domingo, 25 de febrero de 2007

VIO-LENCE "Eternal Nightmare" (1988, Thrash Metal)


Este álbum me fue pasado en un cassette TDK con tapa fotocopiada en blanco y negro allá por 1991. Pese a que estaba grabado como el culo (De otro cassette trucho, que epocas esas) me impresionó mucho la música y vorágine de la cinta. El CD recién lo conseguí en 1996 y ahí todo lo que sospechaba se terminó de potenciar aún más. “Eternal Nightmare” es uno de los debuts más resonantes de toda la historia del thrash. La banda venía con cambios de integrantes y algunos demos, pero el sello Mechanic se presenta y decide contratarlos para que graben su debut, con siete temas repletos de riffs eléctricos, velocidad, machaque y muchísima agresión.

Son sólo siete temas porque iban a ser ocho: a último momento uno fue dejado de lado por temor a la censura (“Torture Tactics”). Igual la corta duración del disco hace que sea su efecto aún más letal. El tema título abre el asunto a puro thrash, acelere, y violazos asesinos. Sean Killian canta bien agudo tratando de seguir la velocidad de los demás instrumentos. Más de lo mismo con “Serial Killer” que vuelve a estamparte contra la pared por su voltaje. En “Phobophobia” bajan un poco las RPM logrando un tema menos descontrolado que los dos primeros. “Calling On The Coroner” es el más machacoso de todos, con cambios de ritmo bien puestos y los violeros Rob Flynn y Phil Demmel bien afiladitos. El baterista Perry Strickland es fundamental para mantener el tempo aceleradísimo que promedia en toda la placa. Si bien hay algún momento más lento la banda se inclina marcadamente a poner el pié en el acelerador apenas puede.

Los tres temas restantes (Que eran el lado B del disco para los más viejos) son 100% thrash, como los dos primeros. La adrenalina y electricidad de “T.D.S.”, la furia de “Bodies On Bodies” y el tiro de gracia que hace volarte la cabeza... “Kill On Command” con su final hiperfurioso de 04:17 a fin de tema (De lo más devastador que se ha hecho en la historia del genero con esos riffs frenéticos “subiendo” a la par de la batería). No hay muchos detalles para desmenuzar más allá. Este disco es para ponerlo al mango y sentir la electricidad correr por todo el cuerpo. La producción de John Cuniberti (Joe Satriani, Forbidden entre otros) es impecable y hace que cada azote pegue más adonde duele.

A mi gusto Vio-Lence nunca superaría este debut inolvidable. El segundo álbum fue una sombra en relación a este debut (Desde la producción hasta los ocho temas que pudieron haber sido nueve si de nuevo les hubieran dejado incluir “Torture Tactics”), y eso que pasaron a Atlantic (Que se dio el lujo de destruir 40.000 ejemplares ya listos con el susodicho tema a poco de lanzarse el álbum). Luego - como la costumbre de este sello indica - serían echados y editarían de una vez ese tema en un EP, para luego sacar su último disco “Nothing To Gain”.

En resumen, “Eternal Nightmare” fue su debut y punto más alto de estos ñatos. Pero les alcanzó para sacar uno de los discos más vibrantes del estilo.

Calificación: 9/10

MELIAH RAGE "The Deep And Dreamless Sleep" (2006, Thrash Metal)


Luego de un gran regreso con “Barely Human”, el legendario quinteto de Boston vuelve a la carga con un nuevo CD. El baterista original Stuart Dowie regresa a la banda quedando 4 de los 5 miembros originales de la formación que grabó el perfecto “Kill To Survive”, uno de los mejores álbumes de heavy metal de toda la historia que pasó bastante desapercibido pese a haber sido lanzado por Epic Records.

Nuevamente Meliah Rage ha logrado sacar un álbum de calidad. Hay diferentes elementos en los 8 temas que lo componen, con 34 minutos de duración total. Luego de muchas oídas (Arriba de 10 ya) estoy en condiciones de hacer una review más “objetiva”, ya que me cuesta ser 100% imparcial por el enorme fan de esta banda que llevo adentro.

“The Deep And Dreamless Sleep” a primera oída puede parecer un disco más pero recién a la tercera audición uno advierte que no es así. Los temas son más introspectivos pero muy contundentes conformando una formula rara ya que los riffs básicos de la banda siguen estando allí. “Permanently Damaged” abre el CD con su estribillo muy logrado y coros armónicos. Es un track con clima entre serio y nostálgico. Paul Souza canta aún mejor que en el álbum anterior adoptando un rango más grave y más desenvuelto vocalmente.

Siguen con “God And Man” que nos pasea desde violas solemnes hasta riffs machacosos que recuerdan bastante al Judas Priest de “Jugulator” y se perciben algunos elementos de bandas como Alice In Chains por el tratamiento de los coros (semi-depresivos). El tema es lento, relajado, y con un dejo de tristeza.

Ya escuchados los dos primeros temas uno cree extrañar algo del “viejo Meliah Rage”. No hay cabalgatas y violas con melodías épicas, cosas que solían brillar en todos los discos de Anthony Nichols y cía. Error.

El disco prosigue con “Undefeated”, tras una intro muy machacante logran uno de los mejores temas del CD en donde abundan las guitarras “maidenianas” y épicas, Paul Souza vocaliza con mucha garra y melodía, Stuart Dowie le pega como sólo el sabe manteniendo un tiempo medio (Ni a lo Slayer, ni a la “doom”). Las violas suenan más frescas, coloridas y menos oscuras que en los dos primeros tracks.

El tema “The Deep And Dreamless Sleep” es mi favorito de todo el álbum y un peso pesado, tiene un riff de arranque que recuerda al de “Black Sabbath” (1970), abundan las violas y excelentes climas armónicos a cargo de la dupla Tony Nichols/Jim Koury, acompañados por un Souza más melódico y menos áspero. La sección que va de 02:40 a 03:50 es lo mejor del álbum por su musicalidad y contundencia, con solos muy logrados, batería aplastante, cortes de ritmo secundados por machaques bien puestos y una sección de violas memorable que vuelve más a los riffs más característicos del grupo.

Como siempre, suenan pesados conservando y cuidando la melodía de los temas, equilibrando thrash y heavy metal tradicional con armonías, tal como lo vienen haciendo desde hace casi 18 años. En “Twisted Wreck” vuelven las violas bien heavies y afiladas con algo de Dave Murray y Adrian Smith en ellas, las secciones con machaques precisos son bombásticas y la pegada sólida de Stuart Dowie es secundada por voces gritadas en los coros a armonizadas en el resto del tema.

Paul Souza es un monstruo cantando, supera su performance en “Barely Human”. El puesto dejado por Mike Munro le pertenece por completo, meritos ya ha hecho de sobra y los ratifica en los ocho temas del CD. Siguen a todo vapor con el muy enérgico “Curse” con breaks y guitarras gemelas virulentas con solos que van de 01:28 a 01:53 mostrando la calidad de guitarristas que tiene este grupo, sus violas aquí son las más machacantes de todo el CD dejando los riffs más tradicionales de lado.

Uno después de este tema recobra la calma: Meliah Rage sigue pateando culos en pleno 2006. Estos tipos dificilmente saquen un disco por debajo de lo “bueno”. Tanta catarata de lanzamientos nuevos, y estos tipos cada tanto dan el batacazo. Se los escucha en gran nivel, más ensamblados que en “Barely Human” y la pegada de Stuart Dowie es muy pero muy bienvenida. Realmente se lo extrañaba, fue un integrante fundamental de la banda en los dos primeros álbumes, la sección rítmica que conforman con Jesse Johnson en el bajo es solidísima.

