sábado, 27 de junio de 2009

Michael Schenker Group "MSG" (1981, Hard Rock)


Tras su partida de UFO, y declinar varias jugosas ofertas de artistas importantes, Michael Schenker apuesta a formar su propia banda con la cual saca su auspicioso debut “Michael Schenker Group" en 1980. Allí se advertían puntos en común con su ex banda, pero tambien otros aspectos diferentes (A la cabeza el cantante: no pretendas que Gary Barden tenga la calidad de Phil Mogg: es apenas correcto y adecuado para lo que aquí se interpreta).

Aquí en MSG el guitarrista daba y se decidió a soltar por completo sus VIRTUDES tras las seis cuerdas y lo que eso rodea: a la cabeza un formidable manejo de la melodía y composición, solos que eran cual “un tema dentro de un tema”, sin abusar de recursos innecesarios. Eficaces más que eficientes. Sencillez pero riqueza a la vez.

Pues para este disco demuestra que para elegir músicos nuevamente no es tonto: llama a Cozy Powell en la batería y a su ex compañero de UFO Paul Raymond en guitarra y teclados. ¿Qué más se puede esperar con el talento musical de estos tipos sumado al del guitarrista?. Pues ocho temas de muy buenos a excelentes en donde hay tanto hard rock como climas más nostálgicos, melódicos, y mucho “feeling” (¿La palabra clave?).


Hay hard rock en plan UFO en “Looking For Love”, “Are You Ready To Rock” y la descomunal “On and On”, riffs y punteos increíbles en “Attack Of The Mad Axeman”, composiciones excelentes que enganchan caso de “Let Sleeping Dogs Lie”, donde Cozy se luce más, aunque su oficio se nota en cada tema con esa pegada y manejo de los platos. Raymond demuestra lo suyo en la bellísima balada “But I Want More” (Con más ejecuciones maestras del mandamás alemán que riffea haciendote marcar el rítmo pero sin estamparte contra la pared) y la balada “Never Trust A Stranger” (Escuchenla y luego cuestionense si Guns N’ Roses no se basó en cosas así para los lentos de sus “Use Your Illusion I y II”).

Ese hard rock más controlado y contenido es el que algunos fans más radicales de UFO no le aceptan a Schenker en MSG, y se cierran a los años de Schenker con esa banda (Más rockera pero con “menos” melodía a comparación). Pero esto es música que te llena de vida, vibra, conmueve, dudo que te deje indiferente, siempre y cuando sea de tu agrado el estilo. Barden mismo logra su mejor performance en todos los discos de MSG logrando su pico más alto en el estribillo de “Secondary Motion”. Por desgracia el disco no llega a la calificación máxima por culpa del cantante: da la impresión de que con otro interprete la banda llegaría a tener más fuerza (Y eso pasó con el disco que siguió, ya que Barden se fue de la banda e ingreso el conocido Graham Bonnet… para luego volver tras el despido de Bonnet).

En todo el disco sobrevuelan arpegios solemnes, bellos, personales, teclados nostálgicos plagados de bellas notas. Puedo estar meses tipeando sobre este disco: lo mejor de Schenker en su historia como solista.

Calificación: 9/10

martes, 23 de junio de 2009

HOLY TERROR “Terror & Submission” (1987, Thrash Metal)


En la ciudad de Los Angeles el thrash florecía como nunca durante mediados de los ochentas. Las bandas se multiplicaban por toda la ciudad pero una en especial resultó ser una suerte de “Lobo solitario” dentro del lote: Holy Terror. ¿El por qué de esta afirmación?. Ellos tocaban un thrash/speed metal (Hasta a mí me es dificil elegir un rótulo de entre los dos) con unas melodías inusuales para la época. Y eso es lo que se escucha en este disco debut que pese a contar con una producción muy cruda no le “resta puntos” sino que le confiere hasta un encanto a las composiciones pesadas, macizas y gordas.


