miércoles, 27 de diciembre de 2017

BARON ROJO "Metalmorfosis" (1983, Heavy Metal)


El Barón comenzaba a volar muy alto para su España natal tras lanzar dos discos de gran nivel como "Larga Vida Al Rock N´Roll" y en especial el BRILLANTE "Volumen Brutal". Se empezaron a codear con colegas europeos y el siguiente paso era lógico: expandirse y grabar nuevamente. Se registra este tercer disco en donde los temas y las letras de nuevo son el peso específico de los Ibéricos (Nada de boludeces, todos temas cotidianos y coherencia para el oyente). El mejor tema a mi gusto de ellos - en toda su carrera de paso - está aquí con "Siempre Estás Allí" que tiene unas melodías y una letra que hace que se te ponga la piel de gallina, se narran los horrores de la destrucción en la enojada "Hiroshima", Sherpa deslumbrando con su voz y líricas en "El Malo" secundado por las violas de los hermanos De Castro que siempre tienen tan buen gusto y sentido de la melodía sin perder el sentido del riff. Se vuelve a notar esa suerte de... los De Castro refinan excelentemente las armonías y melodías en las seis cuerdas, Hermes y Sherpa acaso son los que rockean más y dotan de pesadez a la banda. Pero todo rinde dividendos como en "Rokero Indomable" y "Tierra de Vandalos" con un aire a Judas Priest en ambos y realmente no hay temas relleno. Se nota que no está grabado en los estudios de Ian Gillan esta vez pero la producción dista de ser mala. Este disco sería presentado en Buenos Aires allá por 1983, para muchos shows legendarios en el Estadio Obras. Pero los dos bandos en algún momento terminarían explotando pero como todo iba viento en popa nada trascendía. "Metalmorfosis" completa una trilogía de lujo para Baron Rojo, sin ser "el tercer disco definitorio" pero si con los kilates necesarios para sostener el handicap que se estaban ganando.

Calificación: 8/10

sábado, 23 de diciembre de 2017

NIGHT DEMON "Curse Of The Damned" (2015, Heavy Metal)


Durante este nuevo siglo hemos presenciado en mayor o menor medida dependiendo del subestilo un regreso por parte de bandas que se inician a lo más esencial de los mencionados géneros. Sea thrash, death, y heavy metal tradicional. Para este último caso hubo una gran camada (Sobre todo en Suecia) que apuntó sus cañones a la NWOBHM (New Wave Of British Heavy Metal para los despistados). Night Demon es un trío que surgió en California allá por el año 2011, con una imagen simple y hasta de músicos relajados en su aspecto. Hasta tocaron en Argentina el 12 de Febrero pasado gracias a los promotores under que apuestan a estas agrupaciones y hasta tuvo su edición local a través del sello Pacheco Records. Es allí (Si bien no fuí al evento) que me entero de la existencia de la banda. Este disco debut lo estuve escuchando esporádicamente durante este año (Que por suerte tuvo su predecesor en el mismo) por ende antes de comentar el nuevo preferí dedicarle unas palabras a este muy buen disco debut. El trío como casi ocurre con este formato suena muy ajustado, contando con músicos eficientes y hasta un violero zurdo (Armand John Anthony). Jarvis Leatherby se hace cargo del bajo y de las vocalizaciones y nos queda el baterista Dusty Squires. Once temas en donde con gancho, oficio y talento los tres nos muestran su amor por el primer Iron Maiden, Angel Witch, Diamond Head y hasta Jaguar. El bajo de Leatherby marca el pulso y es audible pero todos los temas cuentan con esa "aura" de encanto que poseía dicho movimiento. Algunos más veloces como "Full Speed Ahead", el tema título o "Killer", otros más rockeros ("Livin' Dangerous") realmente me encuentro ante una placa que no pide stop y te mantiene en el asunto. Muy meritorio hoy en día. A la performance instrumental, me gusta la voz de Jarvis (Una vuelta de tuerca de Paul Di Anno menos agresivo y más "vocalista") y los coros que meten en casi todos los estribillos. Los solos de guitarra de Anthony son muy Iron Maiden 80-81 y se complementa con la solidez del bajo. Night Demon tiene algo, un carisma que los diferencia de sus colegas. Parecen sonar simples, tener buenas canciones y tocar hasta relajados sin que merme la energía en ellas, sin dudas es una banda diferente pese a que la tapa y el nombre de la banda nos lleven nuevamente a la NWOBHM. Pudieron haber surgido en Europa como suenan pero demuestran que los norteamericanos la tienen clara para hacer discos con tanto buen gusto por un género que fue esencial en la historia del Heavy Metal. En un tiempo comento el nuevo disco que está buenísimo.

Calificación: 8/10

POWER TRIP "Nightmare Logic" (2017, Thrash Metal)


Este año llegué muy tarde a muchos discos editados en el transcurso del mismo. Y aquí me pasó un elefante de la India por delante y ni me enteré, hasta que nuevamente los recomendadores y el run run me llevaron hacia el. ¡Discazo del carajo!. Y pese a ser thrash metal con algo de punk/crossover le dieron una vuelta de tuerca necesaria para que Power Trip se diferencie del lote. Tras un disco debut en el 2013 que honestamente no escuché me encuentro con una banda que tiene toda la apariencia de ser de nuevo-viejo revival del thrash (Tapa, nombre, bla bla...) y me devuelven con todo lo contrario. Los mejores riffs que he escuchado en agrupaciones de este tipo, por momentos adictivos, machacosos, otros más acelerados y GENIALES cortesía de los violeros Blake Ibanez y Nick Stewart que sin dudas son el pilar sobre el cual se desarrolla todo este festival formidable que es "Nightmare Logic". Hasta tiene un timing formidable para rebajar los temas cuando se requiere esto. Si tuviera que mencionar bandas de referencia esto es un eslabón perdido de una banda que tiene influencias de Exodus, Cro-Mags (La voz de Riley Gale no es 100% thrashera y recuerda más a bandas de este tipo), Agnostic Front, el D.R.I. de "Thrash Zone", Vio-Lence y cosas punk sueltas. El otro gran acierto es mantener las cosas relativamente no rebuscadas, en especial el baterista Chris Ulsh que atrona pero con un sonido muy simple y sin necesidad de triggeadas y cosas así. ¡Hasta toca con un sólo bombo, un capo!. Los ocho temas son geniales clockean la media hora y a meterse en el pogo de la mano de "Firing Squad", "Executioner's Tax (Swing Of The Axe)" (El mejorcito y con clip en You Tube) e "If Not Us The Who". No necesitan clichés como el 99% de los demás grupos que salieron del 2004 en adelante. Destinados a algo más grosso, no por algo Cannibal Corpse, Napalm Death y Exodus los han llamado para girar con ellos. No me puedo sacar los putos riffs de esta banda de encima, estáis avisados. Me voy corriendo a escuchar el disco debut...

Calificación: 8.5/10

viernes, 22 de diciembre de 2017

ANTICHRIST "Sinful Birth" (2017, Thrash Metal)


Ya conocía a esta banda por su disco debut "Forbidden World" (2011) y había escuchado por arriba este nuevo disco (Que se hizo rogar unos años) pero al reparar en muy buenos comentarios tanto de fans como de medios especializados lo escuché con detención ya que no le presté la atención debida o se me pasó en épocas en donde hay 34878384737847 bandas y poco tiempo para escucharlas. El quinteto sueco aquí arremete con un old school thrash metal más old school que lo old school mismo en donde se ve mucho la influencia - a mi humilde entender -  de Possessed, el primer Slayer y el primer Destruction. No van a las chapas pero sí lo suficientemente rápido. El batero Sven Nilsson le da para que tenga a la bata y se sienten esos palazos y casi la sensación de que hay esfuerzo para darle a la cosa. Los riffs son bien secos, malignos, y la producción lógicamente tira a ser lo más ochentosa posible. El vocalista A. Sunesson parece la cruza perfecta entre Jeff Becerra y Schmier (El viejo, no el actual) y es quién ayuda a acrecentar el factor rabia en cada tema. Hay dos instrumentales, uno que es la intro del disco en sí desembocando en "Savage Mutilations" y otro de diez minutos ("Chernobyl 1986") todos los tracks agreden y hacen sangrar tal el caso de "The Black Pharaoh" (Recontra Possessed con algo del primer Kreator), "Fall Of The Temple Of Solomon" o el tema título que es muy Slayer del debut. Así y todo mantienen su identidad si bien las influencias son obvias. Me la juego que al amante de este tipo de thrash este disco le va a gustar sin rodeos: nada de cerveza, política y contaminación, nueve tracks en tu cara y con toda la mala en cuarenta y cinco minutos.

Calificación: 8/10

jueves, 21 de diciembre de 2017

CANNIBAL CORPSE "Red Before Black" (2017, Death Metal)


Simplemente gracias. Esto es lo que yo espero en un disco de death metal. Ciertos talibanes de "Hay que actualizar/renovar la propuesta" le achacan a Cannibal Corpse la falta de variantes. A lo que yo les contesto que para ciertas bandas es su sentencia de muerte alterar la fórmula. ¿O no vieron lo que le pasó a Morbid Angel en el 2011?. Por suerte el quinteto de Buffalo al igual que Immolation, Incantation, Autopsy y otros más entendieron esto y los fans se lo reconocen. "Red Before Black" es lo que se esperaba. Zombies, gore, Corpsegrinder growleando como un monstruo, Pat O'Brien/Rob Barrett sacando riffs graves, filosos y aplastantes pero... hete aquí que para este álbum se percibe sobre todo desde "Code Of The Slashers" una tendencia a ir a medio tiempo sin dejar de lado los palazos de Paul Mazurkiewicz. Y esto es lo que realza el disco, al bajar las revoluciones los dos violeros suenan tremendamente demoledores y por momentos la banda aplasta como nunca. Escuchar si no "Scavenger Consuming Death", "Firestorm Vengeance" (En donde más se escucha el bajo de Alex Webster) que son los dos mejores ejemplos de lo mencionado. Lo cual no significa que haya momentos más tradicionales como en el tema título o "Shedding My Human Skin". El volver con Erik Rutan como productor los lleva más al sonido de "Torture" y no tanto al del disco anterior que resulto muy prolijo para lo que suenan ellos sin ser para nada un mal trabajo. Con casi treinta años es increíble como estos tipos siguen sacando discos que no defraudan a sus fans. Los que quieren variedad esta no es su banda. Cannibal Corpse es el AC/DC, Motörhead del death metal en el sentido de que si variaran su formula se descompondrían. Lejos están de ello. Siguen con la vara muy en alto desde "Evisceration Plague" y se percibe que hay cuerda para muchos discos más. Pioneros, nunca pararon, y pese a la tapa media pedorra, les pasan el trapo a muchos grupos más jóvenes que ellos. Golazo. Como suenan esas dos violas...