Se cierra el CD con dos temas muy buenos: “Last Of The Wanted” es lo más similar que se encuentra a una balada muy oscura llena de sentimientos con un chorus emotivo y pegadizo. El tramo que va de 02:48 a 03:18 muestra a unas violas increibles mezcladas con la batería y la voz dando como resultado otro de los puntos más altos de todo el disco. Souza nuevamente vuelve a demostrar sus dotes vocales y el resto de la banda suena al rojo vivo.

El tema final es una MASA: “Take What You Want” te pone los pelos de punta con su estribillo excelente y violas muy serruchosas. El resto de la banda suena como un Scania andando por los carriles que limitan el heavy metal tradicional con el thrash metal de Metallica de “Master Of Puppets” con Paul Souza pegando unos gritos memorables de 02:27 hasta el final.

Meliah Rage sigue sacando discos que superan claramente a otras bandas del mismo estilo pero con más juventud. Seguramente seguirán pasando desapercibidos aunque el mes pasado hayan teloneado a Alice In Chains en Boston y en estos días lo hagan lo mismo con Testament.

No importa, “The Deep And Dreamless Sleep” es uno de los mejores lanzamientos de este 2006 y mantienen el nivel de calidad mostrado en “Barely Human”.

La producción es muy buena e impecable. ¿Me creerían si les digo que Meliah Rage es una de las bandas más subestimadas de toda la historia del metal?. Escuchen este álbum y los anteriores para salir de dudas.

Imperdible si te gusta el metal que está entre el thrash y lo más tradicional. Fans de Iron Maiden, Metallica, Saxon, Riot, Thin Lizzy y Metal Church no dejen pasar este álbum.

Pasan los años y Meliah Rage sigue “Matando para sobrevivir”.

Calificación: 8/10

MELIAH RAGE "Barely Human" (2004, Thrash Metal)


Meliah Rage es un quinteto oriundo de la ciudad de Boston, USA. La banda surgió a finales de la primera camada de bandas de thrash metal, lanzaron un par de demos, lo cual captó la atención de ciertos sellos, siendo contratados nada más y nada menos por EPIC RECORDS allá por el año 1988, editando así su álbum debut, el excelente “Kill To Survive”.

Dos años después sale su predecesor “Solitary Solitude”, manteniendo un buen nivel. Pero ¿Qué ocurre después?. El thrash no es más negocio: el grunge sí. Pearl Jam y Nirvana son lo más. Son despedidos por Epic, como también ocurrió con otras bandas del género que habían sido contratadas por grandes sellos (Metal Church, Flotsam and Jetsam, Sanctuary, Death Angel, Annihilator por mencionar SOLO algunas...).

Solo Metallica y Megadeth quedan en sellos de importancia.

Pese al revés, los tipos siguen juntos aunque algunos prueban con proyectos paralelos, grabando un par de demos pero la escena musical no demandaba tanto thrash como en los ochentas. Desanimados, cuelgan los botines pero en 1996 Nichols decide reformar la banda y editan su tercer (muy buen) CD titulado “Death Valley Dream” vía un pequeño sello llamado Backstreet Records, con escasa repercusión. Nuevamente la banda se disuelve, pero 7 años después es nuevamente Mr. Nichols quién se pone las pilas y reune virtualmente al primer Meliah Rage para grabar la placa que tengo aquí en mis manos, recibida y encargada directamente a Screaming Ferret Wreckords, pequeño sello independiente de USA que apoya al metal editando entre otros a Nuclear Assault y a Anvil.

“Barely Human” es un muy buen disco de... ¿Thrash?. Pues sí y no a la vez. Estos tipos meten mucha melodía en sus guitarras junto al machaque thrasher tradicional que la usanza manda, musicalmente están muy cercanos al mejor Metal Church, al Metallica de “Master Of Puppets”, y se perciben elementos del Riot de “Fire Down Under” y hasta ciertas influencias dispersas de bandas de la NWOBHM (Como Iron Maiden, Saxon, Raven) y otras aún más viejas como Thin Lizzy. En la banda ha habido ciertos movimientos internos claves: no está el vocalista original Mike Munro, lo reemplaza un ígnoto Paul Souza, de gran registro vocal, muy en la vena de James Hetfield.

El tema que abre el CD es el mejor del álbum: “Hate Machine” escupe polenta y a la vez nostalgia, los tipos tocan como siempre pero con mucha convicción y ganas. Souza (No confundir con Zetro el ex - Exodus) se mueve como tiburón en el mar nadando entre las líneas melódicas trazadas por el tándem de violas Nichols/Koury, quienes maravillan con sus momentos de guitarreo gemelo.

Cabe destacar que es un disco de thrash muy ganchero, en el sentido de que uno no se aburre con lo que está escuchando puesto que las melodías y los cortes rítmicos abundan, Barry Spielberg (Ex – Wargasm para los memoriosos thrashers de los 80’s) le pega con alma y vida a los parches, como se puede apreciar en los temas más rapidos como es el caso de “Invincible” (Que cuenta casualmente como musico invitado en el bajo a Bob Mayo, ex - Wargasm y Meliah Rage).

El resto de la placa mantiene el muy buen nivel y gusto en las composiciones, bajan las revoluciones en “Barely Human” y “Ungodly” (En donde Souza adopta una voz similar a Mark Osegueda, de Death Angel). ¿Querés temas mas veloces?. Pues no hay problema alguno. Te esperan “Wrong place, right time” y “Motor Psycho”. Y en el medio de ellos está “Bloodbath” con un riff muy elegante y un gancho que muchas bandas desearían tener. Y un lento a la vieja usanza thrasher, de notable factura (“Hell Song”).

Sin dudas Meliah Rage es una banda que fue y es un diamante en bruto. Están avisados!. No puedo dejar de recomendarte este disco si te cabe la movida de thrash 1985-1990, si eras de escuchar bandas como Xentrix, Metal Church, Flotsam and Jetsam. Aquí encontrarás la luz!!

Calificación: 8.5/10

MELIAH RAGE “Live Kill” (1989, Thrash Metal)


Un item jodidisimo de conseguir pero tuve relativa suerte. Para los más viejos... ¿Se acuerdan cuando buscando una cosa encontraban algo que tanto buscaban en una batea?. Ya siendo fan de los tipos y sabiendo que era una misión imposible, ni me calenté en conseguir el CD. Un día de 1994 revolviendo cassettes importados en la ex disquería Rainbow se me apareció este EP milagrosamente. Con una característica que tenían algunos de esos lanzamientos en cassette: las dos caras estaban grabadas con lo mismo para evitar rebobinados al pedo y gastar cinta.

El cassette importado que tenía de “Reign In Blood” también tenía ese formato gracias a sus sólo 29 minutos de duración. Recién en el 2007 lo consigo en CD gracias a un disquero de Belgrano que hizo malabares.

En una gira en la que Meliah Rage teloneaba a Metal Church, el grupo de Seattle tenía previsto durante un show en Detroit grabar el show para ser emitido en una radio. A fin de comprobar la calidad de grabación y funcionamiento del los equipos se grabó a modo de prueba el set de Meliah Rage. El resultado fue tan bueno que cuando CBS lo escuchó decidió editar un EP en vivo. “Live Kill” muestra que Meliah Rage en vivo es tan energético, prolijo y melódico que en su debut. En vivo en "Harpo's", allá en Detroit (Ciudad del Rock como bien dice Kiss)

La gran sorpresa del EP es la inclusión de un tema que fue descartado de “Kill To Survive” por temor a problemas con la censura por parte de CBS (Que ya había tenido sus asuntos con Ozzy y Judas Priest). ¿Cómo se llama el tema?: Nada más y nada menos que “Kill To Survive”... ¡Y hubiera sido el tema título del debut y el que hubiera abierto ese glorioso álbum en vez de "Beggining Of The End"!. Fue por ello que ese disco sólo incluía siete temas ocurriendo lo mismo que Vio-Lence en su debut “Eternal Nightmare” (Si leen más abajo la review está descripta la situación).