Son una oda a la velocidad controlada pero sostenida canciones como “Distant Calling” (Poseedora de unas fenomenales melodías de viola), “Evil’s Rising”, “Mortal Fear” y el furioso abridor “Black Plague”. Pero a no engañarse, Holy Terror tiene una influencia del hard rock y metal tradicional tras todo este vendaval de música agresiva, rápida y violenta: “Blood Of The Saints” lo demuestra y por lejos es el mejor tema de todos gracias a su estribillo épico, rabioso, con Keith Deen en la voz demostrando que es uno de los pilares del quinteto con su estilo similar a un “Dio atacado por rabia”. O el más contenido y más setentoso “Guardians Of The Netherworld”. Hay temas más trabados y con tendencia al machaque de guitarras (El tema título, con un dejo de Iron Maiden en ciertos pasajes). Uno de los momentos en donde la sangre te hierve se da con “Tomorrow’s End” que te ataca con la batería aplastante de Joe Mitchell y los devastadores riffs de Kurt Kilfelt/Mike Alvord que increíblemente en un momento tan intenso retienen la melodía pero te liquidan por completo.

“Terror & Submission” acaso sea uno de los mejores debuts que escuché de esta camada de bandas que salieron disparadas como flechas. Holy Terror valía la pena, ya lo estaba demostrando, y con serios argumentos que su musica de terror y submisión daría pronta revancha.

Calificación: 9/10

domingo, 21 de junio de 2009

JUDAS PRIEST "Defenders Of The Faith" (1984, Heavy Metal)


Allá por mi adolescencia durante la segunda parte de los ochentas, este fue mi disco de estudio que me inició a Priest (En realidad el inicio fue el cassette doble en vivo “Priest… Live!). Años después me volví fan y completé todo lo que me faltaba. Para hablar de este CD es necesario ubicarse en la época y ciertos aspectos. El heavy metal tradicional británico estaba alcanzando posiciones impensadas en todo el mundo, en especial por Judas Priest misma, Iron Maiden (Que crecía a pasos agigantados), y las influencias de las bandas de la New Wave Of British Heavy Metal que no lograrían ese mismo éxito pero serían cruciales para la gestación de nuevos estilos (Thrash Metal/Power Metal a la cabeza) y bandas que surgirían años después.

La banda se termina de consagrar con un excelente disco que los termina de posicionar (“Screaming For Vengeance”), y gira por todo el mundo con un éxito que nunca habían tenido, especialmente en Estados Unidos. Se filmó un video de un show en Memphis y hubo un amague de disco en vivo para esa ocasión (Halford mismo lo dice en el show). Pero deciden grabar el sucesor del álbum que los consolidó. Se graba en Europa y se mezcla/remasteriza en Miami y Nueva York, y está nuevamente Tom Allom de productor.

El disco abre a pura dinamita y con mi tema favorito de toda la historia de la banda: “Freewheel Burning”, bastante acelerado y pesado para su momento (Tal vez ahora no suene tan así), con la banda aplastando todo con el tándem de violas Downing/Tipton y los agudos taladrantes de Halford. Aquí una distinción: el resto del disco no llega al descomunal impacto inicial pero tenemos temas excelentes en el, más elaborados melódicamente y sin tanto acelere como “Love Bites”, coqueteos con el hard rock en “Rock Hard Ride Free”, y muestras de puro metal (“Jawbreaker”, el excelente “The Sentinel”) y otro tema que retoma la velocidad un tanto para poner de nuevo el disco más al rojo vivo, como “Eat Me Alive”.


Se cierra la placa con “Heavy Duty”, bien rítmico (Ideal para alzar los puños y batir las palmas), Halford nuevamente da cátedra con su voz, y se empalma con el tema título que más que tema es un coro con instrumentos que bajan el telón.

Es uno de mis discos preferidos de la banda, acaso sea que no hay temas flojos y se mantiene el sonido Priest – eso sí, menos macizo que el antecesor pero más fluído y con temas que no decaen - y no me explico porque a ciertos fans no les agradó como ellos a su vez no se explicarán el porque a mí “Screaming…” me parece esencial y fundamental en la carrera del grupo pero no lo mejor de Judas Priest como muchísimos sostienen a nivel discografía. El arte de tapa es impresionante (Muestra al monstruo bautizado “Metallian”, en la contratapa hay una frase que lo presenta como surgido de la oscuridad, en donde el infierno no tiene piedad, y quienes “mantengan la fé” escaparan del peligro de el).

