miércoles, 27 de febrero de 2008

POSSESSED “Beyond The Gates/The Eyes Of Horror (EP)” (1986/87, Thrash Metal)



Tras un disco demoledor y revolucionario (“Seven Churches”), la banda no espera mucho tiempo para meterse en estudios nuevamente a fin de sacar otro disco. El CD está lleno de temas agresivos, furiosos, sacados (Como los que había en su debut) pero con una producción infinitamente inferior a la de aquel trabajo (A cargo de Carl Canedy). Lo cual desconcierta al oyente de entrada ya que en “Seven Churches” el equilibrio entre la furia y el buen sonido fue lo que llevó a Possessed a buen puerto.

Afortunadamente los temas en cuanto a su agresión se salvan, aunque dicho sea de paso están un peldaño abajo también comparándolos con el primer álbum. Pero uno no puede evitar de sacudir la cabeza con bombazos del calibre de “The Heretic” (¡Que riffs carajo!), “March To Die”, o escuchar a Jeff Becerra agonizar vocalmente en “No Will To Life”.

¿El resto?. Sucio, acelerado, impío, crudo, pese a que las perillas fallaron y restaron algo al resultado final. Tras las puertas hay temas como para arder en el infierno.

Respecto al EP (Que se incluye en la re-edición de “Beyond The Gates”), experimentan un gran cambio a nivel sonido.


Aparece un tal Joe Satriani que en aquella epoca se desempeñaba de profesor de guitarra y entre sus alumnos tenía a Kirk Hammett, Steve Vai y a Larry Lalonde (Obviamente de Possessed). Es contactado para producir el EP (De cinco temas) y se da el efecto inverso al disco, el sonido es limpísimo y más emparentado al thrash técnico que al brutal. Pero los temas son una bomba tras otra...


“Confessions” es ideal para headbangear de inicio a fin, Lalonde y Torrao disparan un riff tras otro sin dar tregua, sus violas están realzadas y no hace falta darse cuenta que el productor es un colega de ellos. El machaque más lento y controlado es la característica de “My Belief”, pero vuelven a la velocidad de siempre en el tema título.

Cierran con un tema de sus épocas de demos: “Swing Of The Axe” y el mejor tema de los cinco a mi gusto, asesino por donde se lo mire “Storm In My Mind”, a puro machaque, voces rugidas, cortes, aceleres, etc... Un EP con horror limpio y convincente.

Calificaciones: 7/10 para el álbum, y 8/10 para el EP

W.A.S.P. “Live... In The Raw” (1987, Heavy Metal/Hard Rock)



Me compré este cassette de adolescente y ya curtido con W.A.S.P., años después accedí al remaster con bonus tracks que se editó en CD. Luego de tres discos en estudio en donde la banda iba progresando tanto a nivel sonido como en la faceta compositiva, Blackie Lawless decide sacar un disco en vivo tras una gira europea en donde telonearon al Iron Maiden de “Somewhere In Time”. Algunos de esos shows los habían grabado para ver como quedaban y la banda se sentía a gusto.

Este disco en su mayoría fue grabado en el Long Beach Arena de Los Angeles, aunque hay algunos temas de shows en San Bernardino - Los Angeles - y San Diego (No se aclaran cuales).

“Live... In The Raw” me voló la cabeza cuando lo escuché en su momento y es un disco al que le tengo mucho cariño. ¿Vieron esas situaciones en donde un disco les recuerda una etapa linda de sus vidas?. Algo me pasa con este. Pero con los años y tallando más le fui encontrando algunas cosas...


La banda suena ardiente y con hambre. Lo que sí puede ser es que el disco padezca el mal que sufren muchos trabajos de este tipo: regrabaciones o retoques posteriores en estudio. Hay demasiado silencio mientras uno escucha un tema, y de repente arremete una ovación atronadora por arte de magia. Así se suceden temas que sí o sí debían estar como “L.O.V.E. Machine”, “Wild Child”, “Sleeping (In The Fire)", “Blind In Texas” (Electrizante) y un aniquilador “I Wanna Be Somebody”.

Y me detengo acá. Por aquella época la banda estaba pasando por un momento en donde el P.M.R.C la tenía bien en la mira. Blackie sufría persecuciones policiales y acechos del mismo F.B.I.. Luego se entenderá el porque de esta apreciación.

El disco en su estructura no es compacto: no entiendo porqué incluyen en vivo dos temas nuevos – buenos por cierto – como “The Manimal” (Excelente) y “Harder Faster” (A este le precede un Blackie que antes del tema reputea a estos censores), o “I Don’t Need No Doctor” que no es de ellos sino un cover de Humble Pie y falten temas que eran una FIJA como “Hellion”, “On Your Knees” o “Ballcrusher”, y el más deseado por los fans: “Animal (Fuck Like A Beast)”. Para este último tema no me caben dudas de que el sello bajó el pulgar y para meter más temas en el disco incluyeron una versión en estudio de un decente tema llamado “Scream Until You Like It” (Del film Ghoulies II). ¿Tiene sentido hacerlo... en un disco en vivo?. Yo no me prendo.


Por ende, la banda suena bien, incendiaria pero la selección de los temas no va de la mano de lo que uno esperaba. Esto lo empecé a percibir muchos años después y hace que el disco se quede a media agua.

Igual “Live... In The Raw” es un buen disco “en vivo”, pero los motivos ya enumerados hacen que la carnicería haya quedado sin la faena que uno hubiera deseado.

Calificación: 7/10

THIN LIZZY “Black Rose” (1979, Hard Rock)


¡Que banda me he perdido durante tantos años!. Mi historia con esta ENORME banda - Injustamente dejada y relegada, sin el reconocimimiento y sumamente respetada por sus colegas cotemporáneos - entre algunos de ellos Tony Iommi, Malcolm Young y David Coverdale - empezó de un modo casi “secuencial”.

