuridad y pesadez, ahora son quinteto y el único miembro original es el ex-baterista Aad Kloosterwaard que pasó a ser vocalista. Pero pareciera que estamos escuchando los mejores pasajes de los primeros tres discos con una formidable relectura por parte de los músicos. En esta edición de diez temas (Hay otra de nueve) todo es un ataque a los oídos en donde sobresale la formidable labor del actual batero Toep Duin que es el responsable de la espina dorsal que constituye este monstruo formidable y triturador llamado "Syncretism". Hay algunos riffs de Denis Hartog y Ricardo Falcon (Y graba algunos el guitarrista Bastiaan Brussaard según el booklet) muy influídos por Cannibal Corpse, situación demasiado obvia en "Dominance By Acquisition" que roza el plagio al riff de un tema de "The Bleeding" (No diré nada) pero no importa ya que las guitarras aquí son corrosivas, retorcidas, filosas cual katana y van en consonancia con la tormenta desatada por el mencionado batero. Uno podría pensar que el sonido es crudo: es nítido, pesado y claro. Todos los temas se la bancan por mencionar algunos "Blood-Soaked Domain", alguna influencia de Nile y más palazo en "Black Slithering Mass" y un tema "lento" en esta edición especial titulado "Unhallowed Blood", casi once minutos de marcha a la Incantation/Autopsy más tortuga sin dejar de ser Sinister. Uno de los mejores discos de death metal que se haya editado en el 2017 y siguen en carrera con la vara MUY alta.

Calificación: 9/10 

viernes, 6 de octubre de 2017

IRON MAIDEN "Fear Of The Dark" (1992, Heavy Metal)


Segundo disco de Maiden versión noventas tras un "No Prayer For The Dying" que siendo discreto dejó más dudas que certezas entre sus fans sobretodo ya que era una versión más cruda, simple y rockera a comparación de sus discos gloriosos en la década anterior, cosa que acá se reedita pero con alguna sutil variante. Martin Birch produce el trabajo junto a Steve Harris y la portada... no me gusta y no porque no la haya dibujado Derek Riggs (Debuta Melvyn Grant). Portador de un sonido más gordo y dinámico que su antecesor, "Fear Of The Dark" es nuevamente un Maiden más focalizado en partes rockeras, coros que en temas largos, cabalgatas, guitarras gemelas, e historias épicas. En lo que no se salieron del libreto es de abrir con un tema rápido y a la yugular, pulgares arriba con "Be Quick Or Be Dead". El resto navega entre algunos temas muy interesantes ("Afraid To Shoot Strangers", "Wasting Love", el excelente tema título - un clásico que no sacan de su setlist hasta el día de hoy - que apuntan más al viejo Maiden) y otros que firmemente tienen rock añadido más intento de algo acaso... ¿Menos intrincado?. Eso me pasa con "From Here To Eternity", "Chains Of Misery", "Judas Be My Guide" y "Weekend Warrior" (Tema relleno si los hay). Nuevamente no estamos ante un mal disco pero sí ante la sensación de que tras la transición de "No Prayer..." uno percibía que Steve Harris y companía podían salir con un disco más arriesgado y agresivo. Bruce suena más focalizado y nada más e instrumentalmente están como de costumbre. Por suerte la gira de este disco representó verlos en vivo aquí en Argentina (En el estadio de Ferrocarril Oeste). No hay mucho más que agregar, es de mis discos "menos preferidos" de su discografía y no lo pongo muy seguido. Se venía una época más "oscura" para la Doncella De Hierro más entrada la década....