El tema “Kill To Survive” es muy oscuro y conserva esas armonías de viola que crean Nichols/Koury. Realmente hubiera mantenido el 10/10 que ya ostentaba el disco en mi calificación si CBS hubiera permitido su inclusión. El cantante Mike Munro tiene buena comunicación con el público y antes de cada tema tiende a describir de que trata el mismo. Vocalmente es impecable. Se suceden joyas como el ya citado “Beggining Of The End”, “Bates Motel”, “Deadly Existence” y “The Pack”, con un solo de batería a cargo de Stuart Dowie que te estampa contra la pared, superando con creces al grabado para el disco.

Un gran registro en vivo siguiendo la tendencia de casi todas las bandas thrashers que surgían en esa época: sacar un EP luego del disco debut (Ej: Testament, Forbidden, Sacred Reich y alguna otra que me olvido).

Calificación: 9/10

MELIAH RAGE "Death Valley Dream" (1996, Thrash Metal)


Luego de su segundo disco “Solitary Solitude” la banda es despedida por Epic. Meliah Rage se mantiene activa grabando demos, años después algunos de sus integrantes se lanzaron con proyectos musicales que no prosperaron. En 1996 Anthony Nichols decide reformar la banda quedando sólo de la formación original él mismo, Mike Munro (voz) y Jim Koury (Guitarra). Entran Bob Mayo (Amigo de la banda, Ex Wargasm) en bajo y Dave Barcos en la batería. “Death Valley Dream” es un buen disco, un regreso luego de tanto tiempo sin encontrar sello que estuviera interesado en ellos.

De entrada se nota la partida de Stuart Dowie en la batería, Dave Barcos es técnicamente superior pero no tiene la pegada, despliegue y el swing de su antecesor. Basta el tema título para muestra de esto último y darse cuenta que las influencias de Metallica han crecido mucho más de lo que se debiera (demasiado a mi criterio), en especial Mike Munro que casi imita a Hetfield. El mismo sindrome afecta a Anthony Nichols y Jim Koury que tienen muy presente a “Master Of Puppets” en todo momento.

Los temas son parejos, buenos, sobra polenta en ellos y el sonido logrado es bueno... pero no llega al nivel de los dos primeros discos. Cumplieron haciendo lo que saben hacer con decoro. Y es un disco mucho más recomendable que el de otras bandas del estilo. Uno de los mejores temas es “Media” aunque suene medio hardcoreado al inicio luego se vuelve 100% metal con unos violazos de 01:05 a 01:17 que rasquetean paredes. “Blacksmith” arranca a todo machaque, es uno de los mejores temas de “Death Valley Dream” poseedor de unas armonías muy logradas en las violas del chorus, lo cual los aproxima a sus trabajos anteriores. “Wear+Tear” es un tema que parece mezclado de otra forma o sacado de otro lado, con la batería más baja y las violas sin la nitidez que tienen en otros tracks, suena a un Helmet thrasheado que pasa sin pena ni gloria. El gran punto flojo y un tema totalmente prescindible.

Lo mejor de “Death Valley Dream” viene de mitad para adelante. “Madness And Poetry” es una de las mejores composiciones del CD con sus melodías de viola llenas de malabares, mechadas de riffs contundentes y Munro cantando con todas las ganas, incluyendose al final del tema pasajes de teclado que calzan perfecto. El thrash más machacoso viene con “Crow” y sus guitarras serruchadoras muy en la vena de Metallica e interpretado con mucha soltura y convicción, el chorus tiene mucha garra.

Mi tema favorito y el más parecido a lo que Meliah Rage interpretaba en los dos primeros trabajos es “Posessing Judgement”, intrincado con riffs filosos, El chorus que va de 1:19 a 1:36 es de muy buen gusto, conservando ese sentido de la armonía que tanto los diferencia de otros grupos en el género. Sigue la cosa con “War Journal”, con un riff muy en la vena de Over Kill y Munro cantando como si fuera Eric A. K. (Flotsam And Jetsam), los tipos machacan de inicio a fin sin tanta melodía con algunos breaks y efectos sampleados, el tema golpea y sacude al oyente. “Prideland” es otro de los momentos más destacados de “Death Valley Dream”, las violas de Nichols y Koury arrancan de 0:07 a 0:19 con una intro muy lograda en sus guitarras, al tema le sobra energía, ganas, todo muy bien interpretado con muy buen gusto, atesorando nuevamente las melodías y experimentando con nuevos pasajes acústicos a mitad de tema.

Se cierra oficialmente el disco con “The Last Detail” un instrumental muy bueno, al estilo “Orion” de Metallica, en donde por momentos hay pasajes funkies. De yapa se incluye un bonus track con un tema demo que grabaron en sus años sin sello (“Scarred”, del año 1992, otro track muy en la vena de Hetfield y cía). “Death Valley Dream” es un disco que vale la pena escuchar si te gusta el thrash con melodía, pero si uno busca lo mejor de Meliah Rage... debe retroceder dos discos. En donde Metallica era un ingrediente más y no un factor influyente.

Este disco salió remasterizado a inicios de 2008, por Locomotive Records, y es el favorito de Anthony Nichols según me comentó en un reportaje que le hice. Yo creo que no es para tanto, es muy bueno, pero el primero es inigualable.

Calificación: 8/10

MELIAH RAGE "Solitary Solitude" (1990, Thrash Metal)


Fui a la Disquería Excalibur en 1991, me los pasaron y quedé alucinado con lo que escuché, me lo grabaron a casette y lo lijé durante mucho tiempo. A los dos años lo conseguí en CD en plena fiebre de cataratas de ediciones importadas que se compraban por acá en aquellos años (1992-1995). “Solitary Solitude” es un excelente disco, pero tiene UN sólo defecto: no llega a tener la magia y el grado de perfección del iniolvidable debut “Kill To Survive”. No obstante, siguen la misma línea musical de ese álbum con abundantes riffs machacosos mechados con muy buenas melodías y armonías en las violas (Muy al frente en la mezcla, pero no molesta en absoluto), bastante influencias de Metallica (La más notoria, en especial recuerda mucho a “Master Of Puppets”), Riot, Thin Lizzy, Raven.

El tema título abre el disco a todo metal, tiene desde lineas de bajo que recuerdan al tema “Peace Sells...” de Megadeth (de 00:24 a 00:35), coros épicos hasta riffs que te ponen los pelos de punta. Mike Munro es un cantante muy interesante, una suerte de Hetfield melódico que equilibra excelentemente garra con melodía, superando en este disco lo hecho en “Kill To Survive”. Hay un interludio instrumental majestuoso (De 03:42 a 04:30) lleno de armonías y violas gemelas apuntaladas por la base de Johnson y Dowie, a partir del riff asesino que arranca en 04:54 se desata un machaque (Recordando al “Battery” de Metallica levemente más lento) que te invita a hacer pogo contra las paredes, seguido por las formidables guitarras gemelas de Nichols y Koury.