Con un amigo veníamos algo cansados del metal en general y estabamos interesados en meternos más en las agrupaciones del pasado que influyeron para que sonara tal cual lo conocemos hoy. Gracias a revistas como “Epopeya” (Que sacó un informe especial excelente de esta banda en concreto) y la orientación de disqueros especializados que sabían en serio (Hoy brillan por su ausencia), mi coequiper se fue comprando sus CDs y me pasó este copiado en CD para que me inicie.

Y así fue mi primera audición de este disco, allá por 1998. Descubrí a un monstruo del rock llamado Phil Lynott (Bajista y cantante, quién cuando Roger Glover y Ian Gillan dejaron Deep Purple le fue ofrecido el puesto para suplir a ambos por el mismisimo Ritchie Blackmore). Me lo terminé comprando creo, en el 2005.

“Black Rose” es un disco PERFECTO. La banda hace un hard rock potentísimo que no deja de lado por ningún instante las melodías y las armonías, sino que las potencia gracias a una dupla de violeros excelentes (El conocido Gary Moore y Scott Gorham), llenos de recursos que aquí se advierten (En realidad ya en discos anteriores lo venían haciendo, pero en esta ocasión llegan a un pico insuperable), que muchas bandas de metal en los ochentas tomarían como referencia... sin ir más lejos, Iron Maiden. Adrian Smith admite publicamente la influencia de esta agrupación irlandesa en las estructuras de viola de la Doncella de Hierro, como Chris DeGarmo lo hizo en el caso de Queensrÿche.


El disco es un tema mejor tras otro aún más superior y no para de rockear paseándose por diversos matices que van desde lo súblime, lo nostálgico y lo emotivo. Hay coqueteos con el funk en “S&M”, Lynott además de demostrar que en el bajo da catedra (Y en serio, el bajo está bien al frente... ¿Les recuerda nuevamente a Iron Maiden?) muestra una voz muy “Hendrixiana” pero con un sello personal más introspectivo

Las guitarras gemelas elegantes y bien británicas de “Do Anything You Want To” con la base luciendose de inicio a fin de la canción. Sigue el rock pero con melodías más festivas y coros en “Waiting For An Alibi”, Lynott con su bajo bien encima cabalga sobre las muy bluseras/rockeras y melódicas guitarras que son un compendio del buen gusto. Ni hablar de los sólos y la sección de gemelas de a 02:41 a 03:06 que te estampan contra el techo.

“Sarah” es una hemosa balada con acústicas, harmónicas y excelente percusión, uno de mis favoritos del disco, llena de una belleza y buen gusto intachable. “Got To Give It Up” es más agresivo y solemne, la voz de Lynott se cuela entre las guitarras y la base de una forma espectacular, lo cual permite que cada instrumento se escuche a la perfección.

Otro de mis favoritos es el divertido y vibrante “Get Out Of Here”, con coros alegres y más aciertos de las violas. ¡Por Dios, como suena esta banda en este CD!. Dentro de un estilo como el hard rock, Thin Lizzy le imprimió una identidad, con el agregado de esa vibración que toda banda rockera envidia (Axl Rose usaba remeras de este grupo dicho sea de paso, y su banda también los menciona como referentes en su formación).

Pero lo mejor de toda esta obra maestra está al final.... un tiro de gracia de la puta madre que lo parió. Una composición magistralmente ejecutada llamada “Roising Dubh (Black Rose): A Legend”, con una pompa épica que lleva al pico creativo en lo que a guitarras concierne, durante sus casi más de siete minutos de duración. Ya los riffs de arranque tienen esa impronta de solemnidad, con letras acorde, majestuosos sólos, pero el “climax” se dá cuando Moore/Gorham de 02:34 a 04:04 crean una de las más magníficas secciones de guitarras gemelas que haya escuchado en mi vida (Se me pone la piel de gallina de solo escucharlas).

Este disco fue un antecedente total de lo que luego sería la New Wave Of British Heavy Metal. Una rosa negra que brilla y muy seguramente seguirá siendo venerada por unos pocos.

Calificación: 10/10

W.A.S.P. “Inside The Electric Circus” (1986, Heavy Metal/Hard Rock)


Tercer disco de W.A.S.P.. Era un niño de 15 años. Ya tenía en cassette “The Last Command” y unos meses después del lanzamiento internacional de este nuevo álbum EMI lo editó en nuestro país, me lo terminé comprando en el viejo “Centro Cultural Del Disco”.

La banda sufre un reacomodamiento en sus miembros: el guitarrista Randy Piper deja el grupo, lo reemplaza el mismo Blackie Lawless en ese instrumento, y es reclutado para el bajo el ex King Kobra Johhny Rod. A su vez fuera del aspecto musical, la banda se replantea la imagen: chau carne cruda, mujeres encadenadas, sierras e imagen salvaje, para esta ocasión se muestran visualmente como una banda de metal “normal”.

“Inside The Electric Circus” marca una evolución en relación a su antecesor. La banda no había quedado conforme con el trabajo de Spencer Proffer, Lawless mismo para este trabajo se pone tras la consola y debuta como productor para remediar la cuestión. Los resultados son excelentes: el sonido es potente y más equilibrado en el balance de los instrumentos, ninguno suena “por encima” del otro. En lo musical se advierten mejorías en los riffs de Chris Holmes y hasta en sus solos (Más marcadamente), el resto de la banda suena agresiva sin perder ese sonido característico de W.A.S.P. que equilibra el heavy metal y hard rock más el agregado de la aguerrida voz de Blackie.


