sábado, 29 de agosto de 2015

AC/DC "If You Want Blood... You'Ve Got It" (1978, Hard Rock)

(Escrita a fines del 2006 originalmente para otro blog, y corregida en mínimos detalles)





Mi verdadero amor y devoción por AC/DC empezó tarde. Si bien los muchachos siempre me cayeron simpáticos nunca me había picado el bichito de comprarme su discografía en masa. De adolescente me compré “Who Made Who” en cassete nacional y años después - en plena luna de miel con los CD’s durante inicio de los noventas ya tenía adquirido y en mi discoteca “Back In Black”. Allá por el año 2000 Atlantic lanzó casi toda la discografía de los australianos/escoceces con una característica muy interesante: CD con formato de vinilo, tapa de cartón con sobre interno incluyendo letras. Un día en el Musimundo de Caballito me compré este álbum. Luego de escucharlo corrí a comprarme TODA la discografía de AC/DC. Grabado en el Apollo Theatre de Glasgow (Escocia) en 1978, el disco muestra a Angus & Cía como una TRITURADORA banda de rock en las tablas. La primera vez que lo escuché me partió la cabeza: atrás quedaban “Stangers in the night” de UFO, “Alive And Dangerous” de Thin Lizzy, “Open Fire: Live” de Y&T, y los dos primeros “Alive” de Kiss. Considero a “If You Want Blood...” como el mejor disco de hard rock en vivo de toda la historia. “Riff Raff” abre el show con Angus calentando motores dandole maza a su Gibson, junto a Malcolm disparan electricidad pura. Se sucede un clásico tras otro con un inspiradísimo Bon Scott cantando como solía hacerlo: con esa gracia y carisma tan personal cual blusero atorrantón desgranando sus letras. “Hell Ain’t A Bad Place To Be” es perfecto ensambladísimo e invita al “headbanging” eterno. “Bad Boy Boogie” sigue con el “voltaje alto” del show el cual no decae siquiera con el solo de Angus en el medio del tema. “The Jack” baja las revoluciones gracias a su estilo boogie atorrantón, La adrenalina llega a su cenit en “Problem Child” con la rítmica de Malcolm siguen taladrando tímpanos junto a los solos de Angus, la voz de Bon se cuelan haciendo estragos entre la titánica sección rítmica que conforman Phil Rudd en la batería y Cliff Williams en el bajo. La audiencia vuelve a corear de lo lindo en “Whole Lotta Rosie” vivando al enano poseído entre los silencios que deja el riff de inicio. La celebración al rock en su estado más eléctrico y genuino sigue con “High Voltage”, y “Rock And Roll Damnation”. Este baño de sangre hecho vinilo/cassette/CD termina con dos bombazos: “Let There Be Rock” y “Rocker”. AC/DC iba en franco ascenso luego de ese gran álbum de estudio titulado “Powerage” (Subestimado por algunos fans AC/DCianos). “If You Want Blood....” los muestra en uno de sus mejores momentos con una performance que deja exhausto al oyente mostrando el por qué del título del álbum (“Si quieres sangre... aquí la tienes”). No se puede pasar por alto este álbum si te gusta el rock and roll en vivo. Y el arte de tapa resume perfectamente el espíritu del álbum. 

 Calificación: 10/10

viernes, 28 de agosto de 2015

JUDAS PRIEST "Painkiller" (1990, Heavy Metal)

(Nota: La escribí a mediados del 2006, para un blog que luego sería el génesis de Rage Reviews)