Calificación: 8.5/10

lunes, 18 de diciembre de 2017

LA NARANJA "No Puedo Parar..." (2017)


La Naranja es una banda de rock and roll duro que pregona en el título de este CD que contiene un tema adelanto de su próximo disco lo que son: veinticinco años de carrera en donde "no pueden parar". Grabaron este tema que está disponible en casi todas las plataformas musicales que se usan hoy y - para quién desee - está el tema en soporte físico (Ver foto). Es un rock en la línea de lo que venían haciendo pero marcadamente mejorado. Sin dudas les sentó genial que el Joven Boff Serafine se sume como guitarrista ya que la banda suena sin dudas más riffera y compacta. Muy buenos coros en el estribillo y excelente sonido en 03:15 minutos de duración. Lo grabaron, mezclaron y masterizaron en La Nave De Oseberg, la letra fue compuesta por Gaby (Cantante) y la música por Suco y Polo (Guitarra y bajo respectivamente). Por veinticinco años más y que no paren que tienen cuerda para rato... y mucho rock en la sangre.

Para información sobre la banda y acceder a las distintas redes sociales que tienen:

http://www.lanaranjarock.com.ar

Calificación: 8/10

ACCEPT "The Rise Of Chaos" (2017, Heavy Metal)


El quinteto teutón en su (No tan) nueva reencarnación encontró no sólo a un cantante ideal sino que sacudió a todos con discos asesinos como "Blood Of The Nations" y "Stalingrad", en donde la potencia, furia, violazos y todo lo bueno de ellos se renovó de una forma asombrosa. Llega este "cuarto" CD y sin dudas hay metal, buenos temas, excelente producción. Si lo vas a comparar con los otros dos sale perdiendo a mi gusto pero no por eso es un trabajo criticable. No esperes un "Teutonic Terror" o "Stampede", la banda sigue con un oficio altísimo dejando en claro quién manda: el pelado Wolf Hoffmann que deslumbra con su guitarra. Tornillo sigue haciendo olvidar a UDO con su voz a lo Bon Scott, en cuarenta y seis temas con doce temas se destacan "Analog Man" (Palo para todo lo moderno), "Koolaid", la marcha en "Carry The Weight", "Worlds Colliding" (Con un riff de arranque bien rockero) y el ataque iniciático de "Die By The Sword". Tal vez sea un disco que para algunos fans requiera de más paciencia ya que dejaron la vara demasiado alta con los otros tres. "The Rise Of Chaos" tiene un excelente diseño de tapa y metal de sobra hecho por veteranos que tienen chapa y condiciones para hacerlo. Sin alcanzar los niveles de sus tres antecesores me ha gustado mucho más que otros discos de este año.

Calificación: 8/10

domingo, 17 de diciembre de 2017

LA NARANJA en vivo (The Roxy La Viola Bar, Viernes 15 de Diciembre de 2017)





Ese viernes era el infierno climático, tras una jornada que promedió los 36 grados el horno no bajaba a la noche y seguíamos pero en 32 centígrados reales. A la vez fin de año más otras cosas parecían que podían jugar muy en contra contra esta tan esperada fecha. Me acerqué a Palermo para ver el grupo invitado PATADA EN LOS DIENTES que en casi cuarenta minutos rockearon correctamente. Cabe mencionar que la banda desgraciadamente sufrió un revés muy duro con la muerte de su guitarrista Fernando Figueroa en noviembre pasado pero es MUY meritorio lo de ellos tras tan duro momento salir tocar y dar lo mejor de sí. En la otra viola el ex-Naranja Juan "Pi" Izquierdo se hizo cargo de la guitarra sin su compañero y si bien se los notaba algo caídos/serios - No cualquiera sale en esas instancias - se fueron aplaudidos por los presentes que se acercaron a verlos. Todo mi apoyo para ellos que decidieron tocar tras esta tristísima situación y dedico la review a la memoria de Fernando.

Al inicio parecía The Roxy no se colmaba pero de a poco y sobretodo a diez minutos de empezar el show la gente dijo presente, poblando el recinto. Lo del quinteto fue de nuevo DEMOLEDOR, esta es RECIÉN la tercera vez que los veo y siempre me volaron la cabeza pero lo de esa noche fue demasiado... tienen veinticinco años de trayectoria y te las tiran con la chapa de los que se la ganaron en buena ley: rockean potente, suenan ajustadísimos y en esa noche a VOLUMEN BRUTAL (Baron Rojo estaría orgulloso de ellos) con un sonido excelente. Los músicos también sufrieron el sofocante calor pero eso al final terminó redondeando un show ardiente tanto para Gaby (Un frontman totalmente carismático con una presencia única que hasta se tira del escenario en ocasiones con total confianza de que su público lo va a atajar y abrazar) como para el resto de la banda que están a la altura de una banda que no reniega de sus influencias de AC/DC y Riff. Suco desgranando su viola y sudando hasta la última gota, Polo (Bajista) y Mariano (Batería) construyendo una pared rítmica en donde el no tan "joven" guitarrista parece haberlos potenciado: Hector "Boff" Serafine". Ya sabíamos su dotes como guitarrista rítmico en RIFF pero junto a Suco conforman una pared de violas que son aniquiladoramente rockeras. 


"Suco festejando la Copa Sudamericanad de su querido Independiente" (Ver remera) 

Presencié el show en la valla y por momentos me sentí totalmente arrasado por lo que nos devolvían desde las tablas. Tenés que verlos, ni un video en YouTube les hace justicia. Durante una hora y media aproximadamente repasaron temas de sus cuatro discos y presentaron el tema adelanto ya disponible en las plataformas conocidas de streaming que es un tema adelanto del disco que grabarán en el 2018 ("No Puedo Parar"). El detalle interesante del show fue el de una chica que a un costado de los Marshall se encontraba pintando un cuadro con el diseño del nuevo tema (Ver foto más abajo) y ya casi finalizado Gaby dice "El primero que me tira una remera de La Naranja se lleva el cuadro". Afortunado el rápido de reflejos, para su casa la obra de arte. Entretanto la gente entragada agitando, pogueando, saltando, sudando, brazos en alto coreando cada tema y ellos se retroalimentaban de esa energía que venía "de abajo". Por mencionar algunos temas, "Rock And Roll Swinger" (Como garpa en vivo), "Psico Parco", "Quemando Rutas", "Buscando Salidas", "A Un Millón De Años", "Rodarán" más los inoxidables clásicos "Ser O No Ser", "Rockea Motor" "Rock En La Sangre" y "Vampiro".

En un par de temas Juan "Pi" se les sumó y pasaron a tres violas. Una lista de temas del carajo que es rematada por el cover de Riff "Que Sea Rock" como tiro de gracia para los que dijeron presente, con rock en la sangre y se fueron con una sonrisa de oreja a oreja. Sigo sosteniendo que para una banda de tamaña trayectoria, cuatro discos más dos DVDs y con intensísimas giras y presentaciones por todos lados hay mucho público que no los registra, de hecho yo recién lo hice en el 2016 cuando compartieron Flores junto a Viticus. Tienen todo para llegar a un público que gusta de AC/DC y Riff (Cuando telonearon a Airbourne en Septiembre les dejaron el escenario hirviendo....) ojalá el año que viene no "paren" y sigan dando shows animales como el que presencié. Noches como esta me dan esperanzas de que bandas como estas mantienen viva la llama del rock. Miren sino que final...


"Y sí... no podemos parar..."


jueves, 14 de diciembre de 2017

THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA "Amber Galactic" (2017, AOR/Hard Rock)


Disco del año en mi caso y totales desconocidos para mí hasta hace diez meses. Me los recomendaron y ¡¡¡Boom!!!, se trata de una banda paralela conformada por miembros de Soilwork y Arch Enemy más otros músicos. Estos tipos parieron una GENIALIDAD. Si lo tuyo es el KISS más popero, el AOR de Survivor/Journey/Styx te vas a tirar pedos de colores escuchando cada tema de este CD que no tiene ni un puto relleno y es hitero, adictivo, y sigo con los adjetivos. Así tenemos hermosuras como "Star Of Rio" y "Sad State Of Affairs" (En donde las bases rítmicas recuerdan a "Deuce" de KISS). Hay otros momentos muy Styx como la hermosa balada "Jennie" y la increíble "Domino" con los teclados tirando magia en medio de... ¿Mierda estoy en 1984?. ¡Cuanto de Journey en "Josephine" sin ser un choreo!. Hasta la producción pareciera a cargo de Roy Thomas Baker o algún capo de esos años. Si bien puede sospecharse afanos TNFO tributa esos sonidos alegres, con composiciones de tinte AOR que hoy en día son una especie en extinción en pos de cosas más depresivas. Los ochentas musicalmente en esos estilos eran divertidos, con coros y mucha joda en el buen sentido. Este CD tranquilamente se podría pasar en Aspen 102 y nadie putearía: con eso resumo mucho la cosa. Estuve meses escuchando esto y no me canso jamás. Si querés Death Metal seguí de largo, en cambio si buscás pasarla bien con diez temas (En la versión de Spotify hay un cover de Mick Jagger) que no piden stop en ningún segundo, esta orquesta te espera con los brazos abiertos. ¡Chapeaux!