Es un disco que en su momento me gustó muchísimo pero con el paso de los años le fui encontrando ciertos “baches” que de más pendejo no advertí. Antes que nada los temas en promedio son buenos con momentos de mucha furia como “Shoot From The Hip”, “9.5 N.A.S.T.Y”, “The Rock Rolls On”, en otros momentos son más “intermedios” como el tema título o el logrado “I’m Alive”, en donde las rítmicas empalman con la voz de Blackie de una forma excelente. Pero tras años caí de que... ¿Dos covers para un tercer disco en vez de meter dos temas propios?. las versiones de “Easy Living” (Uriah Heep) y “I Don´t Need No Doctor” (Humble Pie) son muy buenas, esta última fue el single y video para promocionar el disco. No me agrada cuando el tema promocional es un cover (Ya me pasó en “Come Out And Play” de Twisted Sister, pero el resto del álbum estaba lleno de cosas interesantes), y de esto me enteré muchos años después al comprarmelo en CD.

Son doce temas con lamentablemente algún relleno. “Sweet Cheetah” no me dice nada, y “Mantronic” es una composición del montón (Salvo el riff de inicio y del bridge), para colmo están los dos en ese orden y el bache se nota al escuchar el disco.

Salvando lo mencionado “Inside The Electric Circus” es un muy buen disco del grupo y el punto más alto de la banda en aquel entonces. Sin la visceralidad del debut “W.A.S.P.” (Ya hablaré de el), ni el sonido irregular de “The Last Command”, uno puede adivinar que el acoso del maldito P.M.R.C. cepilló bastante algunas letras zarpadas que tenían antes (Aquí brillan por su ausencia y a cambio tenemos títulos de tema como “Restless Gypsy”), lo cual combina con la decisión del grupo de replantearse la imagen y el show en vivo. Pero los tipos te pasan por encima con su música: intensa, aguerrida (La voz de Blackie es fundamental), y ningún fan de W.A.S.P. debería sentirse defraudado con este disco. Para quienes no los escucharon es dificil de compararlos con otro grupo... acaso un Kiss más crudo con cosas del Mötorhead de los ochentas no estaría ten errado.


El circo está lleno de tigres, metanse adentro. Por suerte la banda crecería mucho con el siguiente disco en estudio.

Calificación: 8/10

MORBID ANGEL “Domination” (1995, Death Metal)


Tras el brutal ataque a los sentidos que significó “Covenant”, el cuarteto de Tampa adicionó a Erik Rutan (En aquel entonces, un guitarrista que sólo había tocado en un grupo de thrash llamado Ripping Corpse) como segundo guitarrista. Morbid Angel volvía a ser un cuarteto y este disco marcaba su segundo lanzamiento vía Giant Records, un sello de primera línea en esa época. Como productor es convocado Bill Kennedy (Sin anteriores experiencias a nivel metal), pero si hay algo que no hace “Domination” es defraudar las expectativas del oyente.

El sonido es más pesado y “seco” que antes y el tándem de guitarras Trey/Rutan suena muy oscuro y disonante, acaso menos cascado y contundente que en “Covenant” pero en todo el disco predomina un clima altamente Lovecraftiano, tenebroso y hay temas más a medio tiempo como el caso de “Where The Slime Live” (Del cual se filmó un video promocional que se pasó mucho en MTV), otros con guiños al doom caso de “Hail Caesar” con Trey dando catedra de riffs asesinos, y el excelente “Hatework” (Que cierra el disco).


También hay instrumentales o efectos que crean secciones más atmosféricas (“Melting”, “Dreaming”) pero otros son verdaderas picanas de death metal disonante y brutal como “Nothing But Fear”, “This Means War”, en donde Pete Sandoval ratifica que es un batero asesino, preciso y veloz como pocos en el género. David Vincent canta menos grave y su voz suena más aspera, y por momentos usa su voz limpia para los coros (“Eyes To See... Ears to hear”).


El disco parece ser un punto intermedio entre la crudeza de “Covenant” y lo elaborado de “Blessed Are The Sick” con el añadido de muchísimo sentimiento opresivo y viscoso. Cuarto disco de Morbid Angel (Quinto si contamos “Abominations...”), y cuarta vez que no defraudan y siguen dominando tranquilos en el death metal.

Calificación: 8/10

MORBID ANGEL "Gateways To Annihilation" (2001, Death Metal)


Luego de la partida de David Vincent para dedicarse a tocar junto a su esposa en Genitorturers, Morbid Angel encontró un reemplazante de inmediato en el ex – Ceremony Steve Tucker. Con el sacaron un muy buen disco (“Formulas Fatal To The Flesh”, anterior a éste), en donde ratificaron que la ausencia de Vincent no había resentido en absoluto la brutalidad y calidad de la propuesta. En este disco, de letra G inicial (Manteniendo la costumbre de seguir el abecedario disco tras disco), no hay duda alguna que Tucker está más afianzado. Ya escribe todas las letras del disco y se lo siente parte firme del grupo. “Kawazu” es una intro semi-cybernética que nos lleva al colosal “Summoning Redemption”, 7 minutos a medio tiempo controlado en donde las violas de Azagtoth y Rutan azotan desde cada canal y el doble bombo de Pete Sandoval marca claramente el pulso del tema.


En relacion a los discos anteriores se percibe una leve bajada de velocidad en pos de rítmos no tan frenéticos, con mucho double bass y cortes bien puestos. Igual los blast beats aparecen y se alternan con los mid tempos, como en “Ageless, Still I Am”. Trey Azagthoth como siempre brilla en las seis cuerdas (Solos y riffs muy logrados, con ese toque tan esquizoide), y en muchos temas hace voces paralelamente a Tucker o asume la principal. “He Who Sleeps” marcha a todo doom, con ese gusto e interpretación característico que la banda le imprime a sus temas más lentos, con Trey vomitando un riff más volcánico (De 03:15 al final del tema). Se retoma la senda más rápida y cruda en “To The Victor The Spoils”, en donde brilla Pete Sandoval para variar. Su doble bombo cada vez tiene mayor ingerencia en las composiciones, y realmente es increíble con que versatilidad enroca variaciones de tempos.