Recuerdo haber escuchado los avances de este álbum en el programa radial “Heavy Rock And Pop”, allá por 1990. Mi grabador me fulminó con dos temas: El que dá nombre al álbum y “Metal Meltdown”. Los conductores del programa (Alejandro Nagy y El ruso Verea) quedaron anonadados como yo y otros cientos de oyentes que estaban sintonizando la radio. Al mes, un amigo me lo copió de cassette a vinilo. En 1991 fue uno de mis primeros CDs adquiridos gracias al tímido surgimiento de disquerías vendedoras de Compactos en aquella época... y gracias a que en ese año ¡¡¡¡Conseguí trabajo!!!. “Painkiller” es el mejor disco de la historia de heavy metal, a mi entender. Una institución como Judas Priest, con discos imprescindibles bajo el brazo como “Hell Bent For Leather”, “British Steel”, “Screaming For Vengeance” y “ Defenders Of The Faith”. Todo un emblema del metal británico junto a Iron Maiden y Saxon, que venía decaído luego de álbumes aceptables/pasables como “Turbo” y “Ram It Down”. Nadie daba mucho por el nuevo material... y eso ayudo a que la descarga fuera aún más letal. “Painkiller” debe escucharse de una oída. Sigue sonando fresco y vigente al día de la fecha, provoca los mismos efectos devastadores observados luego de su edición. Es un torrente de heavy metal al 100%. Ya en el arte de tapa se presagia un apocalípsis, con sentencia incluída en la contatapa. En este pico alto de rendimiento, mucho tuvo que ver el ingreso de Scott Travis en la batería, y el gran Rob Halford cantando al límite de su garganta y posibilidades. Glen Tipton y K. K. Downing redondearon diez composiciones perfectas, y el coctel fue mortal por donde se lo viera. Nos tomó a todos desprevenidos... “Painkiller” (el tema) te vuela los tímpanos de entrada con los mazazos de Scott Travis en los primeros 15 segundos. La dupla de guitarras Tipton/Downing escupe solos infernales, y Halford se saca los huevos por la garganta para cantar más agudo de lo que ya hacía. El tema es rápido y furioso, provoca el efecto que surte una trompada en la cara. “ Hell Patrol” es a medio tiempo, con riffs memorables y grandes coros. “All Guns Blazing”, “Leather rebel” y “Metal Meltdown” no decaen en demoler cerebros, mostrando más ferocidad en las performances de los músicos, siguen los falsetes apocalípticos de Rob, Travis ya es una máquina inhumana de taladrar parches. “Night Rider” tiene algo del Judas más viejo, posee un gran bridge, el tema es semi-acelerado con algunas alteraciones de tempo. “Between The Hammer And The Anvil” y “A Touch Of Evil” se mantienen en esos parámetros, uno siente que no quiere dejar de escuchar el CD ni siquiera para ir al baño. Todos los temas destilan mucha pesadez y tienen un singular gancho, acaso con un ingrediente de adicción inexplicable. La producción de Chris Tsangárides hace que todos los instrumentos se aprecien y lastimen a la vez, hasta el bajo de Ian Hill está poseído por la vorágine interpretativa y se dá a conocer. Esta obra de arte, es cerrada con un himno épico titulado “One Shot At Glory”. No hay mucho más para destacar. Si no escuchaste “Painkiller”, dificilmente entiendas que es el metal. Sin vueltas. Y si no sabías que era Judas Priest, tenés que empezar con este disco... sumamente esencial... e imprescindible. 

 Calificación: 9/10

DEADLY NOISE CREW "Todos Los Colores Van Al Negro" (2015, Grindcore)


Desde Posadas recibo este sorprendente EP, cuarteto de.... ¿Grindcore?. Si, recuerdan a Napalm Death de mediados de los 90s, hay alguna cosa de Nasum, pero saben bajar un cambio cuando corresponde. Hermoso arte de tapa y diez temas a la yugular, unos más a las chapas, otros no pero te dan el mazazo igual. Lo más llamativo de este trabajo es el último tema, que es el más "distinto", un casi doom metal de la mano de "El Largo Pesar". Diez temas en diesciseis minutos con un sonido EXCELENTE. Todos se la bancan, nada de rellenos. Me saco el sombrero ante estos tipos. Lo bueno y breve....

Calificación: 8.5/10

jueves, 27 de agosto de 2015

INTERCEPTOR "Interceptor" (2015, Heavy Metal)


Formados en Capital allá por el 2012 descubro a Interceptor en un show en vivo donde teloneaban a la banda Canadiense Skull Fist. Me gustó lo que ví esa noche: heavy metal tradicional, coros de esos que emocionan, y potencia en las tablas. Al enterarme que Pacheco Records lanzaba su primer disco no lo dudé y lo compré. "Interceptor" vale la pena ya con ese puño plagado de tachas en su tapa y su presentación cuidada. Grabado en La Nave De Oseberg durante el 2014 el quinteto divide el trabajo en dos: "Lado Heavy" y "Lado Metal", "navegando" con soltura y firmeza por los mares de Running Wild, Judas Priest y la NWOBHM. Me cuesta elegir un tema (Todos tienen lo suyo, en especial coros muy logrados y letras muy compresibles gracias al vocalista Luis Thor de Mársico). Respecto a la temática se abarca desde H. P. Lovecraft ("La Llamada de Cthulhu" ), el mar y sus avatares "Devorador de Mares" , y otras de tinte más vikingo como "Madera Y Aceite". Hago hincapié en este aspecto ya que no es usual que una banda Argentina apoye una propuesta así con tópicos tan interesantes. Violas bien ochentosas, una base sólida, y melodías 100% heavy metal, dieron el primer paso, y vale la pena chequearlos, sea en vivo o comprando este CD en las disquerías especializadas.