Abundan los cortes de ritmo y machaques en “No Mind”, con un riff muy virulento, notándose más presencia de coros (¡De 1:33 a 02:16 sacan chispas!), lo de Munro y su voz es realmente impecable (Como en todo el disco, parece ser la figura que más se destaca). Las violas de Anthony Nichols y Jim Koury suenan bien thrashers y precisas, filosas pero con absoluto sentido de la armonía, algo que hace de esta banda un lobo solitario. No necesitan pudrir el sonido con pedales innecesarios, no lo precisan ni les interesa. “Decline Of Rule” baja un poco la intensidad y el tempo, dando lugar a un tema más oscuro pero con unas texturas muy logradas. La letra habla de la caída del Muro de Berlín, con un gran despliegue y ejecución de Stuart Dowie en la batería y formidables voces de Munro nuevamente (Para despejar dudas escuchar el bridge de 02:28 a 03:00). Hay otro pasaje instrumental muy exquisito que cierra el tema, creado por las guitarras lleno de armonía, bien cuidada y resaltada a partir de 04:35.

En “Retaliation” ocurre lo mismo pero el tema es más acelerado e intrincado, sobretodo en lo que a riffs concierne. Estos ñatos tienen sus influencias músicales claras (Repito: El Metallica de “Master Of Puppets” muy a la cabeza) pero saben amalgamarlas para lograr algo colosal y con personalidad pese a ello. En su letra se mencionan las revueltas sociales que hubo en los suburbios de los Angeles a inicios del 90. A partir de 03:37 se desata otro machaque que invita al mosh. El tema más flojo, y que hace tal vez que el disco no sea perfecto es “Deliver Me”, una balada hecha con piano que me huele a imposición de Epic hacia la banda para pasar algo por la radio. El tema es correcto pero no tiene nada que ver con el resto del disco ni menos con la propuesta de la banda, no llega a ser siquiera un “Fade To Black” o una balada oscura, esta más cerca de cosas como Supertramp que otra agrupación, aunque la linea de piano ironicamente tiene cosas de ese inolvidable instrumental llamado “Meliah Rage” (Obvio, de su álbum debut).

Se revindican totalmente con el aplastante “The Witching”, un thrash a pura melodía, coros, riffs electrizantes, Munro sacandole brillo a la voz, con un bridge lleno de guitarras armoniosas. Se grabó un video (totalmente pedorro en su primera parte, luego aparece la banda en vivo en un pub) para difundir este tema. Todos los temas a excepción de la mencionada balada son de muy buenos para arriba, muy elaborados sin ser hipertécnicos, equilibrados, y te mantienen expectante, te dan ganas de saber como va a arrancar el tema siguiente. Estos tipos crean melodías muy interesantes, sin ser gancheras y no pierden agresión en su interpretación musical.

“Lost Life” es un thrash cruzado con cosas de Saxon, con una letra brillante en donde se reflexiona sobre la destrucción que provoca la droga en la gente...

Tú, ya estás hecho...
Te has inyectado esa aguja en tu brazo...
Ahora tú, estás perdido...
Matas por una dosis a cualquier precio...
Ahora sos un esclavo...
Enganchado con esa mierda y devastado...

Cocaína, Heroína, Marihuana, Crack...
Toda esa nueva mierda, y la vieja bosta de siempre...
Todo puede estremecer, pero todo te matará...
Pero te arriesgarás a perder la vida...

“Swallow your Soul” es otra muestra de polenta, sostengo que la amalgama entre heavy metal tradicional, thrash, y armonías es única en estos tipos, logrando un equilibrio inigualable. Siempre se los comparó con Metal Church pero para mí Meliah Rage siempre fue superior, aunque ciertas coincidencias los unieron (Tour compartido, mismo sello discográfico, propuesta musical no 100% thrash, enfasis en la melodía sin sacrificar agresión). El disco se cierra con “Razor Ribbon”, con otro gran estribillo y grandes riffs.

“Solitary Solitude” hubiera sido 10 puntos si no hubieran editado primero “Kill To Survive” en donde todo es 10 puntos. Le bajo un punto por la balada innecesaria... y por la falta de un instrumental que te haga clavar las uñas al techo como el “Meliah Rage” en el debut. Luego de editado el disco, se puso el grunge de moda y Epic los puso de patitas a la calle... irónicamente junto con Metal Church (Otro punto en común).

¡¡¡Gran disco!!!! Si te gusta thrash+melodía no dejar pasar por alto ningún disco de estos Bostonianos.

Calificación: 9/10

MELIAH RAGE "Kill To Survive" (1988, Thrash Metal)


Recuerdo una tarde allá por Febrero de 1993. Estaba en la vieja disquería Excalibur (Ubicada en el microcentro de Buenos Aires, una cueva oculta en una galería en donde había todo tipo de material inconseguible) viendo que CD me iba a comprar. Ya había escuchado el segundo trabajo de estos “thrashers”.... ¿Thrashers?. Es lo más aproximado para definirlos, hay mucho más en juego. Ví que estaba este álbum en la batea y lo compré desesperado. Meliah Rage fue una banda que nunca recibió el reconocimiento debido. Fichados por EPIC, lanzaron "Kill To Survive" y dos años después "Solitary Solitude". Este disco debut es mi favorito de toda la historia del metal, sin vueltas.

Lo que hace esta banda me encanta, básicamente toma el sonido de los tres primeros discos de Metallica y lo amalgama con cosas de grupos como Metal Church, Riot, Thin Lizzy, Saxon, es decir... ¡¡¡meten melodías!!. "Beginning of the end" tiene un gran riff que recuerda a los ya mencionados Riot (Epoca de "Down Fire Under"), guitarras gemelas exquisitas, y una muy potente voz en Mike Munro. El fuerte de estos Bostonianos son los riffs de Anthony Nichols (Fundador) y Jim Koury. En "Bates Motel" son mortales y lo rematan con un puente a la "Thin Lizzy" que incluye unas majestuosas guitarras melódicas.


El instrumental "Meliah Rage" te estampa contra la pared: es largo y tiene muchas variantes melódicas, cortes, tempos medios y altos. La banda hace buen uso de la rítmica poniendo el freno cuando corresponde. El resto del álbum sigue la formidable receta expuesta anteriormente, en temas como "Deadly Existence", "Enter The Darkness" e "Impaling Doom". En el ultimo track ("The Pack", salió con rima), Stuart Dowie se despacha a gusto con un solo de batería de un minuto que termina de rematar esta obra de arte. Asesino y melódico por donde se lo escuche y mire. A mi entender la perla más perdida de la historia del género.

Nota final: Se iba a incluir como tema uno “Kill To Survive” pero EPIC considero la letra demasiado “violenta” y lo eliminó. Tenían problemas ya con juicios (Ozzy, Judas). Inexplicablemente el tema aparece en el posterior EP en vivo “Live Kill”.

Calificación: 10/10

IMMOLATION "Harnessing Ruin" (2005, Death Metal)

Ultima entrega de uno de los más subestimados grupos del death metal de la historia. Este cuarteto neoyorkino milita hace más de 15 años en la escena, habiendo girado por USA y Europa en contadas ocasiones durante los últimos años junto a Cannibal Corpse, Six Feet Under, Vader, Marduk y Cradle of Filth entre otros pesos pesado.

Sin la popularidad de los mencionados colegas, Immolation es un nombre con un gran prestigio dentro del under del death metal. “Harnessing Ruin” es su septima placa (Segunda con el sello francés Listenable Records, luego de rescindir contrato con Metal Blade).