Judas seguía subiendo peldaños, álbumes como estos demostraron que fueron esenciales para el metal de los ochentas. Tengas fé o no.

Calificación: 9/10

ULCERATE "Everything Is Fire" (2009, Death Metal)


Estos neocelandeses han logrado algo inusual en los tiempos que corren. Por un lado, captar mi atención a la primera oída que le preste a este, su tercer CD, por el otro, intentar describir su música que parece facil de referenciar pero es un mar furioso lleno de olas, tiburones, vientos furibundos. A saber, en “Drown Within” o “The Earth” uno cree estar escuchando elementos de Immolation –en especial por la voz del además bajista Paul Kelland y los climas oscuros que se recrean- pero tras sucesivas audiciones uno concluye que el cuarteto nada ha copiado de esta banda. Los temas tienen climas que se pasean desde la claustrofobia, desesperación, y desolación, en donde arremeten pasajes muy lentos, con guitarras tortuosas a cargo de Michael Hoggard y Oliver Goater que no paran de crear atmósferas asfixiantes y disonantes, pero a la vez musicalmente muy interesantes y que captan la atención del muy desprevenido oyente.

¿Es Ulcerate death metal?. Un sí sería lo más apropiado pero no lo es en el aspecto más ortodoxo ya que incorporan ejecuciones y aspectos compositivos no convencionales en el género. Desde ya que te vas a topar con cosas de Hate Eternal (“Withered And Obsolete”) pero pese a que la velocidad y el frenesí domina el CD subitamente uno se topa con pasajes musicales impredecibles, caso de “Caecus” con sus lentas guitarras que se desintegran en lamentos a tempo lento a partir del 03:00, o bien “Tyranny” con algo de hipnotismo en sus primeros acordes. Desde ya, sin un baterista tan veloz y demoledor como Jamie Saint Merat que nada tiene que envidiarle a los mejores del género, y puede seguir mostrando recursos cuando la banda baja el tempo de los temas.


Hace años que un disco de este tipo no me tenía días concentrado en el, intentando buscarle matices nuevos (Con éxito). Podría seguir enumerando cosas, si bien el estilo más definido es el ya mencionado por momentos Ulcerate amaga crear un nicho propio dentro de el. Me animo a decir que esta banda en un futuro próximo nos deparará alguna sorpresa, por ende ya estoy atento a lo que vayan a editar en unos años. Mejor titulo para el album imposible ya que en este disco “Todo Es Fuego”.

Calificación: 8.5/10

sábado, 20 de junio de 2009

1349 "Liberation" (2003, Black Metal)


La primera vez que escuché esta banda fue por un amigo que me dijo "Esto es lo más caótico en black metal que escuché en mi vida. Y toca la bateria Frost".

Para los que no lo sepan, Frost es el baterista de Satyricon, un instrumentista increiblemente veloz, violento, de otro planeta. 1349 (Obviamente el nombre hace referencia al año de la "Peste Negra" que liquidó a la mitad de la población europea) proviene de Noruega, no hacen falta muchas palabras para describirlos: suenan como una banda black de su país, bien en la línea de Mayhem pero con un sonido menos "diabólico" y más "caótico" por ponerlo en una palabra aproximada. Pero en medio de ese caos hay instrumentistas tremendamente capaces y letales: los tipos te atacan por los cuatro costados, desde el vamos la descomunal performance de Frost se destaca muy por encima de los restantes miembros y es el causante de esos blast beats incansables y que destrozan una y otra vez.


Las guitarras de Archaon y Tjalve suenan por debajo pero con riffs tremendamente fríos, picaneantes, esquizoides, denotando que bandas noruegas los han influido (También hay cosas de Darkthrone por allí). No obstante incluyen buenas introducciones acusticas en "Satanic Propaganda" (Para luego zambullirse a pura esquizofrenia, uno de los mejores temas), un breve instrumental/interludio ("Deathmarch"). ¿Por qué no hay más para agregar?. Este disco busca reventarte el cráneo a martillazos y lo logra sin vueltas. Es black metal violentísimo, frío, ultrasónico, y salvo los temas mencionados, la paliza no para a excepción de algunas pisadas de freno para al poco tiempo meter acelerador a full.