Otro buen ejemplo de creaciones de secciones doomescas que mutan a plena velocidad es “Opening Of The Gates”. No hay mucho más que decir sino ratificar lo de costumbre: Morbid Angel lo logra nuevamente y demuestra que dificilmente saque un disco que defraude a sus fans. Entren a las compuertas de la aniquilación sin temor.

Calificación: 8/10

martes, 26 de febrero de 2008

AMMENTIA "Old Skull" (Demo, 2008, Thrash Metal)


Por primera vez comento un demo en mi blog. Es que este trabajo no lo puedo dejar pasar por alto. Ammentia es un proyecto de Alejandro (guitarrista/vocalista y fundador de 1917 a quién debo agradecer por haberme facilitado el material) que es de difusión gratuita y por primera vez en Rage Reviews verán un link de descarga ya que el autor e intérprete de la música avala la misma. Se nota que dejo muchísima ira en los cuatro temas, hay un constante sentimiento de enojo/furia/intensidad/ir al punto.

Me dá la impresión de que Alejandro grabó todo en un estado de tensión y sin premeditarlo, se calzó la viola y vocalizó con toda la furia. Es así como me gusta cierto thrash, y de esa forma arremete “Cold Lips Of Death”, que recuerda en algo a Possessed y a muchas bandas de la vieja escuela (Slayer, Dark Angel, Armoros). Los temas cantados en español me recuerdan más a 1917 más que nada por la voz, pero el machaque de guitarra de Ammentia es 100% thrash y no hay duda de ello en “Y La Tierra Bebió Sangre” (Con riff letal que arranca en 01:36). Alejandro demuestra que para hacer este estilo no es necesario ir a los pedos todo el tiempo y se animo a equilibrar lo agresivo y lo directo sin pensarlo mucho, como si estuviera “lanzando” los riff, con la concepción de un músico que decidió reinterpretar un estilo que lo apasiona y le ha influenciado en gran parte para crear 1917. Esa sensación de ir al grano sonando seco y fuerte se traslada al resto de los instrumentos. En las composiciones es aún más que evidente.

El riff de arranque de “In The Night Of Desperation” me pone muy tenso, no sólo por lo irritante y áspero que es sino porque me recuerda a alguna banda thrasher ochentosa que no puedo recordar, si te gusta el thrash bien iracundo este demo te espera con los brazos abiertos. Cierra la cosa “El Hambre Del Chacal”, con guitarras directas y chocantes en donde los rítmos son más balanceados (Medios vs. Machacosos vs. Rápidos).

Ammentia demuestra que se puede hacer thrash de la vieja escuela de forma muy profesional en la Argentina. Descarguen este demo y comprueben que es una verdad ineludible. El resultado es altamente positivo y uno le pide más sangre a la vieja calavera.

Calificación: 8.5/10

- Descargar el demo -

sábado, 23 de febrero de 2008

ENTHRONED "Black Goat Ritual (Live In Thy Flesh)" (2005, Black Metal)


Enthroned es una banda de black metal oriunda de Bélgica, con muchos discos años en el ruedo y varios discos en su haber. Telonearon a infinidad de bandas de black y death pero siempre estuvieron dentrodel status de culto y “segunda línea” (Por feo que suene el término). Estuvieron a un paso de tocar en Buenos Aires en Octubre de 2004 pero la fecha se cayó a último momento. Músicalmente lo suyo hiperveloz con riffs cortantes y agudos. Tienen bastante de Marduk, pero hay algo de thrash en algunos pasajes (Kreator de “Pleasure To Kill” es una buena referencia).

Este álbum en vivo fue grabado una fecha antes de la que hubiera sido en Cemento. En la ciudad de Porto Alegre (En lo que fue la fecha que antecedía a la frustrada en Buenos Aires que ya mencioné). Un brasuca iluminado grabó el recital (parece grabado “de aire” y no “de consola”). Independientemente de ello es un buen parámetro para escuchar como suenan estos bélgas en vivo ya que se escuchan acoples, pifias y no hay ningún tipo de retoque de los que suelen sufrir estos CDs en vivo.

El álbum repasa viejos clásicos (“Evil Church”, “The Ultimate Horde Fights”, "Boundless Demonication", "Genocide" todas LIQUIDADORAS al 100%), con temás más nuevos, todo non-stop y casi sin comunicación con el público, salvo un par de veces en donde Sabathan (Bajo/Voz) manda arengas satánicas para enardecer a los “gaúchos”.

Si no escucharon Enthroned y andan buscando palazo, adrenalina y black/thrash, este disco es el punto de partida ideal, ya que en vivo tienen algo que en estudio no: mucho más viscerales y el tipo de grabación beneficia todo ello.

Y para la próxima, me estoy sacando pasaje a Porto Alegre si siguen desistiendo de traer este tipo de bandas a la Argentina. La edición del CD es impecable. Incluye un tema en estudio ("Ethereal Misery") que sigue la línea de los de su hasta ese entonces último trabajo “Xes Hereticum”

Calificación: 8/10

MEKONG DELTA "Lurking Fear" (2007, Thrash Metal)


Tras largos años de espera, Ralf Hubert (Cerebro de la banda) decidió que era hora de volver al ruedo de una vez. Ya con la primera oída uno concluye que Mekong Delta está a full con un thrash intrincado, filoso y electrizante. No acusan el transcurrir de estos diez años de silencio. Secundando al fundador del grupo tenemos a músicos conocidos por su capacidad y solvencia: Uli Kusch (Ex Helloween, Masterplan...), el guitarrista Peter Lake (Theory In Practice), y a Leo Szpigiel en la voz.