Calificación: 9/10

viernes, 8 de diciembre de 2017

DRAWN AND QUARTERED "Extermination Rivalry" (2003, Death Metal)


Allá hace catorce años un cuarteto oriundo de Seattle (Si, la ciudad en donde explotó el "grunge") tras un debut discreto se decide a lanzar un segundo trabajo vía un sello que en aquellos años por el gran país del Norte tenía mucho predicamento en cuanto a bandas de black metal que surgían en ese país. Moribund Cult tuvo buen ojo en ver a este conjunto de death metal y se la jugó editando este FORMIDABLE disco. Porque hasta a mí se me pasó por alto y a media humanidad también. Si te gusta Incantation, Immolation, Autopsy, Morbid Angel, acá tenés en cuarenta y seis minutos lo mejor de cada banda a todo vapor, palazos y caos en serio. Los temas te llevan puesto, del 1 al 4 están en modo Slayer (Hasta empalmados) y la paliza es por KO. Herb Burke es una cruza de los vocalistas Daniel Corchado y Ross Dolan con un rango profundísimo en su growl que es una pesadilla en toda la placa. La viola de Kelley Kuciemba suena como dos y muestra desde riffs de pantano hasta arrastrados, palancazos, un sonido bien gordo, genuino y vieja escuela, todo sostenido por el bajo bien distorsionado de Greg Reeves y la figura de todo: el batero Dario Derna que brilla con sus blast beats que suenan hiper genuinos y da la impresión de que sentís el esfuerzo físico que hace por darle al crash, china, doble bombo, redo, todo en una faena como pocas veces escuché. Drawn And Quartered va a los gomazos pero sabe cuando rebajar (Como sus influencias), lo increíble es lo bien que les sale y que "Extermination Rivalry" contiene todo lo que me gusta en el death metal, a la cabeza, suena muy genuino y sin perfeccionamientos/aditivos. "Kill For My Master", "Worshippers Of Total Death", "Under The Chainsaw" son sólo tres que destaco por mencionar algún tema, la orientación musical de la banda es clara: palo y a la bolsa, romper cráneos y crear un clima abrumador, denso, opresivo como pocas veces escuché... al punto que me animo a decir que en este caso puntual por momentos superan viejos momentos de sus bandas influyentes. El último tema se llama "Show No Mercy" pero engaña, no es un cover de Slayer. Creo que fuí claro y si no, andá a hacer los deberes que no te vas a arrepentir: la banda de Death Metal tapada del Siglo XXI sin vaselina. He dicho. Y tienen muchos más discos editados... y siguen activos.

Calificación: 9/10

jueves, 7 de diciembre de 2017

MORBID ANGEL "Kingdoms Disdained" (2017, Death Metal)


Luego de haber escuchado más de diez veces el disco que más esperé desde el 2011 tras el papelón de "Illud Divinus Insanus" y haber leído varias reviews del mismo en donde mis colegas (?) rebalsan de entusiasmo he aquí mis humildes conclusiones. Primero de todo como fan en ningún momento "Kingdoms Disdained" me voló la cabeza. Segundo, celebro la vuelta de la banda al death metal - de eso no hay dudas - pero me esperaba un poco más que temas en donde promedian los cuatro minutos y es todo riffs muy predecibles y genéricos más falta de momentos que hagan la diferencia como en (Y dejo la era de oro de lado) "Formulas..." y "Gateways...". De hecho este trabajo parece un intento forzado de volver a esos momentos pero sin su inspiración y si bien Steve Tucker ruge cual león los temas se me suceden y tengo que hacer un esfuerzo para poner "stop". El menos inspirado de todos es el padre de la criatura que... ¿Donde hablan de sus solos inspirados y riffs demoledores?. Las violas carecen de ese peso demoledor, grave y de ataque que tenían en el pasado y realmente se pueden intercambiar riffs de un tema a otro que no cambia la cosa. Por suerte hay unas excepciones como en el segundo tramo de "The Pillars Crumbling" y en el intento de hacer algo más controlado en "Declaring New Law (Secret Hell)". No me malinterpreten, lejos está de ser un trabajo malo pero esto es Morbid Angel, la ELITE del death metal que vino a resucitar tras una basura de disco. Volvió Erik Rutan a la producción, volvió Tucker y trajeron a un excelente batero que no se limitó a copiar a Sandoval sino a aportar más cosas como unos doble bombos aniquiladores (Scott Fuller), "Kingdoms Disdained" son cuarenta y siete minutos que cuestan sobrellevar y acaso con tres temas menos se hubieran obtenido mejores resultados. Conclusión final: cualquier cosa que editaran luego de tan patético resbalón en el 2011 hubiera sido celebrada con fuegos artificiales. Hay death metal pero hay una sensación de forzado y de escasos momentos que capten la atención. Seamos buenos. Lo mejor es que han vuelto a hacer death metal. Lo peor es que son Morbid Angel.

Calificación: 7/10 (Con benevolencia)

domingo, 3 de diciembre de 2017

DISMA "Towards The Megalith" (2011, Death Metal)


Por cosas de la vida había escuchado este disco hace un tiempo y por arriba pero recién ahora lo hice como corresponde y pasa lo que ocurre con trabajos muy buenos: te engancha. Quinteto norteamericano oriundo de Clifton (Nueva Jersey), desde el 2005 venían sacando demos, split y singles. Pero en el 2008 ingresa el ex-Incantation Craig Pillard en las voces y eso agrega mucha nostalgia para quienes "disfrutamos" de discos como "Onward To Golgotha". "Towards The Megalith" no va todo el tiempo rápido sino que se mueve entre tiempos medios y el doom de pantano, todo barnizado con mucho death metal vieja escuela a lo Autopsy. El resultado son ocho temas enfermos, pesados, atmosféricos, viciosos, pero con una producción buena. La voz de Pillard es impresionante, cual monstruo gruñendo a 6000 mts bajo tierra. El resto de los músicos cumplen en lo suyo, la propuesta no es hiperelaborada (Por suerte), más eficiente que eficaz pero no puedo dejar de recomendar este disco si sos un apasionado del estilo y de su versión más vieja. Ningún tema pasa desapercibido y recomendado para escuchar sin escalas durante sus casi cuarenta y seis minutos. Profund Lore se anotó un puntazo al contratarlos, lástima que todavía tras este tiempo no ha salido un segundo trabajo si bien la banda sigue activa. La expectativa está sembrada y de sobra.

Calificación: 8/10

lunes, 20 de noviembre de 2017

AC/DC "Let There Be Rock" (1977, Hard Rock)



Para muchos el momento de explosión del quinteto australiano. Tras dos discos en donde su rock a 220 voltios se consolidaba llegó el momento del "tercer disco". Ocho temas en la edición "internacional" (En su versión australiana también pero había otras variantes, yo analizo la internacional, en este caso la Japonesa), este disco ya en su título lo dice todo. Malcolm Young, su hermano y Bon Scott componen himnos de rock crudo, en tu cara, con guitarras rabiosas y azotantes. Sinó escucha "Dog Eat Dog", mi tema favorito del disco. En el tema título hasta hay un amague de proto thrash con la "velocidad" que imprime Phil Rudd tras los parches. Otros momentos son más rítmicos que aguerridos, caso de "Bad Boy Boogie", "Overdose" o "Hell Ain't A Bad Place To Be" pero la constante es diente apretado, tensión en los riffs y climas enojados ("Problem Child", "Whole Lotta Rosie"). "Let There Be Rock" es un disco determinante en la carrera de AC/DC, una declaración de principios y sería el último disco en donde el bajista Mark Evans toque. A 30 años de su edición sigue siendo un disco de rock muy duro, añejo, al grano y a mi gusto uno de los discos "más pesados" que han editado. AC/DC iba camino a la gloria y placas como esta sólo mostraban el gran momento por el que estaban pasando.

Calificación: 9/10

domingo, 19 de noviembre de 2017

RIP MALCOLM YOUNG (6/1/1953 - 18/11/2017)


Primero de todo me inicié a AC/DC relativamente tarde y con el cassette nacional errado. "Who Made Who" en 1987, el cual era un grandes éxitos camuflado como banda de sonido. Años después con el auge del CD en Argentina accedí a "Back In Black" el cual me voló el mate. Pero increíblemente no indagué más a fondo hasta casi diez años después en donde un amigo mío me dijo "Dejate de joder y comprate TODO". Vaya que lo hice. Ahí me encontré con obras maestras como "Let There Be Rock", "Powerage" (Mi predilecto en estudio) y todo lo demás. Mierda, si hast "If You Want Blood..." es mi disco en vivo de rock preferido de todos los tiempos. Recuerdo esas eternas tardes estudiando mi última materia de Contador Público escuchándolo. Por suerte siempre valoré la importancia de Malcolm en AC/DC estando vivo y no ahora que muerto el guitarrista pasa a ser leyenda, si bien en líneas generales ha estado MUY BIEN CONCEPTUADO por la prensa y por sus colegas (Que fueron influídos por él y que en realidad son los que pueden hablar).




Yendo a la historia de quién por desgracia en estos días ha muerto, MALCOLM MITCHELL YOUNG fue el séptimo hijo de ocho de la familia Young. A sus diez años emigraron de su Escocia natal con rumbo a Sydney (Australia) a fin de buscar un mejor desarrollo para todos. Algo que no todos saben es que Malcolm parecía tener condiciones para ser futbolista pero no se sabe por qué causa no continuó en este deporte (Algunos dicen que por falta de talla a sus catorce años). Se lo recuerda como un gran simpatizante de los Glasgow Rangers.