La propuesta es tan contundente como de costumbre: las guitarras disonantes con abundantes stacattos se alternan entre los climas caóticos e infernales apuntalados por una batería demoledora, creando un paredón aniquilador de sonido. Uno se siente literalmente aplastado contra la pared y despedazado al escuchar a estos neoyorkinos, lo que hacen estos tipos es absolutamente increíble y único.

Las letras no son tan blasfemas y anti-cristianas como en las anteriores entregas, la voz de Ross Dolan parece la de un demonio que custodia las fauces del infierno, gruñendo en un rango sumamente grave, como si estuviese largando su esófago por la boca.

Y por si esto fuera poco, el panorama se complementa por solos altísimamente esquizoides e hiperacelerados a cargo de Bob Vigna en la guitarra líder. Bill Taylor (Ex - Angel Corpse) se desempeña aceptablemente en la guitarra rítmica.

Steve Shallaty es el batero debutante, reemplazado al chileno Alex Henandez, siendo un correcto reemplazante y punto. Su labor es discreta aunque se extraña la gran técnica que desplegaba su antecesor en comparación a lo que el interpreta en este disco. El verdadero desafio lo tendrá para la placa venidera.

Tal vez eso es lo que más me decepcionó. La mezcla en general y particularmente el sonido de este instrumento: está un tanto bajo comparada con el sonido tradicional de la banda y precisamente la batería esta más por debajo de los demás instrumentos que a su vez en esta ocasión no suenan con la nitidez de los últimos trabajos (Cosa que también ocurrió en su tercer entrega colosal “Failures for Gods” a diferencia que en esa realmente los temas ardían).

No obstante, la producción a cargo de Paul Orofino es buena, aunque no llega a los niveles de brillantez obtenidos en las anteriores dos placas “Close to a world below” (La mejor por lejos a mi entender) y “Unholy cult” respectivamente.

La mayoría de los temas tienen un dejo de “tristeza”, asemejandose a un clima de post-guerra, inédito en la banda, sacrificando un poco de brutalidad y fiereza a cambio de ello. Dos buenos ejemplos son los temas “Dead to me” y “My own enemy”, en los finales de ambos temas se refleja el clima imperante que se percibe en la placa.

El resto de los temas navega entre tempos semi-rápidos, cortes rítmicos certeros y riffs no tan retorcidos como los del pasado, destacandose del lote los temas “Swarm of terror”, “Harnessing Ruin” y “Crown the Liar”.

“Harnessing Ruin” en su balance final es un buen disco, pero carece del brillante equilibrio logrado entre la brutalidad, velocidad, riffs retorcidos y tecnicismo mostrado en los dos últimos esfuerzos, los temas nuevos tienen una textura nueva con muchos matices nostálgicos.

Si bien no es el mejor disco de Immolation a mi entender, es indispensable para los fans del death metal a la Morbid Angel, Mortician, Incantation y hasta Autopsy.

Si querés que tu cabeza estalle en mil pedazos, esto no está para nada mal.

Calificación: 8/10

PD: Adjunto un mail que me contestó Ross Dolan poco después del lanzamiento del disco... y uno que me llegó hace unos días de Bob contando que... están grabando la continuación de este disco!

Hey Martin

Thanks for writing and for being patient. Things are a bit crazy at the moment between work and getting things in order for the upcoming tour. Glad to hear you like the new CD. It is a much darker and more melancholy album, that is for certain, and I am glad you like it so much. We feel it is our finest work with the most feeling. I have seen your many posts on the Immolation forum. We sometimes like to check out what people are saying, but it seems you can't please everyone these days, but at least there are a few people out there who still see what we are trying to achieve through our music. Thank you so much for your support and for contributing to the forum!!!!! Andrea's site is the best and we really appreciate all she is doing for us. Our site should be up very soon. Sven from Aborted is working on it at the moment, so just keep checking it periodically.

OK, got to run, but thanks for taking the time to write us and say Hello.

Best regards

Ross

Hey Martin,
We are actually going into the studio on Nov 13th, so the new album will be out in April,..also a Euro ep of 3 new songs and live DVD will be out in Feb.

We are playing a fest in Holland on Dec 9th and shooting a new video in Paris afterwards. New shit is on fire!

Thanks again and best regards,
Bob

IMMOLATION “Unholy Cult” (2002, Death Metal)

Luego del perfecto “Close To A World Below” hubo algunos cambios en la banda de Bob Vigna. En primer lugar se fueron de Metal Blade para pasar a dos sellos simultaneamente: Listenable Records en Europa y Olympic Recordings en USA.

El guitarrista Tom Wilkinson decide dejar por completo la banda para dedicarse a su familia y negocio. El reemplazante es Bill Taylor (Ex Angel Corpse), quién ya se hacía cargo de la segunda guitarra en vivo y aquí es oficializado como integrante del cuarteto en estudio.

“Unholy Cult” es un buen disco sin lugar a dudas, pero no es tan bueno como su antecesor. Hay más prolijidad y técnica en los tracks como se aprecia en “Of Martyrs And Men” (Lleno de riffs virulentos y cambios de rítmo), el tema título de rigor con sus aires doom/épicos logrando el mejor momento del CD, y descargas furiosas en “Reluctant Messiah”, la voz/volcán de Ross Dolan rugiendo en “Rival The Eminent”, pero falta algo por acá que antes había y se perdió en el camino...

Y acá está: La producción es muy buena, Paul Orofino es un tipo experimentadísimo (Blue Oyster Cult, Riot, Widowmaker, entre otros) y le había encontrado la vuelta al asunto en “Close To A World Below”, pero en “Unholy Cult” se extraña muchísimo ese balance entre brutalidad/oscuridad/producción clara que se escuchaba en dicha placa.

Aquí se pierde parte de ese sonido tenebroso (Característica esencial de la banda), inclusive la batería suena más producida en pos de menos contundencia. Por ende el impacto es menor en TODOS los instrumentos.

A no confundirse, sigo creyendo que es un buen disco de death metal, mucho mejor que lo ofrecido por muchas bandas. Para muchos fans de Immolation este es su CD preferido, obviamente no es mi caso por todo lo descripto. Hasta es mi menos favorito.

En resumidas cuentas “Unholy Cult” es más técnico que oscuro, pero me esperaba mucho más luego de su bombástico antecesor que resolvía la ecuación con majestuosidad.

Calificación: 7/10

IMMOLATION "Close To A World Below" (2000, Death Metal)

Descubrí a Immolation en 1996, cuando me compré el CD de "Here In After" en Excalibur, del que ya hable por aquí. Cuatro años después, con muchas expectativas fuí a Jackflash a buscar mi CD de "Close To a World Below". Con un impresionante y blasfema arte de tapa de Andreas Marschall (El mismo de las portadas de Blind Guardian) , este CD es - a mi entender - el mejor disco de death metal editado en toda la historia. Immolation fue una banda que nunca recibió el reconocimiento que merecía. Mientras otras bandas con menos rodaje recibían cobertura de los medios especializados, el cuarteto oriundo de New York se veía relegado al status de "banda de culto".

Tomando como punto de partida el sonido establecido por bandas como Morbid Angel, Possessed y Autopsy, estos tipos han logrado algo único dentro del género y en "Close..." llegan a su "cenit". "Higher Coward" marca el inicio de lo que se desatará: batería rápida con doble bombo taladrante, muchos breaks rítmicos, infernales riffs disonantes (De la mano de Bob Vigna) y letras de un contenido anti-cristiano/religioso/nihilista. "Father, you're not a Father" es "a medio tempo" pero pesadísimo, colándose en el bridge del tema un blast beat mortal. En la letra se narra la historia de un cura abusador de niños. Ross Dolan (Bajo/Voz) parece sacar el esófago por la boca, con una profundidad envidiable, provocando un efecto vocal brutal, como si un diablo estuviera al comando del micrófono. "Fall From A High Place" juega mucho con los tempos y quiebres rítmicos. Los riffs retorcidos acechan más que nunca, la pesadez es increíble, el clima de oscuridad y opresión (que prevalece en todo el CD) está muy bien plasmado en este track.