Si bien no estamos ante un álbum que esté a la altura de “The Music Of Erich Zann”, el grupo se reencuentra con el sonido que mejor le sienta. Basta escuchar temas como “Inmortal Hate” y “Society In Dissolution” en donde arremeten riffs aclerados y trabados entrecruzados con secciones rítmicas complejas en quiebres y cortes inesperados.

Las ejecuciones de los músicos son impecables y de alto despliegue, imprimiéndole una gran dósis de adrenalina a las para nada convencionales composiciones que conforman cada tema del álbum, que no da respiro en ningún momento.

La fusión de thrash con secciones de música clásica siempre dio excelentes resultados en el pasado: En “Lurking Fear” tiene tres notables momentos: “Allegro Furioso” y “Moderato” (En donde se incluyen pasajes de la “Marcha Imperial” de “Star Wars”), ambos temas extraídos de “Cinco Fragmentos para Grupo y Orquesta” y “Allegro” (De la Décima Sinfonía de Dmitri Chostakovich), todos ricos en variantes, recursos y tecnicísmos musicales.

Mekong Delta nos ofrece un álbum lleno de composiciones expeditivas y climas delirantes e inspirados. Para atragantarse del gusto y bailar hasta la muerte.

Calificación: 8.5/10

lunes, 18 de febrero de 2008

MALEVOLENT CREATION “Retribution” (1991, Death Metal)



Tras un gran debut con “The Ten Commandments” el quinteto de Ft. Lauderdale sufre algunos cambios en su formación. Ingresan Alex Marquez en la batería, y Rob Barrett en la guitarra. “Retribution” es un disco que no defrauda en absoluto y es cien por cien Malevolent Creation en lo que a sonido concierne.

Los climas pesadísimos apoyados en riffs recontradisonantes siguen estando allí, Brett Hoffmann frasea aún más tenebrosamente que en el pasado pero quién es la revelación de este trabajo es un monstruo tras los parches: Alex Márquez (Muy superior a Mark Simpson en todo). Los doble bombos y blast beats que se escuchan en los treinta y cinco minutos del disco pegan en donde más duele y el hombre parece tener brazos para pegarle a cada plato, tom, lo que venga. El resultado arroja temas muy parejos, hay mucha velocidad (“Systematic Execution”), temas cortos muy asesinos (“Monster” con 02:40 minutos furiosos) y riffs que se te incrustan por sus tonos gravísimos (“Iced”) e invitados de renombre que meten sólos de guitarra (El sólo final de “Coronation Of Our Domain” está ejecutado por James Murphy de 04:35 en adelante y se nota... ni hablar del inicio del tema con Márquez y sus bombos).


Sin llegar a tener cierto vértigo e impacto que sí poseía “The Ten Commandments”, “Retribution” tiene mucha mejor producción, Scott Burns les ajustó más las cosas en el estudio y en el balance final. El resultado es una banda un poco más técnica pero muy brutal, los nueve tracks sin excepción son una bomba de death metal norteamericano, en este caso basamentados más en la bata y en esas violas tan graves.

A animarse que serán retribuídos con mucha brutalidad.

Calificación: 7.5/10

sábado, 16 de febrero de 2008

LIZZY BORDEN “Visual Lies” (1987, Heavy Metal)


Este CD lo compré ya curtido en el sonido Lizzy Borden, en una disquería de la Galería Lavalle creo, en 1995.

Luego de un disco en estudio muy contundente (“Menace To Society”, ya hablaré de el). Lizzy decide optar por pulir su metal con claras influencias de Maiden y otros grupos de esa época con sonido similar, pero también con una clara vertiente de hard rock a lo Alice Cooper.

Si a esto le agregamos que el productor de la placa es Max Norman (De EXCELENTE labor), pues “Visual Lies” a mi humilde entender es lo mejor en toda la carrera de esta agrupación norteamericana.

¿Por qué me arriesgo con esta afirmación?. El sonido es potente y muy claro: se puede escuchar a la perfeccción cada inflexión del respectivo instrumento (¡Esto en 1987 señores!). A todo ello se le agregaronn temas muy buenos y parejos, y la cosa no decae durante un solo instante. Ni un punto flojo en las composiciones.

“Visual Lies” es el típico álbum que no te dan ganas de parar de escuchar, y lo harías por dos meses seguidos. “Menace To Society” era más acelerado, menos producido y un tanto más agresivo. “Visual Lies” es metal contundente y con un gancho en los temas que es envidiable y logradísimo.

La intro de “Me Against The World” me recuerda en algo a la de “Welcome To My Nightmare” (De Alice Cooper), y los músicos meten coros excelentes (Acaso fundamentales para el gancho). Las violas de Joe Holmes y Gene Allen están a tope y suenan a punto Caramelo: Norman les sacó lo mejor a ellas. “Shock” y “Outcast” siguen con mucha vibración, melodías que no empalagan pero quedan memorizadas a primera oída, más coros bien insertados. Uno de los puntos más altos es el tema título con sus juegos de voces y el chorus que te pone los pelos de punta, sin necesidad de requerir una canción ultrapesada.

El resto es un festival, pero hay que destacar cosas: Lizzy suena muy a Bruce Dickinson de esa epoca con algo de Geoff Tate, y canta mejor que nunca. Las violas y coros en algún momento tienen cosas de... Helloween (Del Keeper I, escuchar los primeros coros de “Me Against…” ya mencionado” y algunas gemelas de “Shock”). Uno de mis tracks favoritos es el pesado pero melodioso a la par “Lord Of The Flies” (Che, las guitarras de 00:00 a 00:12 son recontra “Bark At The Moon”, si Ozzy escucha esto se muere) con violas más agresivas, un clima muy Maiden como coros muy Queensryche, y acaso el mejor momento de Lizzy con su voz en todo el CD. Se cierra la faena con el más épico y cadencioso “Visions”, que te lleva a caballos de la mano de coros, bajo aplastante y violas acordes.