Calificación: 7.5/10

sábado, 22 de agosto de 2015

NUCLEAR ASSAULT + EXCITER en El Teatro De Flores (Lunes 17-8-15)



Con John Connelly (Nuclear Assault) antes del show

Jamás hubiera pensado que el cuarteto neoyorkino iba a pasar por Buenos Aires. Si bien las bandas más emblemáticas del thrash nos han visitado en el caso de ellos se dió un mix de falta de interés, caída de popularidad y separación parcial del grupo. Pero este año anunciaron una gira despedida y afortunadamente se pudo concretar el show.... tarde.... pero Nuclear Assault tocó en Flores. Impresiones encontradas es lo que me viene a la cabeza. Sin mucha expectativa tras ver algunos shows en festivales europeos, llego a la esquina del Teatro y está John Connelly muy amablemente sacándose fotos con los fans. Me quedé helado por que siento mucha admiración por el, sobretodo por las letras que escribió. Aproveché y me puse a hablar de cosas que creí le iban a enganchar y lo logré: su disco solista, amistades con otras bandas, política. El tipo conectó y.... ¡Nos quedamos media hora hablando!. Cuando me despido, me da la mano como un caballero, al minuto nos volvemos a cruzar y me da una palmada. Cosas lindas que tiene esto de ser fan y este tipo de bandas. En la charla observé algo que me llamó la atención: un tipo inteligente, educado, irónico pero que al acercarse cualquier banda con un EP se convertía y les contestaba "Yo no escucho más música" en forma tajante. Eso me quedó cuando me dispuse a entrar para ver a la leyenda canadiense Exciter. Dan Beehler es un titán de frontman, vocalista y baterista y lo de los tipos fue heavy metal potente, arrasador plagado de clásicos que enardecieron a la gente ("Heavy Metal Maniac", Violence And Force", "Stand Up And Fight", "Pounding Metal"). Sin tener el mejor de los sonidos, se fueron justificadamente ovacionados y se los notaba contentos por la interacción con la gente. Una banda que "envejece bien". A la media hora asoma Nuclear Assault. Desde el vamos noté que el sonido tenía cosas que para una banda como ellos restan puntos: poco volumen, empastado, y las dos violas literalmente no se entendían. Igual su música fue una tromba de energía y la gente se mataba en los constantes circle pits. Un set de una hora con muchos clásicos de "Survive", "Handle With Care", y "Game Over" más "Analog Man" de su nuevo EP "Pounder", llegué a la conclusión de que es una banda que a diferencia de Exciter como cité arriba "envejece mal". OK, gira despedida... esperaba más actitud por parte de ellos ante esto, no es que no la hubo sino que Nuclear Assault arrasaba en vivo. Erik Burke es un guitarrista del montón, Connelly tiene la voz intacta pero entre problemas técnicos de su viola y que ya no es el de antes muy marcadamente (Salvo en el trato con los fans como ya mencioné), Dan Lilker con su metro noventa y bajo inquieto más Glenn Evans dandole duro a la batería eran el motor para "Brainwashed", "Sin", "Wake Up" y la infaltable breve "Hang The Pope" (Anunciada por Lilker como un tema que es muy especial para Argentina). Nos seguíamos volviendo locos en el circle pit pero... noté que es una banda en donde se nota marcadamente el paso de los años. Será por que es thrash metal, no pretendía que toquen como en 1990 pero sí con más furia, presencia. El sonido por momentos fue malo, en otros discreto, pero nada digno para una banda emblema como ellos. Toda esta combinación me dejó no decepcionado (Tal vez me ganó el fan) pero objetivamente con ganas de mucho más. Esa noche de lunes feriado, Exciter fue superior a Nuclear Assault si nos ponemos en modo competencia. Y tocaron antes. Eso dejó más en evidencia la realidad de Lilker y cía. Pero llegué a verlos en vivo, valió igual la pena esperar tantos años.

Calificación para Exciter: 8/10
Calificación para Nuclear Assault: 6/10