Un auspicioso debut ideal para fans de la vertiente más violenta y cruda del género.

Calificación: 8/10

jueves, 11 de junio de 2009

BELIEVER "Sanity Obscure" (1990, Thrash Metal)


Tras ofrecernos un intenso disco debut lleno de riffs thrashers, Believer decide mantener el rumbo del timón. Pero a no engañarse: el caballito de batalla de ellos es el mismo pero con más depuración (no mucha más) a comparación de “Extraction From Mortality”. Los temas son menos directos y más ricos compositivamente, no obstante hay momentos muy al palo como “Wisdom’s Call”, “Nonpoint” (Que riffs!), o “Dust To Dust”.

La canción anti-cocaína “Stop The Madness” (Escuchar la introducción: dos personas aspirando merca y hablando incoherencias) es tal vez lo más logrado musicalmente junto a un tema que mostraría la punta del iceberg que el grupo explotaría en el disco siguiente: “Dies Irae (Day Of Wrath)”, un instrumental bien thrasher acompañado por una excelente soprano (Julianne Laird) y orquestaciones logradas.


El disco no decae, lo de estos tipos es thrash acelerado, distintivo (¿Será esa la palabra?) y rasposo con un sonido excelente incluso para los tiempos que corren. Mucho machaque de guitarra combinado con la batería, y un vocalista/guitarrista Kurt Bachman que si bien a mi no me convence del todo, no empaña la música. Así los temas te sopapean con riffs de entrada para luego “parar un poco más la pelota” en el medio del tema sin sacrificar agresión. Esta característica es muy notoria en los primeros cinco temas, acaso eso haya provocado esos comentarios negativos que leí en la web.

Como rareza final cierran el disco versionando el tema “Like A Song” de U2 con resultado aceptable, pulgares arriba ya que en esos años casi ninguna banda de este género corría esos riesgos. En resumidas cuentas, un disco que mantiene el nivel y presagia con sólo un tema por donde seguiría el destino de estos creyentes. Para nada oscuro este disco y lo que le seguiría….

Calificación: 8/10

lunes, 1 de junio de 2009

CYCLONE "Brutal Destruction" (1986, Thrash Metal)


Bélgica es un país que no se caracterizó por estar en el mapa metálico pese a tener muy buenos exponentes en los ochentas como Crossfire o Killer. Cyclone es la primera banda de thrash que escuché de aquellos pagos hará 14 años atrás cuando en una disquería de la calle Lavalle estaba en oferta este cassette original importado. Tenía muy buenas referencias de ellos y de que banda en especial los había influído fuertemente.

Por suerte Metal Mind al comprar buena parte del catálogo de bandas thrashers ochentosas de Roadrunner lanzó este CD en digipack y limitado a dos mil copias. Una gran oportunidad de, sin dudas, escuchar uno de los discos más clásicos del thrash europeo.

Cyclone musicalmente le debe muchísimo al Exodus de “Bonded By Blood”, por ende si amás este disco ni dudes medio segundo en conseguirlo. Nunca escuché a un vocalista tan pero tan influído por Paul Baloff como Guido Guevels, y el resto de la banda se despacha con siete temas y una de las introducciones de disco más formidables que he escuchado en mi vida (“Prelude To The End”, 2 minutos y 17 segundos sin desperdicio y hasta me animaría a arriesgar que lo mejor de todo el trabajo).


Si bien no llegan a las alturas del inmenso debut de Gary Holt y cía “Long To Hell”, “The Call Of Steel” y “In The Grip Of Evil” – estas dos últimas hasta con aires de thrash épico en sus riffs - son tres buenos ejemplos de crudeza, riffs asperos pero melódicos y temas trabados con cortes, bien “gordos” (En especial el sonido de las guitarras). Los demás temas se la bancan alternando partes aceleradas con medias más los riffs que lastiman sin dejar la melodía de lado, y no dan ganas de parar el CD. La producción es cruda, sencilla pero tremendamente eficaz.

De obligatoria escucha para los amantes del primer Exodus y si les va el Old School Thrash…. “Destrucción Brutal” garantida.

Calificación: 8/10