Un disco para regocijarse del gusto, pero el talón de Aquiles de “Visual Lies” es que todas las agrupaciones que mencioné se cuelan en muchos temas, las influencias están muy bien puestas pero por momentos uno durante la escucha de un tema pareciera escuchar a Heloween, Maiden, y Queensryche juntos... aunque ni dudarlo: ¡¡¡Una masa de CD!!!.

Si conseguís el CD original y mirás el logo por 20 segundos, de yapa viene con una “Mentira Visual”.

Calificación: 8.5/10

MALICE "License To Kill" (1987, Heavy Metal)


Mi aproximación a este grupo fue bastante atípica. Sabía de la existencia de ellos por una nota de una revista “Metal” que tenía en los ochentas y publicidades en revistas importades como “Hit Parader”, en algún número que tenía por allí. Durante los noventas nunca ví nada de ellos en ninguna disquería de Buenos Aires (Y si había afortunado el que se lo compró). Hace unos años gracias al mp3 pude acceder a este disco, y averigüando por Internet mismo me entero de que un sello independiente norteamericano llamado Wounded Bird reeditó este trabajo y su disco debut en formato CD. Sin más preliminare me los compré.

En esa época, el grupo había participado en una edición del famoso compilado “Metal Massacre” (Que lanzaba Metal Blade Records) lo cual les hizo ser buscados por algunos sellos. La cosa es que terminaron nada más ni nada menos que en Atlantic Records (Sello de AC/DC, Twisted Sister, Raven, Over Kill, Savatage en esos años), O sea, en un sello de “Primera A”. En “In The Beginning…” Malice sonaba muy similar al Judas Priest de los ochentas mezclado con un barniz de hard rock y buenas composiciones. Pero ya en aquel entonces sobresalía un integrante por sobre el resto: el vocalista James Neal. Un tremendo vocalista con un registro muy agudo/vibrante/potente - ya que estamos - muy similar al de Rob Halford cruzado con cosas de Bruce Dickinson y Geoff Tate. La banda llegó a ser mencionada como una suerte de “Versión norteamericana de Judas Priest” (Hasta el guitarrista Jay Reynolds tenía un look a lo K. K. Downing).

Para su segundo trabajo deciden pulir su metal al máximo pero agregándole algunas otras cosas. Atlantic les da las mejores condiciones para grabar, Max Norman de productor entre otras y el resultado es un disco más “accesible” pero sin perder potencia en el camino. Lo escucho en pleno 2008 y el sonido del CD es excelente: no quiero imaginarme lo que debe haber sonado esto en 1987. En este caso al “sonido Priest” se le agregan elementos de hard rock muy sutiles pero reconocibles para el escucha entrenado, más algunas cosas más marcadas del Iron Maiden de esa época en las guitarras y en las voces de Neal.

“License To Kill” te atrapa de entrada y no decae. Las composiciones tienen gancho, la dupla de guitarras Mick Zane/Jay Reynolds suena muy vibrante (Esa es la palabra), pero el responsable de ponerte los pelos en la nuca es el susodicho Zane que no se cansa de tirar agudos y falsetes. Hay temas que se destacan del resto, como el tema título (Con invitados en los coros que en un pronto futuro serían más que conocidos: Dave Mustaine y Dave Ellefson), “Against The Empire” (Muy Judas Priest/Iron Maiden en las violas iniciales), “Christine” (Estremecedora) y los más hard rockeros “Breakin’ Down Your Neck” (Que tiene algo de Queensryche en los coros), “Murder” y el groove de “Chain Gang Woman”.

Los tracks se suceden con un sonido de puta madre, ninguno es “relleno”, más violas estremecedoras, y Neal demostrando que se carga la banda a sus espaldas. Acaso eso sea el unico defecto de Malice como banda: dependía mucho del vocalista y en todo el disco se nota (De ahí a que la calificación final no sea más alta), pese a que el resto de los músicos son muy competentes, un caso similar al de Warrel Dane con Sanctuary. A veces un grupo necesita ser más balanceado y no depender de una individualidad.

No obstante, este disco le va a gustar de cajón a todo el que le guste las bandas inglesas que ya mencioné, pero tener en cuenta que como el caso de Lizzy Borden suenan más “americanizados”. La carrera del grupo sufrió unos reveses que le darían su casi sentencia de muerte.... perseguidos por la mierda del P.M.R.C., giras con bandas inadecuadas para su estilo (¿Malice teloneando a Slayer?. Pasó la lógica, los fans de Tom Araya y cía les hicieron la vida imposible y Destruction entró en reemplazo del grupo), hicieron que la banda se fuera disolviendo tras un EP con Metal Blade.

Malice está de vuelta en los papeles con Jay Reynolds y otro miembro original... pero sin James Neal. No creo que sea lo mismo, así que consiganse licencia para matar a toda costa con este disco que sin ser hiperasesino, es metal bastante interesante.

Calificación: 8/10

miércoles, 13 de febrero de 2008

KREATOR “Coma Of Souls” (1990, Thrash Metal)


Luego de haber sido avasallado por ese torbellino de thrash llamado “Extreme Aggression”, al enterarme de la salida de su sucesor fui a Excalibur para que me lo copiaran. Años después por Lavalle me compré el CD en una disquería especializada (Rainbow creo). “Extreme Aggression” representó un cambio muy positivo para la banda. ¿Por qué?. Se volvieron tremendamente punzantes, con más riffs corrosivos y asperos ganaron en producción. Evolucionaron sin dejar de perder la ferocidad que siempre los identificó.