En 1968, su hermano mayor George Young (Quién falleció desgraciadamente hace poco y acaso el que los influyó a el y a Angus) formó parte de The Easybeats, una agrupación muy exitosa en Australia que obtuvo algo de repercusión con "Friday on My Mind". Como ya mencioné, esto hizo mella en Angus y Malcolm para dar sus primeros pasos. Malcolm tocó la guitarra por primera vez cuando estaba en el colegio. Su primera guitarra se la cedió su mamá durante su adolescencia para moderar su fuerte carácter. Angus heredaría luego esa misma guitarra. Malcolm se pasa rapidito a la guitarra eléctrica siguiendo los consejos de George, y a la vez abandonó el colegio al encontrar un trabajo fijo en donde le pagaban un sueldo.




Trabajó como empleado de mantenimiento en maquinarias para una empresa de sostenes (Creer o reventar, jaja). Con estos primeros sueldos fue consiguiendo guitarras verdaderamente profesionales. En 1971 Malcolm se une al grupo australiano Velvet Underground el cual tuvo mucha inestabilidad en sus integrantes. Al año George Young y su colega Harry Vanda estaban trabajando juntos con un álbum con el seudónimo de "Marcus Hook Roll Band" en Albert Studios. George acudió a sus dos hermanos menores como músicos adicionales. Fue el primer trabajo en donde ellos trabajaron juntos previo a AC/DC. Este proyecto marcó profundamente a Malcolm: se fogueó con los ensayos exhaustivos, metiendo arreglos en los temas, sonidos armónicos y melodiosos. Pero luego se percató de que su concepción del rock and roll era lo antagónico a esto: crudeza, potencia, que a él le sobraban. Decidió que jamás su grupo usaría esa forma de componer.





Cumple 20 años y se separa la banda lo cual lo lleva a conformar su propio grupo. Su idea era ser el único guitarrista pero luego lo reconsideró llamando a Angus para el puesto. El tema del nombre de la banda... AC/DC. Nace la leyenda. Realizan diversos ensayos tocando versiones de rock y blues. Su primer concierto lo dieron en el Chequers Club de Sídney, el 31 de diciembre de 1973. A pesar de que pasó por numerosos cambios al momento de su formación, la base se acentuó con el cantante (y ex chofer de la banda) Bon Scott, el baterista neocelandés Phil Rudd más el bajista Mark Evans. Luego de dos años de giras nacionales se la juegan y viajan al Reino Unido donde en 1976 inician una intensísima agenda de giras y grabaciones.





Desde ya siempre en AC/DC se recuerda primero a Angus cabalgando con su SG y ametrallando riffs/sólos con su trajecito de estudiante. Dado este panorama Malcolm tuvo el buen tino de crear su propia figura parándose en un lateral del escenario cultivando un perfil bajo pero bancando toda la rítmica de la banda, prescindiendo del protagonismo que esgrimían tanto Angus como Bon Scott en la voz. Más lanzamientos, giras con bandas de esa época, se venía el batacazo con "Highway To Hell" en 1979 (Producido por Mutt Lange).





Pero en Febrero de 1980 vino un golpe muy duro... Bon Scott es hallado muerto en un auto a causa de una ingesta excesiva de alcohol y haberse quedado dormido más sofocado por su propio vómito. El invierno inglés a la vez le jugó una mala pasada y sus acompañantes lo dejaron allí. La banda hasta consideró no seguir tras tan duro golpe pero encontraron al ex-Geordie Brian Johnson (Con más aspecto de campechano y una boina) el susituto para grabar el que sería su álbum más exitoso, enlutados y dedicado a la memoria del camarada caído: BACK IN BLACK. Todo explota y AC/DC pasa a las grandes ligas. Desde ya ha habido muchos fanáticos que se han quedado con la era de Bon Scott, un vocalista que además era un letrista que sabía como tratar temáticas callejeras y poseedor de un ENORME carisma en escena. Es lógico que en los primeros shows al pobre Brian le tiraran todo tipo de cosas pero se sobrepuso a la adversidad.





El último disco de AC/DC que realmente me gustó es "Flick Of The Switch" (1983, el de la tapa blanca y "dibujada"), para muchos una oveja negra en la discografía de la banda y que ya no contaba con Phil Rudd en la batería, el cual decidió dedicarse a su empresa de transporte en helicópteros. Lo que pocos saben es que Malcolm años después estuvo alejado de AC/DC. Los primeros comunicados hablaban de un cuadro de estrés pero meses después se supo que se estaba tratando para vencer el alcoholismo. Lo reemplazó en vivo su sobrino Stevie Young y luego retornó a la banda.




En Argentina recordamos sus dos visitas en River, una en 1996 que incluyó dos shows para la gira de "Ballbreaker" (Con RIFF y Divididos teloneando, siendo el grupo de Pappo el que se llevó los pergaminos al punto de que el road manager de AC/DC para la segunda fecha los puso antes de que tocara AC/DC a diferencia del día anterior) y la última para "Black Ice" en el año 2009, en donde el grupo decidió documentar esas noches en el CD/DVD "Live At River Plate". Recuerdo la odisea que fue comprar las entradas, literalmente volaban por la demanda.





El 16 de abril de 2014 un comunicado publicado por la banda en su página web oficial informó de que Malcolm Young se tomaría un receso temporal debido a problemas en su salud, manteniéndose en secreto la causa. El 24 de septiembre del mismo año AC/DC confirmaría su retirada definitiva del grupo. Malcolm mismo insistió que AC/DC siguiera como banda​. Desafortunadamente la enfermedad era un cuadro de demencia. Graban su último disco de estudio en donde nuevamente Stevie Young lo sustituyó, titulado "Rock or Bust", durante 2015.



"Calle de AC/DC en Madrid, España"

Malcolm ha escrito la mayoría de las canciones de AC/DC en colaboración con Angus y los vocalistas Bon Scott/Brian Johnson siendo descripto por  Bon Scott en el film "Let There Be Rock" como "el cerebro de la banda". Sus composiciones instrumentales están influenciadas por el rock and roll de los años cincuenta, el blues y el boogie. Pese a no tener el perfil alto de su hermano y sin haber sido estridente en escena siempre fue el LIDER de la banda ya que tomaba las decisiones esenciales a ser, componía la mayoría de las canciones y elaboraba la producción de los discos.




Malcolm falleció hace tres días, el sábado 18 de noviembre de 2017 pasado, siendo publicada la noticia en el perfil de Facebook de la banda. Fue conmovedor para mí enterarme de quién musicalizó horas enteras de mi vida no está más y también algo que es dado de mencionar: Malcolm siempre fue reconocido en VIDA (Cosa que no pasa con muchos músicos fallecidos en donde muchos "seguidores" empiezan sus proclamas de "lo bueno que era"). Desde ya que un sinfín de músicos de TODOS los estilos musicales mandaron sus condolencias y en muchos shows de ese sábado a la noche se tocó sobretodo "Highway To Hell" en homenaje a él.




Su legado en el rock es ENORME, y en lo personal siento que estoy llegando a un momento de mi vida en donde estos MONSTRUOS nos dicen adiós. Y no veo un recambio. No habrá un nuevo Malcolm Young, ni un nuevo AC/DC cuando sepa que corno quieren hacer con la banda. Mientras tanto termino de tipear esto y me voy a buscar mi CD de "Powerage" para recibir una nueva "patada en el diente" Gracias por tu música Mal.

Nos vemos cuando me toque a mí tomar la autopista al infierno...

miércoles, 15 de noviembre de 2017

BLOODFIEND "Dead Blood Madness" (2014, Death Metal)


Death metal argentino de exportación. Si a uno no le avisan de la nacionalidad de esta banda al poner "play" puede suponer de que está escuchando una banda muy cruda con profundas influencias en el death europeo: Entombed, Grave, el Master más actual (Paul Speckmann hace años vive en la República Checa) y del otro lado del océano Autopsy es otra de las que Bloodfiend tomó nota. El mérito es que esto no es un afano sino cuatro músicos tocando death metal bien vieja escuela. Este es su segundo disco y fue grabado en Recrear Studios (Propiedad de Gregorio Kochian de Prion quién también mezcló y masterizó), tenemos aquí guitarras crudas, MUY pesadas y todo lo que el fan más acérrimo del death metal busca. Los cuatro músicos se nota que están muy curtidos y tienen en claro como llegar al objetivo. Todos los temas son mazazos, hay un instrumental ("Decaying Madness") y el último track es un cover de los norteamericanos Cianide ("Rage War"). En casi treinta y tres minutos, Bloodfiend es una locura de sangre en medio de mucha muerte.

