domingo, 19 de septiembre de 2010

RUSH "Hemispheres" (1978, Rock Progresivo)



¿Qué más se puede decir al hablar de un disco de esta banda?. Tras editar “2112” y “A Farewell To Kings” el trío había desarrollado plenamente su arista más progresiva expandiendo su composición y arreglos a terrenos impensados. A la vez los tres discos líricamente estaban cuasi conectados por el tipo de letras que escribía el baterista Neil Peart: mucha temática relativa a la ciencia ficción y la literatura fantástica. En ella (“Cygnus X-1 Book II, Hemispheres”), se narra la historia de un viajero espacial que se traslada a otro universo -inspirado en la mitología griega- en el cual se vive una ambientación de la dicotomía cerebral entre Apolo (Dios de la sabiduría) y Dionisio (Dios del vino), mostrando las diferencias entre el hemisferio izquierdo (Aquí Apolo) y el hemisferio derecho del cerebro (Dionisio, el lado emocional), el cual triunfa. Al final Peart muestra que ambas partes son necesarias para el equilibrio natural del ser humano, introduciendo el concepto de balance externo: el protagonista se transforma posteriormente en otra deidad gobernante (Cygnus), que se presenta como un Dios del equilibrio, el cual debe intervenir ya que sin él ambos hemisferios vivirían eternamente en guerra hasta su destrucción.


Más allá de la descripción lírica de la pieza, la banda retoma musicalmente la línea de “A Farewell…” pero impulsando las ejecuciones y temas más allá. Como siempre Peart y su batería son una fuente inagotable de sonidos con sus 500.000 elementos percusivos, y la base con Geddy Lee es solidísima, aquí el bajo está más al frente que nunca. Los dos temas que siguen son de estribillos recordables sin dejar el norte intrincado de la música de Rush: “Circumstances” y la bellísima “The Trees” (Que trata de dos especies de árboles – robles y arces – que luchan por la luz solar). El último tema es un instrumental de más de nueve minutos titulado “La Villa Strangiato” en donde la banda se zambulle en otros estilos como el jazz, blues y rock. Se dice que el título obedece a que alguien de la banda vió un local llamado así a la salida de un ensayo, dando por tierra la seriedad abordada en los otros tres temas (Mismo viendo los títulos de las subpartes uno encuentra incoherencias como “Buenos Nochas Mein Froinds!”, “Never Turn Your Back On a Monster!”. Nuevamente la asociación con Terry Brown en los estudios Rockfield (Gales) les hizo sacar una pieza de lujo. Rebanense los sesos descubriéndola: otro disco que requiere ser escuchado con todas las letras.

Calificación: 8.5/10

sábado, 18 de septiembre de 2010

SCORPIONS (Luna Park, Lunes 13 de Septiembre de 2010)



Playlist:

Sting In The Tail
Make It Real
Bad Boys Running Wild
The Zoo
Coast To Coast
Loving You Sunday Morning
The Best Is Yet to Come
Winds Of Change
Holiday
Tease Me Please Me
Dynamite
Raised On Rock
Solo de Batería
Blackout
Solo Matthias Jabs
Big City Nights

Bis:

Still Loving You
Rock You Like A Hurricane

Una noche tremendamente lluviosa en Buenos Aires, pero casi 10.000 personas sortearon los obstáculos climáticos para dar la despedida al mítico quinteto alemán. Desde mi posición (segunda fila de superpullmann) se podía apreciar un campo colmado y las plateas casi completas. El público era muy heterogéneo, pero me emocionó ver muchos cuarentones con sus hijos “heredando” el gusto por ver a una banda en vivo.

A eso de las 21:15 la banda arrancó con el “Sting In The Tail” y la gente ya estaba saltando al compás de los riffs de Rudolph Schenker y Matthias Jabs. Una muy buena pantalla de fondo flanqueada por dos comunes, más un escenario bien ancho permitía a la banda demostrar que tiene completo dominio del mismo. Klaus Meine… ¡Por favor, como está cantando a la edad que tiene!. Y eso que en la mezcla de sonido no estaba tapado.

Siguió la cosa con una seguidilla de temas clásicos impecablemente ejecutados (Ver playlist arriba) sin que mermara esa cruza de pesadez y rockeo divertido que tienen estos teutones. Como siempre en el instrumental “Coast To Coast” Klaus se calzó una viola e hizo temblar al estadio a la par de los demás músicos. El show se tomó un poco de aire con el “The Best Is Yet To Come” y la archiconocida “Winds Of Change” (Que sonó bastante más fuerte de lo esperado, por suerte). Una de las sorpresas de la noche fue “Holiday” interpretada tanto en la parte acústica como en la eléctrica. “Dynamite” como en las tres anteriores visitas que tuve la suerte de presenciar, fue una patada en las bolas.