Entretanto “Coma Of Souls” es un buen disco sin lugar a dudas pero “Extreme Aggression” le hace sombra. Pese a que debuta el ex Sodom Frank Godszik en la segunda guitarra, y hay muchos arreglos interesantes - hasta guitarras gemelas en algunos pasajes de tracks- se siente la falta el impacto que contenía “Extreme Aggression”.

Pero este CD tiene lo suyo. Letras que hablan desde el fin del mundo, contaminación ambiental hasta la brutalidad policíaca, con temas realmente potentes/caóticos y algunos muy destacados. Abre el disco a pura velocidad y grito desaforado de Mille “When The Sun Burns Red”. Ya en su bridge aparece el primer tándem de guitarras gemelas Petrozza/Frank. “People Of The Lie” es uno de los mejores temas de la carrera de Kreator, más machacoso, rítmico y “mid paced” (Sin llegar a serlo del todo), pero lleno de una notoria ira tanto en la música como en la letra (“Gente de la mentira”). “Terror Zone” es otro acierto, lo más parecido a un tema lento dentro de lo que ofrecen estos tipos, las violas se vuelven a lucir junto al batero Ventor, pero para el final retoman la velocidad a todo vapor (La mantienen en el muy furioso “Agents Of Brutality”, “Twisted Urges” y “Material World Paranoia”).

¿Qué le resta méritos a “Coma Of Souls”?. Sencillamente el resto de los temas que no mencioné, algunos siquiera te enganchan, otros parecen puestos a ultimo momento (relleno) y termina ocurriendo lo que acontece con muchas placas: Muy buenos temas son frenados por otros más olvidables y se desbalancea la placa. Por mencionar sólo dos el tema título y “World Beyond”. Mismo la producción es buena, pero no tiene la nitidez de ya saben que disco antecesor.

Algunos tuvimos la suerte de ver a la primera thrash alemana tocando en Argentina precisamente con motivo de este disco allá por marzo de 1992 en el Halley de Av. Corrientes y Junín (totalmente excedido en capacidad) junto a Horcas y Todos Tus Muertos. Mucho entusiasmo entre los thrashers y realmente no te podías mover 1 cm para ninguna dirección (Y Halley albergaba 2500 personas cómodas, más que Cemento).

Igual el peso, potencia, agresión y ferocidad que tienen los de más fuste hacen de este disco algo digno de escuchar, pero no una agresión extrema.

Calificación: 7/10.

viernes, 1 de febrero de 2008

MALEVOLENT CREATION “The Ten Commandments” (1991, Death Metal)


Este CD fue uno de los debuts de grupos de death metal norteamericano que más me ha gustado de todos los que he escuchado. Si bien mi inicio a la banda fue con su segundo CD “Retribution” allá por 1995 (Del cual ya hablaré aquí), al año compré este primer disco CD - creo - en Jackflash.

Es necesario nuevamente destacar aquellos años: el death metal estaba terminando de explotar en los Estados Unidos y luego de las bandas más emblemáticas (Death, Morbid Angel, Obituary y Deicide) se venía una “segunda camada” que tenía lo suyo (Otras bandas serían Immolation, Suffocation, Monstrosity, siempre hablando de ese país). Malevolent Creation se enrola dentro de esa oleada, y recuerdo como los lectores de revistas como “Metal Maniacs” venían avisando de que esta banda en los correos de lectores antes de que se lanzara el debut (Oriunda de Ft. Lauderdale, Florida, una ciudad llena de veleros, lujo, y hermosas playas, a 35 millas de Miami).

En lo musical los tipos no perdonan y son contundentes. Apoyados en una excelente producción (Otra obra maestra de Scott Burns y van), Malevolent Creation tiene un distintivo: su sonido es death metal norteamericano con mucho doble bombo del batero Mark Simpson, riffs bien graves/taladrantes (Las violas de Phil Fasciana y Jeff Juszkiewicz) y un vocalista “no podrido” como Brett Hoffmann. Su voz raspa sin guturar y las letras son casi narradas, haciéndose más entendibles en inglés a comparación de otras colegas.

Es dificil destacar un tema (El disco es ideal para escuchar de corrido, tiene mucha energía y agresión), luego de la intro – otro tic de toda esa camada – hay tanta velocidad, como tiempos medios, cortes, y violas (Sumamente graves en su tonalidad y bien disonantes, con algo del sonido de Sepultura en “Arise”) que te impactan de lleno en la cabeza. El batero es impresionante, escuchar ese doble bombo repiqueteando sin parar es hasta casi adictivo. Sólo mencionaré dos temas ya que los demás son muy buenos y parejos: “Sacrificial Annihilation”, la banda pone el pié en el acelerador, las violas adoptan unos riffs muy bestiales de cinco notas disonantes aproximadamente (Y hasta el bajo dice presente) y la sección que va de 02:02 a 02:23 se suma la batería y se logra el momento más aplastante de la placa. Y no se puede dejar de mencionar el tema título que cierra la placa a toda violencia, machaques furiosos se entrecruzan con más velocidad, el oyente hasta queda con ganas de más luego de casi 38 minutos de vendaval.

“The Ten Commandments” aplasta por el conjunto, no por las individualidades. Y esta frase se aplica a la banda, no hay músicos que sobresalgan mucho por sobre los otros (Si hay un vocalista particular y un batero más que interesante). Si no los escuchastes y te va el death metal de aquel entonces, hacelo ya. Son nueve temas – diez con la intro – que te mandan el cuerpo contra la pared de la habitación. Demoledor debut de una banda que ya amenazaba con más.