Calificación: 8/10

sábado, 21 de octubre de 2017

GUNS N´ROSES "Appetite For Destruction" (1987, Hard Rock)


Se han cumplido treinta años de uno de mis discos favoritos de toda mi vida. Tanta agua ha pasado bajo el puente que por el álbum a hablar y el contexto voy a cambiar el enfoque de la review. Ya mucho se ha hablado del disco y de la banda. Recomiendo en primera instancia que lean la reciente reseña/homenaje que hizo mi amigo Alex Bretto en su blog Music Corner (Que me influenció a crear Rage Reviews por como exponía la música en formato blog) en este posteo: http://alex-musiccorner.blogspot.com.ar/2017/07/music-corner-n-152-guns-n-roses.html. Ya él - con mucha precisión - les cuenta historias de este disco que yo no voy a narrar en esta instancia para en cambio dedicarme a otros aspectos del álbum y el impacto que tuvo en mi vida cuando me encontré con el. Para mi adolescencia estaba muy metido en Metallica, Exodus, Slayer y Megadeth. El thrash metal me había VOLADO la cabeza. Si bien escuchaba algunas cosas de Ratt, en ese momento iba en búsqueda de sonidos violentos con tipos enojados y guitarras asperas/machacantes. Hete aquí que me voy de vacaciones a Mar del Plata en Enero/Febrero 1989 y ya "algo" se hablaba de los Guns N´Roses en los medios especializados, a la postre sonaba muy tímidamente en algunas radios su primer single. En una cena de amigos en las vacaciones mencionadas conozco a un amigo de mi primo segundo que resultó ser otro loco como yo, un Sanjuanino muy copado que escuchaba desde Venom hasta AC/DC. El fue quien me adoctrinó en medio de una charla. "Martín, ¿No escuchaste una banda llamada Guns N' Roses?. ¡Te van a encantar!. Roberto (Mi primo segundo), traeme un cassette virgen y hacele una copia ya mismo". No se dan una idea lo que gasté esa cinta en Febrero de 1989 y en Marzo ya al volver a Capital Federal busqué como desesperado la edición local que Geffen muy tímidamente había lanzado por estos lares. La encontré en la renombrada disquería Zivals. Yo pidiendo y el empleado que no lo encontraba ya que el cassette se encontraba en una batea al fondo de todo. Dejando las hermosas historias del pasado y en una época en donde todavía no había explotado la "Guns Manía" "Appetite..." es un trabajo que me partió la cabeza a primera escucha. Se notaban muchísimas influencias musicales y un grupo tremendamente rockero que era obvio, no practicaba un enfoque fiestero a lo Poison, Mötley Crüe sino que eran PESADOS, enojados pero a la vez tremendamente musicales e inspirados. Componían grandes canciones y podía escuchar hasta influencias de Sex Pistols (Otra banda que tenía escuchada de adolescente). Doce himnos perfectos que destilan rebeldía, riffs gordos llenos de melodías y sólos inspiradísimos de Izzy Stradlin y Slash, un Axl Rose enojado pero a la vez dotado de una buena voz que con los años me iba a dar cuenta de que en su performance acusaba recibo sus bandas predilectas (Nazareth). El bajo de Duff McKagan - El GNR más "punk" si se quiere - es audible hasta en el momento en donde se limita a hacer base, y Steven Adler es un baterista optimo para esta infernal máquina de rockear. A veces dicen que las cosas se dan en el momento justo e indicado y para el caso de estos cinco atorrantes es lo indicado. Llenos de testosterona, talentosos, cargados de historias VIVIDAS POR ELLOS de problemas con la ley, viviencias callejeras, abuso de drogas, amoríos/desamoríos y con unas ganas infernales de salir a comerse al mundo, vaya si lo hicieron con este disco esencial para la historia del rock. "Welcome To The Jungle" es una de las mejores formas de abrir un disco que escuché en mi vida con sus riffs furiosos, macizos, rockeros, que en el puente se vuelven arpegiados. "Nightrain" es una oda al vino barato norteamericano - Una suerte de Termidor foráneo - que podían costearse cuando no tenían un mango (Acá traducida como "Tren Nocturno") con mucho acuse de recibo de los Sex Pistols. "Paradise City" es un momento remarcable del disco con una melodía amigable pero no comercial y el tema explotando al son de marcha tremebunda que no cesa hasta su fin. El viejo Lado B no se queda atrás: más amalgama del Hard Rock de bandas como el Aerosmith de los setentas con punk inglés en "My Michelle" y el single bien oculto adrede que es "Sweet Child O´ Mine" acaso el tema más "radial" del lote, todo prosigue con desparpajo rockero en "You´re Crazy", "Anything Goes" y "Rocket Queen". Lógicamente el disco fue vendiéndose exponencialmente rompiendo todas las reglas ya que no era una banda amigable para la escucha ni "alegre". Siguieron giras teloneando a Iron Maiden y luego a Aerosmith, y una revista norteamericana que leí en 1989 en una sección donde seleccionaban bandas ("Bounded For Glory", en español "Destinados a la gloria") entre otras diez, los incluyeron. Y vaya que la alcanzaron, es una banda que escuchó hasta mi tía y elogió gente que ni me esperaba. Mi disco de hard rock favorito de la historia. Inigualable.

Calificación: 10/10

jueves, 19 de octubre de 2017

DISCHARGE "Hear Nothing See Nothing Say Nothing" (1982, Hardcore)


A este lo tengo hace rato en mi colección pero nunca hablé de el. Estamos ante un disco UNICO y de enorme influencia sobre bandas que surgirían años más tarde. Inglaterra venía mostrando primero bandas de punk para luego mostrar otras con un sonido más acelerado y con letras socio políticas (GBH, Exploited entre otras), pero Discharge fue un paso más allá. Editaron una serie de EPs y en 1982 sale este primer álbum. No puedo imaginarme lo que debe haber sido escucharlo en su momento... yo pondría este CD como banda de sonido del fin del mundo. Y no es que sea Grindcore o algo infernal: el clima minimalista, irritable y disconforme envenena los catorce temas. Riffs de tres tonos mínimo pero con un sonido realmente "irritable", una batería que va a un tempo especifico que no es rápido ni lento (Posteriormente se le llamaría "D-Beat", tiene algo de marcha y usa cymbal, un bombo, y redoblante), "Hear Nothing..." es uno de los discos más apocalípticos que escuché en mi vida. Líricamente van desde lo anárquico hasta la disconformidad política y social encajando perfectamente en cada tema que no se extiende más allá del 01:30-como mucho 02:30. Son esenciales para este resultado el vocalista Cal Morris que grita las letras como una tipo enojado quejandose en en una manifestación y la viola de Bones que crea unas capas de riffs apesumbrantes. Entre otras bandas Metallica y Anthrax harían muchos años después covers y la influencia de Discharge se percibe en el thrash metal, si bien ellos han tomado cosas de Motörhead (Influencia marcada aunque no parezca) llevándolas al terreno punk/hardcore. En la edición que tengo hay siete temas más de yapa que corresponden a EPs anteriores ("Never Again", "State Violence, State Control") y uno posterior ("Her Majesty's Government Can Damage Your Health"). Para escuchar de corrido, disco que es un conjunto de temas destinados a arrasar todo dejando al oyente con un clima de pesimismo inimaginable. Para algunos, lo mejor del género.

Calificación: 9/10

martes, 17 de octubre de 2017

PORTAL (Australia) "Vexovoid" (2013, Death Metal)


Rewiew dificil de hacer, sugiero de antemano leer primero las de "Outre" y "Swarth" que están ya en el blog. Bueno, gracias ahora me va a ser más fácil. Esto es un universo de caos, pantano, disonancias y la desolación total. De nuevo. Portal en seis "temas" y un "instrumental" te sumerge de prepo en una ciénaga para que experimentes las sensaciones más extremas de claustrofobia, enfermedad y desolación. Esto es un tómalo o déjalo pero hay que saber de que se trata la propuesta. Ya en el booklet es todo amorfo, confuso, adrede, y eso se traslada a la música: riffs unicordes y repetidos, batería fangosa, The Curator cantando desde el fondo de un pozo. "Vexovoid" mete cagazo pero no tanto si escuchaste los anteriores, porque es como un chiste que te lo contaron dos veces (?). Pero si sos de lo que gustan experimentar estos sonidos caóticos, es un paso adelante en la batalla.

Calificación: 8/10 

lunes, 16 de octubre de 2017

SLAYER "Hell Awaits" (1985, Thrash Metal)



Haciendo una revisión de viejas reviews advertí de que esta faltaba, de hecho estaba en la primitiva versión del blog y murió allí. Esta es una versión 2017 de la misma. Con este disco tengo una historia muy especial... me lo pasó un amigo en CD creo en 1994 y yo venía ya de escuchar otros discos de Slayer... Me parecía un disco más si bien me gustaba pero con los años me reencontré con él y sucedió lo que nos pasa en ocasiones a oyentes: te encontrás con un disco en determinado momento y con el tiempo te gusta muchísimo más que cuando lo descubriste. Vaya si es el caso de este APLASTANTE segundo trabajo de Slayer en donde se lanzan al ataque como tiburones a la presa sangrienta en el océano. Todo lo insinuado en el debut "Show No Mercy" aquí se vuelve más amplificado, malvado, thrashero y hasta proto-death metal de la mano de una producción a cargo de  Bill Metoyer y la banda misma en donde el sonido es claro, filoso, con una mezcla genialmente balanceada en donde se pueden escuchar los cuatro instrumentos. Hasta debe ser el trabajo en donde más se escucha el histórico inaudible bajo de Tom Araya - en varios temas se escucha CLARAMENTE - que en lo vocal parece un Lucifer susurrando las blasfemas letras a mil por hora. Si bien van más rápido que en el debut hay momentos de rebaje que remarcan más la maldad que chorrean los temas tal el caso del enorme "At Dawn They Sleep" (No se pierdan como aceleran paulatinamente el tema a partir de 04:30). El tema título es el que abre con una intro comandada por los guitarristas Hanneman/King escupiendo riffs a medio tiempo y Dave Lombardo secundándolos con una marcha de demonios a medio tiempo (Los BOMBOS...) para luego desatar un frenesí y caos en todo el track. Son siete temas, NI UNO TIENE DESPERDICIO, como ya mencioné hay mucha velocidad en algunos ("Praise Of Death", "Kill Again") otros tal vez no fueron advertidos en su momento pero tienen momentos hasta de elaboración como el destacado "Crypts Of Eternity". Los solos del tándem Hanneman/King pasan a ser más disonantes/"ladilla" que en el disco anterior. Se cierra esta placa con "Hardening Of The Arteries" que de tiro de gracia replica la intro que tenía el tema de apertura. Los cuatro músicos están en un momento superlativo pero por favor... lo que toca aquí Dave Lombardo. Da la impresión de que se va enloqueciendo con su velocidad pero es un músico que va más allá de apalear toms, platos y darle al doble bombo. "Hell Awaits" tiene un título ideal dando la sensación de escuchar a una banda descender a lo más profundo del infierno. Uno de los discos más destacados de su historia y un dato que pocos conocen: muchos fans en Estados Unidos lo consideran como su último gran disco. Si bien no estoy de acuerdo ("Reign In Blood" es mi favorito si bien muy distinto a este y al debut), son fans que preferían a un Slayer con temas más extensos y una progresión en los aceleres/rebajes mezclados con algunos riffs barnizados de NWOBHM. No obstante este disco ya va avisando la carnicería brutal que se iba a venir en el tercer trabajo. En cuanto al resto todo esta dicho: "Hell Awaits" es la MALDAD misma hecha álbum... y sin límites...