La producción a cargo de Paul Orofino es perfecta, dando por superados los defectos que se apreciaban en "Failures For Gods" (1998) , los cuales hicieron que muy buenos temas no se pudieran apreciar porque los instrumentos estaban "muy juntos". No sucede esto aquí, se aprecia hasta el mínimo detalle de CADA instrumento. Alex Hernandez cumple una labor crucial en el álbum con su impresionante técnica de batería: se adapta tanto a mid-tempos como a altísimas velocidades, corta excelentemente los temas cuando corresponde, y le da una impronta muy personal a la ejecución del instrumento. "Lost Passion" es otro tema con muchísima brutalidad, negatividad y crítica en las letras

En su bridge Ross ruge:

"Mi devoción hacia tí era completa...
cargué el peso de tu cruz...
la vida me presiona...
estos clavos están profundos en mí...
la pasión esta sofocándome...".

Las guitarras de Vigna y Wilkinson hacen que los oídos sangren con el filo de sus interpretaciones, con solos esquizoides y riffs - insisto - tremendamente disonantes y amagues de melodías deconstruídas (increíble pero real). Los dos talismanes del álbum precisamente lo cierran: "Put My Hand In The Fire" es lisa y llanamente para poner de Soundtrack al entrar al infierno, con Dolan a tope de su rango gutural y climas excelentemente ambientados que dan al tema, para variar, una oscuridad TOTAL. Y el tema título del álbum (Que dura más de ocho minutos) es el summum, desde su letra diciendo que estamos cercanos a un mundo más allá, sus variantes,

Por Favor ¡Estos tipos parecen una tropa de demonios tocando! ¡La Puta Madre!. No tengo más palabras que agregar más que el final del track es lo más opresivo, pesado, oscuro y contundente que escuché en mi vida. He llegado al punto de poner el equipo de audio a volumen máximo y tener la sensación de que me explotaba el cerebro... Gracias Immolation por esta obra maestra...

Si quieren un viaje al infierno en CD... esto es lo que estaban buscando.

Calificación: 10/10

IMMOLATION "Failures For Gods" (1999, Death Metal)


ESTE CD ES TREMENDO, ESTOS TIPOS SON EL SOUNDTRACK DEL INFIERNO. Con mayúsculas. No quería dejar de comentarlo porque fue un item muy especial dentro de la discografía de la banda. Lo compré en Jackflash apenas salió allá por Julio de 1999, con mucha expectativa. Fue un disco que tuve que escuchar varias veces, porque los temas son extremadamente pesados y para nada “entradores” por el enfoque retorcido de sus estructuras. Y 300% demoledor, brutal, crudo y BESTIAL. Estos tipos son el diablo en el infierno volando llevandote en andas empalado... Y con otros fans que hablé les pasó lo mismo, luego de sucesivas audiciones uno se familiariza con el secuenciamiento de riffs y rítmicas que van desde la velocidad desenfrenada hasta formidables medios tiempos.

“Failures For Gods” muestra el costado más oscuro y pesado del death metal sin lugar a dudas, pero PE-SA-DO y OS-CU-RO como nadie lo hizo antes. Los ocho tracks son fuego y blasfemia pura (musical y líricamente). Para aquellos que no se ubican, Immolation musicalmente es una vuelta de tuerca del Morbid Angel del “Covenant” (La banda de Trey Azagthoth es la influencia musical más inmediata en todos los discos) con algunas cosas de VoiVod en la deconstrucción de riffs, disonancias permanentes en las violas y palancazos, con el mérito de no sonar como un robo. Arrancan un tema con tempo desaforado, frenan y lo empalman un riff letal, lo cortan, renace, se deforma, ramifica, se corta, acelera pero vuelve a frenar y vuelve a cero... terrible (y mareador). Tortuoso, indigerible, molesto, Immolation hace un caos con su propuesta músical. El unico fin es demoler al oyente, en cuotas, o por impacto directo.

Están advertidos: ponganse tapones si no se bancan mucho estas descargas, preparense para ser devastados por una muralla de sonido inigualable. “Failures For Gods” es ideal para escuchar al mango y sentir la violencia fluir por tus venas. Luego de una intro macabra, se desata la debacle total con “Once Ordained”, en donde literalmente suenan a bola de ruido (En este tema la producción la pifia fiero pero en el resto del disco es aceptable, luego aclararé el tema), con terribles riffs disonantes y oscuros a cargo de Bob Vigna, quien usa mucho la palanca para hacer chillar su viola en momentos aleatorios. La batería va realmente rápido (muy, casi al tempo que usan las agrupaciones black más aceleradas caso de Marduk), en este álbum debuta el chileno Alex Hernández, de gran performance y despliegue. Baja y sube, arranca y frena, se mantiene en el medio, todo en un excelente debut.

Salvo el caso de Hernández, Immolation no brilla en lo individual. Son músicos correctos que conforman un ariete que tira abajo todo lo que se interponga a su paso. Son un vendaval sónico con sus violas afinidadas muy graves, infinitos riffs con breaks. De a ratos se vuelven repetitivos, opresivos, con palancazos, pero tiene un fin que es cumplido: devastar los timpanos del oyente.
“No Jesus, No Beast” es un tema a mid tempo en donde los riffs son escupidos directamente de las gargantas del infierno. Bob Vigna arranca con un riff disonante y la rítmica de Wilkinson hace contrapunto con uno monótono de tres tonos hipergraves (De 00:00 a 00:28 es un buen ejemplo) repitiendo la secuencia varias veces mientras Ross Dolan (Bajo/Voz) vocifera...

No hay Cristo... no hay cruz...
No hay dolor... no hay pérdida...
Ninguna culpa nuestra sin sentido para llevar...
No hay cuerpo... no hay sangre, no hay corona... no hay espinas...
Ningún hijo bastardo, ningún elegido...
Cuento los días...
Cuando los oprimidos sean sueltos...
El fin de su reinado...
Ningún Jesús, ninguna Bestia!

Como leerán, las letras tienen un alto componente anticristiano. La banda en muchos reportajes manifestó que usan al cristianismo como el ícono de todas las religiones que manipulan el pensamiento de la gente y la alejan de lo que quiere, aclarando que la postura lírica es antireligiosa y no satánica.

Luego de un tenebroso bridge que va de 02:45 a 03:39 con todo el odio, furia y crudeza que puedan imaginar rematan y redoblan la agresión en mi sección favorita de toda la historia en una banda de death metal: el momento que va de 03:40 a 04:00 es lo más BRUTAL y ABOMINABLE que se ha hecho en el género, con violas que se repiten en riffs furiosos, concatenados, escalonados, repetitivos, hirientes y blasfemos chocancdo contra el doble bombo en máximo ataque, y la sensación que los parlantes del equipo se van a prender fuego y explotar en mil pedazos, mientras caés directo al infierno y las llamas te consumirán...

Todo es un atentado musical al oyente, desde la voz hipergutural y diabólica de Ross Dolan hasta el enfoque inusual de los riffs de Vigna/Wilkinson, y los constantes breaks, cambios de ritmo que abundan en todos los ocho temas. El resto de los tracks son totalmente INIDENTIFICABLES a primera oída. Este disco es la blasfemia total hecha música!!!.