Y llegó la hora de los solos, el turno fue del batero James Kottak (Tocó en Kingdom Come en los ochentas) y si bien no soy muy amante de estos parates para que un músico se luzca, sirvió para cebar a la gente y para que el Luna temblara por como el hombre le daba a los bombos, toms y platos. ¿Más sorpresas?. Al fin del tema anterior empalman con el clasiquísimo “Blackout”, con Rudy caracterizado como en la tapa (Cabeza con vendaje y los tenedores en cada ojo), cosa que me emocionó demasiado.

Tras un solo eficiente de Mathias Jabs (No será Michael Schenker ni Uli Jon Roth pero se la rebanca igual), el quinteto estremeció a todo el estadio con “Big City Nights”. Era tremendo ver a la gente abajo en el campo prendida fuego. Acaso Scorpions además de tocar un hard rock potentísimo tiene ese encanto de entretener. Debo confesar que cada vez que los ví salí “entretenido”.

Se retiraron y los bises eran más que obvios: “Still Loving You” y una versión fortísima de “Rock You Like a Hurricane”. Aproximadamente una hora y cuarenta y cinco de show. Estos tipos promedian los sesenta y se nota que disfrutan lo que hacen, además de ser excelentes en vivo. Si el retiro anunciado se cumple, lo harán en un pico elevado.

Lo que presencié ese lunes tremendamente húmedo (La salida fue una odisea contra el agua) me deja una sana pregunta ¿La separación es por miedo a perder filo como otros de sus colegas?. ¿O en unos años volverán al llano?. Mientras están estas dos cuestiones planteadas para que las pensemos, Scorpions, vino y arrasó con su rock. Una picadura que tardaremos meses en olvidar.

Calificación: 9/10

viernes, 17 de septiembre de 2010

RUSH "A Farewell To Kings" (1977, Rock Progresivo)



Para el trío de Toronto, Canadá tras tres discos más emparentados con el rock tradicional y sutilmente zeppeliniano vendría un disco bisagra llamado “2112” en donde se zambullirían de lleno a las aguas progresivas: temas extensos, arreglos complejos, temáticas texturadas e interesantes a cargo del baterista/letrista Neil Peart. El continuador de esa nueva línea sería este álbum que fue grabado en Gales, previa edición de su primer álbum en vivo (A futuro la banda durante muchos años sacaría una placa en concierto cada cuatro discos en estudio). En “A Farewell To Kings” la banda estampa seis temas en menos de cuarenta minutos, incorporando más dinamismo y cierto “gancho” a sus complejas composiciones como en “Xanadu” (Con un descomunal parte de “cowbell” en la bata de Peart) y la excelente “Closer To The Heart” con ese estribillo tan conmovedor. Esta banda empezaba a demostrar que se podía hacer un rock progresivo con ejecuciones y composiciones sublimes sin caer en lo “plomo” (En el buen sentido de la palabra).


Un equilibrio entre lo “más accesible” y lo más complejo para escuchar es “Cinderella Man”, pero estamos en presencia de una banda única que interpreta de una forma tan propia que hasta hacer una review de Rush es algo complejo. Los tipos te pasean musicalmente por una paleta de colores, desde la estridente viola de Alex Lifeson (Que mete pasajes acústicos bellísimos cuando quiere), el bajo/sintetizadores/voz característica de Geddy Lee (Nasal y alta por momentos) y el perfecto baterista Neil Peart, quién ya para esta ocasión tocaba con una batería… de 360 grados. El tipo usa gongs, triangulos, campanas tubulares, y matices de percusiones increíbles: uno se pregunta si es humano e inevitablemente se destaca por encima de sus compañeros. Pero que quede claro, Rush no es tres músicos: es una banda que no es para cualquiera. Su rock es audaz, serio, variante, requiere de los cinco sentidos, y rematan todo esto con “Cygnus X-1” y sus más de 10 minutos, dejándola picando para el disco siguiente. Rush empezaba a escribir su historia con mayúscula. A estos reyes, los toman o los dejan.

Calificación: 9/10

domingo, 5 de septiembre de 2010

CLEANSE YOUR DEMONS "2010 Demo" (2010, Death/Thrash Metal)




ENGLISH:

I received this demo thanks to Brian Pattison, one of the authors of the excellent book about death metal scene of the eighties “Glorious Times”. This band is from Toronto, Canada, formed early this year with four experienced musicians. Former member is Nick Sagias on bass/vocals (Overthrow, Pestilence, Soulstorm, Monster Voodoo Machine), and then joined the band Rick Kowalski (Soulstorm), Anthony Poto (Crawl) on guitars, and Wayne Powell on drums (Also Overthrow). They started to play gigs supporting this demo and there are plans for record another five tracks in October.

About this demo, it consists of three pieces of death/thrash metal. There is no doubt about the efficiency and experience that deliver this guys, they play aggressive tunes without using excessive speed on them. So we have the very Black Sabbathish influence on “Kingdom Of Rats” (Just hear the riff which starts on 04:57) but with sharp guitars and the brutal growl of Nick. “Negative Carrier” is more straight forward and focus on brutality, retaining again the mid tempos instead of blast beats in an age of bands that look for speed for the speed sake. “Rotting Season” is my favorite tune, it has certain “groove” on the composition, a tiny influence of Obituary and it’s a really heavy and catchy song. I believe that this demo it’s a very good start and the band for sure will achieve more goals in the future. Don’t be afraid to be cleansed and check this guys!.