Calificación: 7.5/10

domingo, 1 de octubre de 2017

IRON MAIDEN "No Prayer For The Dying" (1990, Heavy Metal)


Una review tardía que salió gracias a una "charla por Facebook". Pensé que había escrito acerca de este controversial trabajo de Maiden pero reparé de que no lo hice o se perdió. Como para reencontrarme con la música de este disco hoy le pegué dos escuchas y el resto... lo escuché desde su lanzamiento acá en Argentina y me lo conozco bastante. Ahora sí puedo sacar algunas conclusiones tras muchísimos años de no escucharlo, en primera instancia, LEJOS está de ser un disco malo. Iron Maiden hasta 1988 vino editando trabajos de altísima calidad llegando a un pico enorme en especial con "Somewhere In Time" en 1986 o "Piece Of Mind" en 1983. Pero el guitarrista Adrian Smith se va de la banda a mediados de 1989 para continuar su carrera solista (Ya iniciada) y en ¡Siete días! Steve Harris llama a Janick Gers (Ex-White Spirit, Gillan y guitarrista del primer disco solista de Bruce Dickinson "Tattooed Millionaire" lanzado varios meses antes que este). Hay gente que le pega a este trabajo por donde puede condenándolo como "lo peor de su discografía", mismo Steve Harris ha renegado bastante de él en los años siguientes. Si bien en 1990 se editaron discos EXCELENTES de heavy metal no creo que sea esa la excusa para pedirle a la Doncella un disco 10/10, disco que en este caso no lo es para nada. Vamos a los bifes: "No Prayer For The Dying" sigue siendo Iron Maiden pero se advierte todo más simplificando (composición, duración de los temas, elementos hardrockeros). Así tenemos a "Tail Gunner" que es una mezcla de metal/hard rock pero intenso y abre la placa con total éxito y cabalgata comandada por Harris. Pero el tema que sigue es el más flojo del disco y para colmo fue electo como single: "Holy Smoke", un tema innecesario, rockerito sin calorías con Bruce gritando las letras y bastante poco inspirado. El actor/esgrimista/siguen las profesiones es un punto raro y lo noté tras tantos años de no escuchar este álbum especialmente y es dificil diagnosticar que corno le pasaba. O en los discos anteriores dejó la vara muy alta o acá se lo percibe poco focalizado: simple, gritón, hasta aburrido en ciertos momentos o queriendo sacarse los temas de encima. La seguidilla de canciones es acaso irregular, el tema título es muy bueno y retiene la tradición Maiden pero seguimos con "Public Enema Number One" y parece un tema descarte, cosa que para Iron Maiden es un tema "discreto". Vuelven a la carga con cabalgatas asesinas y furia de las que nos gustan con  "Fates Warning" (Otro punto alto) y el viejo Lado B para el que tiene el vinilo se inicia con lo más "genérico" sin ser malo: "The Assassin", "Run Silent Run Deep" y el rockero "Hooks In You" (Ultima colaboración Dickinson/Smith) que son correctos a excepción del último en donde el fantasma de rockear simplón y Bruce en plan voz cambiada dejan un gusto raro. "Bring Your Daughter... To The Slaughter" es lo mismo pero... ¡Que hay aquí que cierra este disco!. Una DE LAS MEJORES COMPOSICIONES DE STEVE HARRIS, una hermosura de tema que es lo más Iron Maiden del disco sin ser extenso: la sublime "Mother Russia", por afano descarado el punto más alto que cierra el telón dejando con ganas al oyente. Expuesto todo esto parecería que "No Prayer For The Dying" es choto pero reitero que no lo es, lógicamente comparado con los discos mencionados es claramente inferior y el disco parece grabado en vivo en estudio (Martin Birch nuevamente de productor). Gers se acopló relativamente bien y los demás músicos en lo instrumental estan impecables y para variar el que se destaca es el líder de la banda. No hay más que agregar que... con los años y ya el pescado vendido se percibe que Bruce no estaba metido cien por cien en Maiden (Sic sic!) y este fue un disco de transición digno. Había comenzado una nueva década para la Doncella de Hierro en una batalla de ediciones gloriosas por parte de otras bandas salen claramente perdiendo pero tampoco estos casi cuarenta y cuatro minutos son para perdertelos.

Calificación: 7/10