Calificación: 8/10

DEICIDE “When Satan Lives” (1998, Death Metal)


Un CD que compré meses después de su lanzamiento en Jackflash, creo que para Febrero de 1999. Ni sabía que habían editado un disco en vivo, el dueño me avisó que lo tenía y ni lo escuché: me fui derecho a casa con el compact.

La banda venía en muy buena forma tanto en estudio (4 discos de muy buen nivel) como en vivo. En este último aspecto algunos lo pudimos comprobar en carne propia. Deicide tocó en 1994 en el Estadio Obras junto a Cannibal Corpse, Ratos de Porao y Escabios, y en lo que a mí concierne fue un show demoledor: los guitarristas probando sonido delante del público como si nada, subieron con las luces del estadio prendidas y descargaron material de sus primeros discos durante 50 minutos sin decir ni “mu”. De ahí a que tenía ganas de escuchar un disco de estas características.

Grabado en el House Of Blues de Chicago, “When Satan Lives” evidencia que Deicide en vivo es aún más incendiario que el Deicide “en estudio”. Si a eso se le añade que la selección de temas es inmejorable, el resultado es un disco del carajo. No advierto mucho retoque en estudio (Overdubs o correcciones, salvo el silencio mientras tocan y el publico vivando recién al final), Deicide en los papeles suena muy parecido a lo que se escucha este CD - No tomar de referencia el show en El Teatro del 2006 – y a diferencia de esa fecha en donde Glen Benton habló mucho y el sonido fue pésimo, en “When Satan Lives” los temas se suceden uno tras otro (Una bomba tras otra) y el bajista casi ni habla con el público salvo para anunciar algún track.

Como siempre las palmas se la lleva Steve Asheim con su despliegue en la batería (¿Este tipo tiene tres brazos?), y el tandem de violas de los Hermanos Eric y Brian Hoffmann que suenan más “gordas” y aplastantes en las tablas. Así se suceden temas de los 4 discos de aquel entonces en performances ajustadísimas pero llenas de oscuridad y intensidad, los que más sobresalen son los de “Once Upon The Cross” y “Serpents Of The Light”, si bien hay temas de “Legion” (Solamente “Dead But Dreaming”) y cuatro de “Deicide”. El tiro de gracia lo pegan con el cierre de la mano de “Sacrificial Suicide” y los Hoffmann creando un murallón de violas en la intro (00:02 a 00:10, colosal) para lanzarse de lleno con el tema, que es el mejor momento de todo el show a mi gusto.

Satanás metió la cola con todo en este CD. Si sos fan de la banda, de obligatoria escucha.

Calificación: 9/10

DEATH “Human” (1991, Death Metal)


Mi inicio a Death fue gracias a una copia en cassette de “Spiritual Healing”, según el dueño de la disquería Excalibur “El disco que más copié en la historia de la disquería”. Si bien el mencionado disco me gustó no me terminó de volar el mate: había buenos temas, estaba James Murphy como guitarrista en lugar del saliente Rick Rozz pero algo faltaba y creo que con “Human” pude advertir que era lo que le faltaba al disco anterior. En el seno de la banda se sufre lo de siempre: cambios en la alineación. Dejan la banda el bajista Terry Butler y el batero Bill Andrews, y realmente hubo de todo de cosas en el medio – incluída la salida parcial del mismo Schuldiner de la banda - y no cabe detallar aquí a fondo lo acontecido. Se rearma la banda en estudio y Chuck decide conformar un combo con musicos extremos de altísimo nivel: el bajista Steve DiGiorgio (Cortesía de Sadus), Sean Reinert y Paul Masvidal (Batero y violero de Cynic, ambos).

Se encierran en los Morrisound Studios con (¿Quién sino?) Scott Burns, y es editado este tornado “humano” de death metal. “Human” suena mucho más ajustado y pesado que “Spiritual Healing”, y la incorporación de músicos de mejor nivel técnico termina por redondear un trabajo aplastante por donde se lo mire. Sean Reinert es una pesadilla hecha batería, Di Giorgio es muy sólido aunque acá no hace líneas de bajo tan audibles como en Sadus (Si lo haría en “Individual Thought Patterns”). Los tres músicos potencian el conocido talento de Chuck e interpretan temas furiosos, épicos, trabados, veloces, oscuros y trepidantes. La banda pega la primera estocada con uno de los mejores temas de todo el CD: “Flattening Of Emotions”, en donde Reinert da cátedra de doble bombo y las violas suenan furiosísimas al par del resto de la banda. “Human” es un disco que no sólo muestra un saludable nivel en las interpretaciones ya que además cuenta con buenas composiciones caso de “Lack Of Comprehension” (De la cual se llegó a editar un video”, “Together As One”, “Suicide Machine” las violas de Chuck y Masvidal sonando muy Thin Lizzy en el bridge de “Secret Face”. La intensidad y la potencia no ceden un segundo – hay ataques de guitarra que son fenomenales, aceleran los riffs de golpe y se crea un efecto muy aguerrido – pero “Cosmic Sea” rompe la regla: un instrumental con climas atmosféricos, efectos “cósmicos” y guitarras gemelas tirando notas al aire cargadas de nostalgia y belleza.



Lo unico que le falta a “Human” es el “gancho” que tenían los temas de discos como “Leprosy”, pero evidentemente no es lo que Schuldiner buscaba en esta ocasión, que es intuyo, pasarte por arriba con una topadora. Para “Human” no hay duda de que la banda experimenta un crecimiento a nivel sonido y mostraba clarísimas señales de más ascenso en el mediano plazo. Una curación espiritual los volvió humanos y muy brutales con una gran dosis de tecnicismo, y eso que lo mejor estaba por venir.... Y como siempre:

R.I.P. "Evil Chuck"

Calificación: 7.5/10