Calificación: 9/10

domingo, 15 de octubre de 2017

SLAYER "Live Undead" (1984, Thrash Metal)



¿Es esto un disco "en vivo"?. Rigiéndonos por los estándares tradicionales (?), absolutamente no. Lo que tenemos aquí (Desde ya el booklet no dice un carajo) es a la banda tocando en un estudio en vivo para un puñado de amigos/fans. "Live Undead" aprueba porque las ejecuciones de temas como "Die By The Sword", "Evil Has no Boundaries", "Black Magic", "Captor Of Sin", The Antichrist", "Show No Mercy" y "Aggresive Perfector" - es decir todo ese es el "set" -, es velocísima y al palo con los tipos muy violentos e intensos. Lo bizarro es escuchar al "público" por momentos al mismo nivel de audio que la violencia sónica musical y algunos alaridos realmente cómicos de algún presente. Diría que infaltable si querés completar tu discoteca de Slayer, porque el resto es un ejemplo de por qué hay gente que cuestiona a los discos "en vivo" por sus "irregularidades"

Calificación: 7/10 (Por lo prendidos fuego que suenan, por favor lo que toca Dave Lombardo)


 

SLAYER "Haunting The Chapel" (1984, EP, Thrash Metal)


Slayer estaba en ebullición tras su violentísimo debut, "Show No Mercy". El sello Metal Blade cree en ellos y al año se edita este EP que en su edición original contenía cuatro temas. El relanzamiento que yo poseo posee uno adicional pero ya veremos. Respecto a los temas, son más acelerados y thrasheros pero retienen cierta aura NWOBHM que se olía en el debut. Clásicos inoxidables que hasta hoy sobreviven en el setlist del cuarteto como las enormes "Chemical Warfare" (Que FURIA en ese último minuto), y la más a medio tiempo "Captor Of Sin". Además está el tema título y el agregado es "Aggresive Perfector" que se nota desde ya proviene de otro lanzamiento: el famoso Metal Massacre 3. En líneas generales los cuatro temas muestran a la banda ya despegando más con rumbo al thrash metal más enloquecido que los caracterizaría y de a poco abandonando los mencionados elementos más clásicos de metal que mechaban en sus temas anteriores. Dave Lombardo es IMPRESIONANTE lo que toca acá. Un EP asesino, letal y añejo.

Calificación: 8/10

domingo, 8 de octubre de 2017

SINISTER "Syncretism" (2017, Death Metal)


Me parece que el día en que venga el holocausto nuclear quedarán las cucarachas y Sinister (Y Overkill desde ya). Esta banda de death metal holandesa desde sus comienzos - pese a los constantes cambios de alineación - no aflojó, llegando con este DISCAZO a un presente demoledor y brutal pero a la vez muy dinámico. Con muchos aires de vieja escuela pese a la inclusión de algunos colchones de teclados que paradojalmente acentúan la oscuridad y pesadez, ahora son quinteto y el único miembro original es el ex-baterista Aad Kloosterwaard que pasó a ser vocalista. Pero pareciera que estamos escuchando los mejores pasajes de los primeros tres discos con una formidable relectura por parte de los músicos. En esta edición de diez temas (Hay otra de nueve) todo es un ataque a los oídos en donde sobresale la formidable labor del actual batero Toep Duin que es el responsable de la espina dorsal que constituye este monstruo formidable y triturador llamado "Syncretism". Hay algunos riffs de Denis Hartog y Ricardo Falcon (Y graba algunos el guitarrista Bastiaan Brussaard según el booklet) muy influídos por Cannibal Corpse, situación demasiado obvia en "Dominance By Acquisition" que roza el plagio al riff de un tema de "The Bleeding" (No diré nada) pero no importa ya que las guitarras aquí son corrosivas, retorcidas, filosas cual katana y van en consonancia con la tormenta desatada por el mencionado batero. Uno podría pensar que el sonido es crudo: es nítido, pesado y claro. Todos los temas se la bancan por mencionar algunos "Blood-Soaked Domain", alguna influencia de Nile y más palazo en "Black Slithering Mass" y un tema "lento" en esta edición especial titulado "Unhallowed Blood", casi once minutos de marcha a la Incantation/Autopsy más tortuga sin dejar de ser Sinister. Uno de los mejores discos de death metal que se haya editado en el 2017 y siguen en carrera con la vara MUY alta.

Calificación: 9/10 

viernes, 6 de octubre de 2017

IRON MAIDEN "Fear Of The Dark" (1992, Heavy Metal)


Segundo disco de Maiden versión noventas tras un "No Prayer For The Dying" que siendo discreto dejó más dudas que certezas entre sus fans sobretodo ya que era una versión más cruda, simple y rockera a comparación de sus discos gloriosos en la década anterior, cosa que acá se reedita pero con alguna sutil variante. Martin Birch produce el trabajo junto a Steve Harris y la portada... no me gusta y no porque no la haya dibujado Derek Riggs (Debuta Melvyn Grant). Portador de un sonido más gordo y dinámico que su antecesor, "Fear Of The Dark" es nuevamente un Maiden más focalizado en partes rockeras, coros que en temas largos, cabalgatas, guitarras gemelas, e historias épicas. En lo que no se salieron del libreto es de abrir con un tema rápido y a la yugular, pulgares arriba con "Be Quick Or Be Dead". El resto navega entre algunos temas muy interesantes ("Afraid To Shoot Strangers", "Wasting Love", el excelente tema título - un clásico que no sacan de su setlist hasta el día de hoy - que apuntan más al viejo Maiden) y otros que firmemente tienen rock añadido más intento de algo acaso... ¿Menos intrincado?. Eso me pasa con "From Here To Eternity", "Chains Of Misery", "Judas Be My Guide" y "Weekend Warrior" (Tema relleno si los hay). Nuevamente no estamos ante un mal disco pero sí ante la sensación de que tras la transición de "No Prayer..." uno percibía que Steve Harris y companía podían salir con un disco más arriesgado y agresivo. Bruce suena más focalizado y nada más e instrumentalmente están como de costumbre. Por suerte la gira de este disco representó verlos en vivo aquí en Argentina (En el estadio de Ferrocarril Oeste). No hay mucho más que agregar, es de mis discos "menos preferidos" de su discografía y no lo pongo muy seguido. Se venía una época más "oscura" para la Doncella De Hierro más entrada la década....

Calificación: 7.5/10

domingo, 1 de octubre de 2017

IRON MAIDEN "No Prayer For The Dying" (1990, Heavy Metal)


Una review tardía que salió gracias a una "charla por Facebook". Pensé que había escrito acerca de este controversial trabajo de Maiden pero reparé de que no lo hice o se perdió. Como para reencontrarme con la música de este disco hoy le pegué dos escuchas y el resto... lo escuché desde su lanzamiento acá en Argentina y me lo conozco bastante. Ahora sí puedo sacar algunas conclusiones tras muchísimos años de no escucharlo, en primera instancia, LEJOS está de ser un disco malo. Iron Maiden hasta 1988 vino editando trabajos de altísima calidad llegando a un pico enorme en especial con "Somewhere In Time" en 1986 o "Piece Of Mind" en 1983. Pero el guitarrista Adrian Smith se va de la banda a mediados de 1989 para continuar su carrera solista (Ya iniciada) y en ¡Siete días! Steve Harris llama a Janick Gers (Ex-White Spirit, Gillan y guitarrista del primer disco solista de Bruce Dickinson "Tattooed Millionaire" lanzado varios meses antes que este). Hay gente que le pega a este trabajo por donde puede condenándolo como "lo peor de su discografía", mismo Steve Harris ha renegado bastante de él en los años siguientes. Si bien en 1990 se editaron discos EXCELENTES de heavy metal no creo que sea esa la excusa para pedirle a la Doncella un disco 10/10, disco que en este caso no lo es para nada. Vamos a los bifes: "No Prayer For The Dying" sigue siendo Iron Maiden pero se advierte todo más simplificando (composición, duración de los temas, elementos hardrockeros). Así tenemos a "Tail Gunner" que es una mezcla de metal/hard rock pero intenso y abre la placa con total éxito y cabalgata comandada por Harris. Pero el tema que sigue es el más flojo del disco y para colmo fue electo como single: "Holy Smoke", un tema innecesario, rockerito sin calorías con Bruce gritando las letras y bastante poco inspirado. El actor/esgrimista/siguen las profesiones es un punto raro y lo noté tras tantos años de no escuchar este álbum especialmente y es dificil diagnosticar que corno le pasaba. O en los discos anteriores dejó la vara muy alta o acá se lo percibe poco focalizado: simple, gritón, hasta aburrido en ciertos momentos o queriendo sacarse los temas de encima. La seguidilla de canciones es acaso irregular, el tema título es muy bueno y retiene la tradición Maiden pero seguimos con "Public Enema Number One" y parece un tema descarte, cosa que para Iron Maiden es un tema "discreto". Vuelven a la carga con cabalgatas asesinas y furia de las que nos gustan con  "Fates Warning" (Otro punto alto) y el viejo Lado B para el que tiene el vinilo se inicia con lo más "genérico" sin ser malo: "The Assassin", "Run Silent Run Deep" y el rockero "Hooks In You" (Ultima colaboración Dickinson/Smith) que son correctos a excepción del último en donde el fantasma de rockear simplón y Bruce en plan voz cambiada dejan un gusto raro. "Bring Your Daughter... To The Slaughter" es lo mismo pero... ¡Que hay aquí que cierra este disco!. Una DE LAS MEJORES COMPOSICIONES DE STEVE HARRIS, una hermosura de tema que es lo más Iron Maiden del disco sin ser extenso: la sublime "Mother Russia", por afano descarado el punto más alto que cierra el telón dejando con ganas al oyente. Expuesto todo esto parecería que "No Prayer For The Dying" es choto pero reitero que no lo es, lógicamente comparado con los discos mencionados es claramente inferior y el disco parece grabado en vivo en estudio (Martin Birch nuevamente de productor). Gers se acopló relativamente bien y los demás músicos en lo instrumental estan impecables y para variar el que se destaca es el líder de la banda. No hay más que agregar que... con los años y ya el pescado vendido se percibe que Bruce no estaba metido cien por cien en Maiden (Sic sic!) y este fue un disco de transición digno. Había comenzado una nueva década para la Doncella de Hierro en una batalla de ediciones gloriosas por parte de otras bandas salen claramente perdiendo pero tampoco estos casi cuarenta y cuatro minutos son para perdertelos.