Otro tema muy bueno es “Unsaved”, se empalma con el tema título (Otro mazazo en el cerebro) con una intro Lovecraftiana, mientras las guitarras y batería torturan al oyente con un mid tempo destructivo. Imaginense una formación de panzers pasandoles por encima (Si escuchan el segmento comprendido desde 00:20 a 00:41). La producción estuvo a cargo de Paul Orofino (Riot, Widowmaker, Blue Oyster Cult), y se notó que el hombre quiso sacar un sonido brutal sin tener experiencia en el género, siendo el resultado aceptable, en la mezcla final las guitarras están alevosamente al frente (TERRIBLEMENTE GRAVES!!!!!! TERRIBLES!!!) y la batería un tanto atrás destacándose solo el doble bombo (En los discos siguientes mejoró 100%).

Los tipos vuelven a dinamitar cráneos en “God Made Filth”, con riffs bombásticos (De 00:28 a 00:35 vuelven a atacar con riffs hiperbrutales, repetitivas y concatenados que te liman el SNC). El tema tiene varias estructuras dentro de él, suenan reiterativas pero hieren y dasn en el clavo, ofenden, desorientan, crean un clima de frenesí y caos. Por momentos uno clama por apretar “stop”, literalmente te agarran del cogote y te revolean por tu habitación con todos sus tracks.

Los tres temas restantes siguen la misma línea. En “Stench Of High Heaven” se destaca su parte final, sonando como una regimiento de demonios a caballo (De 03:12 al final), contagiando a un headbanging sin tregua.

En una parte del tema Ross ruge...
Nada de luz...
Nada de amor...
Nada de gloria...
Nada de cielo!!!

“Your Angel Died” es otra bomba atómica, y se cierra la placa con “The Devil I Know”, con más secuencia de riffs hirientes y secuenciados, velocidad mechada con cortes, y la sección final con lo más aproximado a lo que conocemos como melodía, sumamente lograda con los punteos de Vigna y la rítmica de Thomas Wilkinson sonando como una turbina de avión (Que va de 03:20 hasta un mortal fade). Immolation es el soundtrack ideal para entrar a las puertas del infierno, mientras te prendés fuego. “Failures For Gods” lo demostró (Es el disco favorito de muchos fans), aunque con los siguientes discos se superarían aún más a mi entender.

No se contenten con una oída superficial, porque estos ñatos arremeten como nadie. Y devastan como pocos en el género.

Calificación: 9/10

IMMOLATION "Here In After" (1996, Death Metal)


Este fue el primer CD que conseguí de la banda. Había leído maravillas de ellos en una revista de metal extremo chilena que solía comprar en Excalibur (Grinder Magazine). Lo compré en esa disquería a poco de ser editado. El disco marca su debut para Metal Blade luego de ser echados por Roadrunner tras grabar “Dawn Of Possession”. Cinco años después de sale “Here In After” que a mi gusto es mejor que el debut pero con otro tipo de sonido. Mucho más doom y macabro. Recién aquí se patenta lo más esencial e identificable de la propuesta de la banda: guitarras hipergraves y oscuras, batería bien grave con doble bombo galopante, solos más locos que nunca, la voz de Dolan es más grave y gutural.

Esto se iría repitiendo y mejorando en las posteriores placas, pero no caben dudas que este CD fue el inicio de lo más representativo de Bob Vigna y su banda. “Nailed To Gold” está lleno tanto de cambios rítmicos como de riffs deformados y retorcidos, es furiosísimo, con una letra muy anti-cristiana/anti-religion/atea (Como casi todas las de los 8 temas). Lo mismo ocurre musicalmente con “Burn With Jesus” con un título que recalca el tipo de líricas de este álbum. Las violas de Bob Vigna y Tom Wilkinson repiten riffs disonantes creando un clima caótico. Craig Smilowski le da mucho al double bass (Bastante resaltado por la producción).

Se empieza a percibir ese clima de angustia, asfixia y opresión tan propio de Immolation, como en el mismo tema título, con Dolan recitando letras llenas de esas sensaciones...

Los sonidos de la angustia... tan fuertes
Están sonando como un trueno
Me perforan y chocan contra mí
Nuevamente... nuevamente... nuevamente....

Las letras en general tratan de cómo un sujeto es abandonado por Dios, descreyendo en cualquier ser superior (Reflejado en la figura de Jesus/Cristianismo/Iglesia pero aplicable a todo credo según la banda en las entrevistas). Acá no hay satanismo para nada y la banda también lo aclara en muchas entrevistas: si hay un marcado sentimiento de no religión y una crítica a su poder de influencia y persuasión en las personas comunes. “I Feel Nothing” está lleno de riffs angustiosos y las letras subrayan todos los conceptos anteriores….

Tus plegarias...
No las siento en mi corazón
No es odio
Que yo mire friamente al Hijo de Dios
No puedo forzar
La sangre de Cristo
A fluir a través mío
Dios es amor y su amor está muerto...

A esta altura es inevitable que el oyente tenga sentimientos de opresión, claustrofobia o ahogo... estos tipos crean climas únicos con texturas oscuras muy logradas, no solo con las letras sino con las violas (100% claves en crear atmosferas OSCURISIMAS). “Away From God” son más heridas sangrando y Dolan insistiendo con su “Lejanía de Dios”. A diferencia de bandas como Deicide el enfoque es más que interesante sin ser menos “chocante”...

No necesito tu amor... Jesús
No pudiste salvarme...
No pudiste salvarlos...
No pudiste salvar al mundo... de la miseria...
Odia mi pecado y ama mi dolor
Nos has hecho sufrir para tu disfrute
Sentir tu angustia será mi fuerza
Tu reino quebrado caerá muy bajo

Los tres temas restantes repiten tanto los conceptos músicales como la línea lírica de los otros cuatro, destacándose “Christ Cage” (“El Jonca de Cristo”, en criollo) con el inicio de otra característica en Immolation: el ultimo tema con un final tortuoso, repetitivo y oscuro (De a para que se ubiquen). La producción de Wayne Dorrel y Jim Forbes es apenas correcta y adecuada, las violas suenan muy graves pero la batería está un tanto por arriba de ellas. En el disco siguiente ocurriría lo opuesto. “Here In After” es un muy buen disco, un inicio de una forma de hacer death metal para Immolation. Lo mejor estaría por venir en los discos venideros.

Como odian a Dios estos tipos... ¿Lo dije?.

Calificación: 8/10

IMMOLATION "Dawn Of Possession" (1991, Death Metal)


Descubro a Immolation... y se transforma en mi banda favorita del estilo. No había forma de conseguir este CD, lo pegué en cassette importado allá por 1995 en Excalibur, hasta que en 1998 lo consigo milagrosamente en compact. Disco debut del cuarteto de Yonkers, en las afueras de Nueva York. Luego de hacerse un nombre en el under extremo (En sus inicios bajo el nombre de Rigor Mortis, no confundir con la homónima banda de thrash texana) con tres demos muy interesantes, hubo sellos que cortejaron a Immolation para ofrecerles un contrato de grabación. Earache fue el primero, la banda declinó la oferta porque “no se sentían listos”.