Contact:
http://www.myspace.com/cleanseyourdemons

Rate: 8/10

ESPAÑOL:

Recibí este demo gracias a Brian Pattison, uno de los autores del excelente libro que trata sobre la escena de death metal de los ochentas “Glorious Times”. Esta banda es oriunda de Toronto, Canadá, se formaron a inicios de este año con cuatro músicos de experiencia. El bajista/vocalista Nick Sagias es el fundador (Overthrow, Pestilence, Soulstorm, Monster Voodoo Machine), luego se unieron los guitarristas Rick Kowalski (Soulstorm) y Anthony Poto (Crawl), y Wayne Powell en batería (También Overthrow). Empezaron a tocar shows para promocionar este demo y hay planes para grabar otros cinco temas para Octubre próximo.

Este demo consiste de tres temas de death/thrash sólido. No hay dudas de que los músicos son experimentados y eficientes, tocan los temas agresivamente sin abusar de la velocidad en ellos. Hay una marcada influencia de Black Sabbath en “Kingdom Of Rats” (Escuchar el riff que arranca en 04:57) pero con guitarras filosas y la voz guttural de Nick. “Negative Carrier” es más sencillo y se centra en la brutalidad manteniendo tiempos medios sin necesidad de blast beats en una época en donde las bandas buscan la velocidad por la velocidad misma. “Rotting Season” es mi favorita, tiene un gancho certero en la composición, acaso algo de Obituary en el y es una canción pesada y eficiente. Creo que este demo es un buen comienzo y la banda seguramente alcanzará metas más audaces en el futuro. No tengan miedo a ser limpiados y animense con esta banda.

Contacto:
http://www.myspace.com/cleanseyourdemons

Calificación: 8/10

jueves, 2 de septiembre de 2010

GORGUTS “Considered Dead” (1991, Death Metal)


Historia rara la de esta banda conmigo. Compré este CD en los noventas pero por esas de la vida lo escuché poco, no me pareció gran cosa sin ser malo y lo canjeé cuando se me presentó la ocasión. Muchos años después revalorizo a este cuarteto al descubrir el descomunal “Obscura” (Cuya reseña figura más abajo) y decidí darle otra chance al CD y compré los relanzamientos que el sello polaco Metal Mind hizo en digipack (Limitado) de este álbum y su sucesor. Y debo dar la razón a eso que a uno se le pasan ciertos discos por alto sea por el momento que está pasando personal o porque sencillamente en ese momento no te dice nada. Porque ahora “Considered Dead” me dice bastante. Un cuarteto oriundo de Montreal (Canadá) que tras dos demos capta el interés de Roadrunner quienes originariamente les edita sus dos primeros lanzamientos. Y aquí se ven muchos aciertos para un disco debut de death metal, en primera instancia cada instrumento es perfectamente audible (Hasta el bajo que en este género suele quedar sepultado en las mezclas), y uno puede distinguir lo que toca cada uno de los dos guitarristas (Luc Lemay, fundador y además cantante, y Sylvain Marcoux). En vez de atacar al únisono optan por disociarse sin perder la pesadez del tema. Pero me quedo sobretodo con la forma de tocar la batería de Stephane Provencher, el tipo demuestra que no necesita ir todo el tiempo rápido, y cuando opta por tiempos medios logra pasajes muy coloridos gracias al perfectamente audible bajo de Eric Giguere que le da un distingo a la banda en comparación de otras del estilo.


El sonido de su doble bombo es más contundente que el obtenido por otras bandas que grabaron con el mismo productor en el mismo estudio (Scott Burns, Morrisound Studios), de hecho la coproducción que la banda ha hecho junto a el me hace pensar de que este detalle fue resaltado por la banda en el resultado final. Volviendo a los temas hay death metal de tonos graves y aplastantes en “Disincarnated” (Esas violas…), invitados de lujo (Chris Barnes hace coros en tres temas y James Murphy estampa un solo en “Rottenatomy”). Lemay me parece uno de los growlers más copados del género, no se limita a pudrir sino que se entiende bastante lo que canta y a la postre manda varios rugidos sostenidos de más de cinco segundos. La banda también se luce en el instrumental “Waste Of Mortality” sonado convincentemente pesada y arrolladora pero a la vez musicalmente potable. Las influencias son evidentes (Death a la cabeza, y algunas cosas de Obituary/Morbid Angel) pero no suenan a copia, y además de los temas mencionados también se destacan "Stiff And Cold", "Bodily Corrupted" e "Innoculated Life" con descargas de death metal brutal y agresivo pero con los ingredientes arriba mencionados. Consideraba a este CD muerto, pero el tiempo me dio una trompada en la cara con este muy buen paso inicial no advertido en su momento por mí.

Calificación: 8/10