Calificación: 7/10

domingo, 24 de septiembre de 2017

OVERKILL "Taking Over" (1987, Thrash Metal)


Mientras Metallica, Slayer y Exodus hacían mucho ruido en la costa oeste norteamericana con sus distintos tipos de thrash metal, había otra banda thrasher que se empezaba a hacer una reputación letal pero en la costa opuesta, su primer disco "Feel The Fire" avisó a los desprevenidos y Atlantic tomó nota. Les puso un productor como Alex Perialas siendo el resultado esto que ya se ve en la tapa: los cuatro te ametrallan. "Taking Over" sale dos años después y es decididamente más thrasher que el debut reteniendo todo lo bueno de este. La viola de Bobby Gustafson acaso sea la que le da esta impronta más thrashera con sus machaques furiosos ("Deny The Cross" y "Wrecking Crew" son sólo dos ejemplos) y la sección rítmica compuesta por D. D. Verni (Bajo) y Rat Skates (Batería) por momentos acelera más sin necesidad de ser Slayer y con bastantes cortes rítmicos en ciertos pasajes. El mérito de este trabajo es que hay un olor a heavy metal ochentero pero a la vez bastante thrash sin que sea thrash por acá y heavy por allá. Tal vez lo que querían plasmar en el disco anterior acá no sé si es mejor pero está presentado de una forma más "en tu cara" y más agresivo. Producción básica, cruda sin aditivos, hay un himno con coros a lo Manowar que es un temazo y de lo mejor del disco ("In Union We Stand", Atlantic les hizo grabar un video del mismo), cambios de ritmo ("Electro-Violence") y metalicidad+thrasheo en "Fear His Name", "Fatal If Swallowed". Blitz sigue manteniendo esa forma de cantar tan personal y si bien para algunos este es su mejor trabajo (Mi favorito es "Horrorscope"), considero que es un disco muy bueno para su momento y el que tensa, maneja los momentos de la banda es el ya mencionado guitarrista Gustafson que está prendido fuego. ¡Con una guitarra te arrasan!. Un 1-2 inolvidable para el cuarteto Neoyorkino que iría por más. Si te gusta el thrash metal y no escuchaste "Taking Over", te estás perdiendo de algo muy importante.

Calificación: 8.5/10

sábado, 23 de septiembre de 2017

OVERKILL "Feel The Fire" (1985, Thrash Metal)


El thrash metal se disparó en Estados Unidos durante los ochentas pero todos miraban para el oeste cuando en el este de ese país había un par de bandas que había que tener en cuenta: Anthrax, Nuclear Assault a la cabeza (Figuran en los agradecimientos en el booklet de este CD), y esta que recién ve el debut tras haber empezado... ¡En 1980! y lanzado un demo y EP. "Feel The Fire" tiene una gran tapa y diez bombas (En la original eran nueve, tranquilos) en casi treinta y ocho minutos. Es un disco que para los jovenes suene envejecido pero para los de más de treinta... ¡Por favor!. Cuanto metal, thrash, punk, buenos temas, riffs, y vocalizaciones únicas a disposición. El sello Megaforce Records (Que había editado "Kill 'Em All" de Metallica) les edita el trabajo que suena crudo, épico, ajustado, tenso y dinámico. Por momentos la mira busca lo que era el thrash de esos años ("Rotten To The Core", "Hammerhead", "Raise The Dead") y por otros se balancea entre un speed metal con metal de los ochentas con algo de epicismo (El tema título que es mi favorito, "Kill At Command", "Blood And Iron"). Los cuatro músicos suenan como un equipo y acaso si hay uno que llama la atención por sobre el resto más que nada por su estilo es la voz de Bobby "Blitz" Ellsworth que canta pero si quiere usa chillidos sin sonar a Tom Araya o Jeff Becerra, o berrear. En la edición que tengo el último tema es un cover de una banda punk que ellos admiran, "Sonic Reducer" de los The Dead Boys. Ni ellos se imaginarían que en el 2017 seguirían activos y tan respetados por el ambiente del heavy metal. Eso calculo... ¿O no?

Calificación: 8/10

domingo, 17 de septiembre de 2017

DEICIDE "Legion" (1992, Death Metal)


Una review que... ¡Pensé que estaba escrita desde hace años!. Hoy cuando subí la de "Insineratehymn" se me ocurre chequear la etiqueta de la banda y... ¡Falta este disco!. Imperdonable. Lo compré allá por 1993 en el Musimundo de Alto Palermo Shopping a un precio bastante barato para esa década y lo gasté durante meses. El cuarteto blasfemo se había hecho su lugar con el oscurísimo disco autotitulado, y este disco (Que poca gente sabe que originalmente se iba a llamar "The Calling" conforme a la revista Metal Maniacs, en Google no leía nada de esto) muestra a una banda tremendamente furiosa, ajustada, y por sobretodo, muy técnica. Esa es la diferencia con el disco debut en donde era todo macabro y pantanoso, en "Legion" la maldad/blasfemia toma otro enfoque. Steve Asheim en su batería ataca a doble bombo constantemente y hay un poco menos de velocidad, la dupla de guitarras compuesta por los hermanos Eric y Brian Hoffman suenan mucho más precisos, filosos y ajustados. ¡Hasta el bajo de Glen Benton es audible y acompaña los temas favorecido en la mezcla!. Vocalmente declara no usar harmonizer ni efectos pero hay voces altas, graves, duplicadas y otras por todos lados. En veintinueve minutos, te sopapean en la cara con mucha preponderancia de la base, que es intrincada y ejecuta cortes/cambios por doquier, mencionando a un par de clásicos como "Dead But Dreaming", "Trifixion", "Satan Spawn, The Caco-Daemon", o "In Hell I Burn". Para escuchar de corrido, toalla en mano, la producción de Scott Burns es cristalina, limpia, y favorece todo el factor técnico ya comentado. Algunos fans se quedan con el debut (Mi caso), pero este disco es merecedor de ser incluido en un 1-2 letal con el que Deicide marcó a fuego no sólo la frente de Benton con una cruz invertida sino al death metal norteamericano.

Calificación: 8/10

DEICIDE "Insineratehymn" (2000, Death Metal)


El que avisa no traiciona: este disco APESTA. Allá por su edición fui completamente confiado a comprarlo y hasta pedí que me pasaran un tema adelanto de la ansiedad... el tema era lento, desganado/poco inspirado ("Bible Basher", mediocre y el "mejor" de los diez que componen este somnifero esfuerzo). Al punto de que estuve por cancelar su compra pero el disquero - en quién confiaba - me dijo, "Es distinto pero te va a gustar". En épocas como el año 2000 incluso estas tradiciones se mantenían. Pero "Insineratehymn" es tan pero tan... ¿Hecho a las apuradas?. ¿Hacer casi lo opuesto a lo que hacías tan bien?. ¿Sacarse de encima al sello con el que tenés contrato? (Eso se supo muchos años después pero con un álbum así...). Vamos a lo peor: en casi treinta minutos (Menos mal) el cuarteto parece haber compuesto todo a desgano con títulos de temas y arte de tapa a tono... del desgano mencionado. Los cuatro músicos son los culpables en todo y no es justificativo que estuvieran de malas relaciones rellenar este CD con temas básicos y TAN ABURRIDOS que hasta se repiten en un género que de por sí no tiene variantes y compensa con su contundencia en los instrumentos y voz. "Suffer Again", "Worst Enemy" son pura basura, y "Forever Hate You" es dedicada por Glen Benton a su ex-esposa. ¡Que inspiración!. Producido por la banda y Jim Morris, este es el punto más bajo de su carrera: riffs apáticos y que se repiten casi secuencialmente en los diez tracks, ritmos monótonos (¿Steve, sos vos?), Glen Benton sacándose los temas de encima sin cambiar un mililitro de su enunciación, y los Hermanos Hoffman en guitarras dando su peor performance hasta esa fecha. Hay riffs que son "fra fra fra" sin sentido. Algunos hablaron de groove, yo hablo de falta de inspiración... pero el tiempo lo confirmó: la banda sacó este disco y el siguiente para desligarse de su sello (Roadrunner, que jamás promocionó a la banda), y de hecho al día de hoy no tocan ni un tema de este "Insineratehymn". Hay mejores formas de salirse sin decepcionar tremendamente a tus fans que son los que compraron tus CDs y te pusieron en un lugar en el que por este lanzamiento, Deicide quedó al borde del suicidio. Aburridísimo y hasta casi imposible de escuchar entero sin que te duermas.

Calificación: 3/10   

lunes, 11 de septiembre de 2017

STYX "The Mission" (2017, Hard/Progressive Rock, Pop)


Este es uno de los discos que más esperé por largos años. Para los que no conocen a esta banda, Styx supo brillar en especial a mediados de los setentas con una seguidillas de álbumes que musicalmente contenían un poco de pop, rock, progresivo (Todo bien batido) y algunos comentarios aislados que los exhibían como "La respuesta norteamericana a Queen". Sin ser tan así desde ya, el quinteto de Chicago tuvo un gran momento con la seguidilla "Pieces Of Eight", "The Grand Illusion", "Cornerstone" y "Paradise Theatre" (Todos certificados triple platino AL HILO), con su correlato en arenas agotadas por todo Estados Unidos. Styx acá nunca fue muy conocido salvo por el soso tema "Mr. Roboto" que no representaba la propuesta del grupo que perdió el rumbo en el diluído "Killroy Was Here" en 1983. Se separaron allá por 1985 tras un disco en vivo pero volvieron en parte allá por 1990. Idas y vueltas los violeros James Young y Tommy Shaw toman el control de la banda y el histórico cantante/tecladista Dennis DeYoung (El otro lider con una visión más pop y de menos rock) se va. Ingresa un tal Lawrence Gowan que se revela como un excelente sustituto, con el cual graban "Cyclorama", su último disco en estudio... hasta ahora. Pasaron quince años y el grupo se limitó a girar, DVDs, discos en vivo, pero los fans clamaban por un nuevo trabajo. Valió la pena esperar tanto para encontrarse con esta "misión" que es un disco conceptual en donde - básicamente - se habla de un viaje tripulado con destino a Marte. Tommy Shaw (El "Piloto"), Lawrence Gowan ("El Primer Oficial") y James Young ("El Ingeniero") tienen sus roles y hasta en sus voces enfatizan el rol que les corresponde. En cuanto a los temas hay una leve irregularidad, como si accidentalmente los más inspirados fueran dejados para el segundo segmento. "Gone Gone Gone" suena a un Purple simplón y juguetón, "Locomotive" es el primer tema en donde Tommy Shaw se luce, pero el fuerte de "The Mission" son los formidables juegos de voces que aparecen acá, allá, delante, atrás. Algún tema más flojón como "The Greater Good" y ya a partir de allí la nave musicalmente pone cuarta. Algún dejo de Queen en "Khedive", Gowan luciéndose en voz/piano en "Time May Bend" y el quinteto (Sexteto si contamos al bajista original Chuck Panozzo cuyos problemas de salud hacen dificil saber que rol cumple, ocupando las responsabilidades más significativas Ricky Phillips) explota con todo con "The Outpost" (Algo de Yes) y los formidables coros y teclados hipnóticos en "Mission To Mars". Todd Sucherman en batería está más cerca de Neil Peart que de un baterista de rock y le confiere progresión a los mismos. ¿Puntos flojos?. No manchan el producto final pero el concepto del álbum no me cierra y deja un final abierto muy indescifrable, el otro es que los temas pudieron haber estado más balanceados, pero quiero suponer que para mantener fluyendo la historia los dejaron así. "The Mission" con todo es el mejor disco desde "Paradise Theatre" y celebro que Styx apueste por este formato (Concepto, temas relativamente breves, y voces muy logradas) en épocas de un click. Se puede decir: misión cumplida, los extrañabamos mucho.

Calificación: 8/10

domingo, 10 de septiembre de 2017

VIOLENT EXECUTION "Grito Al Sistema" (2016, Thrash Metal)


Me llega este CD debut de este quinteto oriundo de Campana (Provincia de Buenos Aires). Grabaron un EP en el año 2013 - autotitulado - pero el año pasado ve la luz este "Grito Al Sistema" que ya con el título delinea al menos la orientación lírica de buena parte de los temas: críticas a la sociedad y a lo corrupto que son los poderosos, o los que en la escena compiten por ver quién es más trve ("Ego-Lacras") y momentos de joda a la usanza thrash ("CxDxD"). A nivel personal - y esto sólo va en gustos aclaro - ya se me hace repetitivo este tipo de letras pero parecen encajar en el estilo que la banda adopta. Musicalmente van en la vena de Municipal Waste con algo de los locales Tungsteno y algunas cosas de la Bay Area. Las guitarras de Gonzalo Rillo y Santiago Aguilar riffean muy sólidamente siendo el ariete de la música que rebalsa de energía y agresión en casi ventisiete minutos repartidos en doce temas. En cuanto a la voz, Leandro Stemberg tiene una performance acaso monótona y demasiado lineal para lo que es el estilo pero desgrana toda la problemática social que ellos plantean. Otra letra que captó mi atención es "Cadenas" que parece muy influída por "Muy Cansado Estoy" de V8. Pero "Grito Al Sistema" es un correcto debut que muestra a una banda dando el primer paso, y el verdadero desafío estará en el disco siguiente. La base rítmica conformada por Mario Mansilla en bajo (Está en la banda local de death metal 1917) y Alan Magrini se banca todos los cortes, machaques y aceleres que abundan en la placa. Un comienzo correcto con crédito a futuro.

Calificación: 7/10

domingo, 6 de agosto de 2017

LIZZY BORDEN "Menace To Society" (1986, Heavy Metal)


Chequeando el blog luego de charlar con algunos conocidos sobre este disco... pensé que ya había escrito una review. Error. Y mal, de hecho este fue el primer trabajo de Lizzy Borden en estudio que me compré en la extinta disquería Rainbow de la Galería Paseo Lavalle (Que lindo ver en la foto algo que tan bien se mantiene tras 21 años de tenerlo). Por revistas españolas y locales los venía codiciando ya que se los vinculaba en algo con Iron Maiden. Este es su segundo larga duración en estudio y la tapa puede engañar respecto al potencial musical del grupo. Efectivamente Lizzy Borden tiene elementos de Iron Maiden y del metal europeo más algunas cosas del metal norteamericano de inicios de los ochentas mechadas con cosas de hard rock europeo. Diez temas sólidos, filosos, con una producción aceptable, "Menace To Society" dificilmente defraude a un fan del heavy metal. Lizzy Borden (El cantante) parece un Halford/Dickinson con menos vuelo y un timbre de voz estridente. El es el mandamás y el "poronga" en la banda pero esto no quita que en este trabajo el factor decisivo sean LOS GUITARRISTAS. Si, Alex Nelson (RIP) y Gene Allen se sacan chispas en solos/riffs vibrantes y aguerridos que abundan en todos los temas. Si, no hay dudas de que el énfasis está en ellos. Hay gancho en el estribillo de "Notorious", Lizzy con la garganta en llamas en "Stiletto (Voice Of Command)" más el maidenismo a piel, hard rock en "Love Kills" y el costado más maideniano (Y van) lo vemos en "Brass Tactics", "Ultra Violence" y el tema título. Para algunos fans este es el mejor trabajo de la banda. Yo en 1996 lo gasté durante meses, que épocas cuando no había Internet y te ibas corriendo con el CD a tu casa derechito al equipo de audio. Dejemos la nostalgia de lado y desde este blog recuerdo un disco que me retrotrae a una época linda de mi vida a puro metal y con una banda que estaba en Metal Blade sin nunca terminar de recibir el reconocimiento que debieron haber tenido. Si te gusta Maiden corré por ellos.

Calificación: 8.5/10

sábado, 5 de agosto de 2017

BARON ROJO "Volumen Brutal" (1982, Heavy Metal/Hard Rock)


Ya me sinceré diciendo que descubrí demasiado tarde a los Barones si bien estaba al tanto de proezas como este CD que me trajo mi padre desde Madrid hace unos meses (Además del primero y "Metalmorfosis" del cual también habrá reseña). Como ya dije en la review de "Larga Vida Al Rock N' Roll" nunca es tarde... El Barón iba tomando mucho vuelo pintando como cosa seria no sólo para la Península Ibérica sino para el mercado europeo y aquí realmente parecen una banda que NADA tiene que envidiarle a cualquier cotemporánea de NWOBHM internacional de esos años. Todos los logros del primero se potencian con más influencia del heavy metal añadida (Judas Priest y Accept a la cabeza). Diez temas memorables me animo a decir de que estamos ante uno de los mejores discos de rock en castellano de la historia. Los tipos hablan en un lenguaje inteligente pero llegan al oyente con letras que tienen un mensaje sea social o una historia bien contada ("Incomunicación" y "Son Como Hormigas" tienen plena vigencia en 2017, metete en un subte a escucharla mientras vas a pagar un impuesto o la anterior mirá a todos en la calle pelotudos con los smartphones) pero le agregan excelente composición, más dos hermanos en las guitarras que tocan excelente (Armando y Carlos más gemelos que nunca con un nivel SUPERLATIVO) y una base rítmica que no sólo apuntala sino que aporta, sobretodo "Sherpa" con su enorme carisma. "Resistiré" acaso sea un himno, un grito de guerra y lo más acelerado que hayan hecho, con un estribillo que es una declaración de principios. De "Los Rockeros van Al Infierno" solo diré que la letra es la vida de todos los que estamos medios locos y amamos esta música. En "Concierto Para Ellos" (Con un aire Beatle en el estribillo) rinden homenaje a músicos muertos de esa época. Todos los temas suenan de la hostia y eso en parte se debe a que este trabajo fue registrado en el Kingsway Recorders, propiedad de Ian Gillan (Deep Purple) y al final se incluye un instrumental titulado "El Barón Vuela Sobre Inglaterra". Se trata de un trabajo que no necesariamente se debe escuchar a volumen alto, sino no subestimarlo y disfrutarlo. Temas con melodías y pesadez, letras (Sobretodo las de Sherpa) geniales, y acaso el mejor momento de estos cuatro músicos que lamentablemente no eran una "banda" sino dos bandos. Eso no quita de que al día de hoy gente de otros países hable de este álbum como un clásico. Histórico. Nunca es tarde.

Calificación: 9/10