Se presenta Monte Conner (Capo de Roadrunner Records, sello que no era lo que es hoy), y luego de varios intentos, convence a Bob Vigna y sus muchachos. El comienzo pinta bien, a la banda se le ofrecen tres opciones de grabación:

1) Tampa (Morrisound Recordings, con Scott Burns)

2) Inglaterra (Con Colin Richardson)

3) Berlín (Musiclab Studios, con Harris Johns)


La banda opta por la 3), recordando a sus influencias de Kreator/Sodom/Voivod utilizando al mismo productor de paso, y con la intención de no caer en la 1) que era la más comoda para cualquier banda de death metal. La 2) pudo haber sido (Les agradó el laburo de Richardson en el segundo disco de Carcass) pero les gustaba demasiado lo de Alemania y les pareció el hombre adecuado para producir su disco. Viajan para Berlín para ponerse a disposición y grabar.

Para ser un primer disco, “Dawn Of Possession” es un muy buen laburo, tiene todo lo necesario para el estilo: temas oscurísimos, excelente producción, batería bien “gorda” y lo más importante... ni un tema de relleno. Se inicia el disco con “Into Everlasting Fire”, uno de los mejores tracks, lleno de violas disonantes y chillonas. El tempo va de medio a rápido en un abrir y cerrar de ojos y el tema es rematado con una sección muy intrincada lograda entre las violas y la batería (De 05:03 a 05:13). Le sigue “Despondent Souls” un viejo track de la banda. La versión es mucho más pulida y técnica que la grabada en los demos de tres años atrás. El baterista Craig Smilowski es muy completo, de buena pegada y versátil, le saca un sonido muy interesante a sus platillos.

Cada tema de “Dawn Of Possession” tiene lo suyo, como en el caso del tema título (Que se llamaba antiguamente “The Second Coming”) lleno de climas dooms/macabros, ni hablar del colosal “Those Left Behind” (Escuchar el riff inicial... es tremendo) que se empalma (Batería en fade mediante) con otro viejo clásico a toda velocidad y densidad (“Internal Decadence”).

Los violeros Bob Vigna y Thomas Wilkinson tiran un riff tras otro teniendo en mente sonar lo más oscuro, disonante y seco que se pueda. Ross Dolan cumple con su voz gutural (Aunque hay que admitir que con los años la mejoraría aún más). Su bajo, como suele ocurrir en este estilo de death metal, literalmente no se escucha.

“No Forgiveness (Without Bloodshed)” es otro track que juega con tempos acelerados para incrustar el freno en el momento menos esperado y dejarte desconcertado. Sobran la furia y las ganas de sonar bien oscuros. ¿Más temas viejos?. Aparece “Burial Ground”, del primer demo... obviamente muy superior a la versión original. El track rebalsa de cortes, solos esquizoides, y los riffs marca Vigna/Wilkinson con sus solos zumbadores. “After My Prayers” en pasajes coquetea con el doom, en especial por esas atmósferas creadas en esas secciones que la banda suele desplegar. El estribillo en inglés es tremendo...

La sangre estanca y fría...
Empieza a coagularse...
Mi cuerpo se debilita y se hunde...
Mientras mi alma se desintegra...
Resurrecto de las almas de los malditos...
Viene la furia de su consternación...

“Fall In Disease” es otro viejo tema (Y van... era “Infectious Blood” en los demos), tiene un riff tan negro como majestuoso (El de 00:07 a 00:30) y pasajes disonantes de violas muy bien puestos. La voz de Dolan te pone los pelos de tema con los efectos de delay que tiene en ciertos momentos. “Immolation” (Como el nombre de la banda... y otro track antiguo) cierra este gran CD. No hace falta dilucidar que “Dawn Of Possession” es un debut compuesto por temas viejos, tocados y producidos mucho mejor, y con la banda en un momento especial de su carrera. Desecharon opciones de grabar, eligieron el momento y se mandaron. Harris Johns sacó lo mejor de estos tipos con su producción y experiencia llevando el sonido de Immolation hacia una textura más áspera pero con cada instrumento perfectamente identificable (Excepto el bajo de Dolan).

Luego Roadrunner (Tal cual su tradición desde hace más de 20 años) les rescindiría el contrato por “falta de ventas”, pero años después Metal Blade los contrataría para grabar. Lo bueno se hace rogar... como este álbum debut que también tardo su tiempo.

Calificación: 8/10

Reportaje a Alejandro (1917)

1917 es una banda de dilatada trayectoria en nuestra escena under.

Perseverancia y aguante hacen que el grupo siga adelante con más fuerza que nunca.

Con cinco discos de muy buen nivel en su haber (Incluyendo el compilado “Testimonial”) y teniendo discos editados en México, Bolivia y Perú, me comuniqué con Alejandro para hablar de la actualidad de la banda entre otras cosas.

Martín: Salud Alejandro!. En lo personal es un honor hacerte esta entrevista. Para empezar arranquemos con la actualidad de 1917. ¿Podrías comentarnos algo sobre la grabación del nuevo álbum?

Alejandro: Salud Martín! Es un gusto contestarte esta nota. Bien, el disco nuevo ya estaría finalizado. Desde hace varios meses vengo grabando canciones nuevas, mas que nada con la intención de ir teniendo material registrado, como referencia, para luego regrabar en estudio una selección de estas composiciones... Pero un puñado de esos temas quedó muy bien a mi gusto, y terminé replanteando el trabajo en el sentido de hacer un álbum completo. Aunque en un principio no pensaba hacerlo así, así se dio, y creo ya tener el futuro disco en mis manos.

M: ¿Hay planes de editarlo en países extranjeros, como lo viniste haciendo con los discos anteriores?

A: Inicialmente lo editaría en Argentina; luego se verá que tan conveniente y posible es licenciarlo afuera. Las experiencias previas fueron buenas, así que supongo que se reeditaría en el extranjero por medio de algún sello dedicado al género.

M:
¿La línea musical de los temas va a estar en la vena de “Neo-Ritual”?


A: Te puedo anticipar que será mas intenso y directo -tanto lírica como musicalmente- que los álbumes anteriores. Por supuesto que seguirá en la línea de lo que siempre fue 1917, pero esta vez el material es un tanto mas agresivo y oscuro. Incorporé algunos elementos que nunca había usado para dar algunos matices distintos, pero siempre manteniendo las raíces.

M: Últimamente en la mayoría de grabaciones de bandas extremas se notan muchos “retoques” aprovechando las facilidades que brinda la tecnología a la hora de grabar. ¿Qué tipo de producción buscaste en tu caso a la hora de encarar el nuevo trabajo?

A:
Manteniéndome dentro de ciertos e inevitables márgenes de prolijidad y detalle, me entusiasmó la idea de lanzar un disco que suene oscuro, crudo, y hasta algo retro. No me parece mal que se use la tecnología disponible para lograr un producto más acabado, pero creo que se llegó a un nivel de abuso que dio como resultado discos muy artificiales, de perfomances casi robóticas y que, para peor, se hizo tendencia en todos los estilos. Como te decía, me entusiasmó la idea de encarar una grabación muchísimo mas cruda que eso. Veremos al final que tal resulta.

M: Leyendo otras entrevistas, se menciona a 1917 como death metal “melódico y técnico”. En lo personal prefiero referirme a tu música como “extrema y técnica”. ¿Cuán importante es para vos el rotulo que se le ponga a la banda?

A: Francamente los rótulos me importan muy poco. Creo que son necesarios por cuanto al referirse a una banda es necesario tener alguna descripción más o menos aproximada, para que se sepa de qué se está hablando. Fuera de eso, lo demás son palabras.

M: ¿Buscás un equilibrio entre brutalidad y técnica a la hora de encarar los temas? ¿O tenés en mente otra fórmula a la hora de crear las composiciones?

A: Cuando escribo simplemente dejo fluir los riffs y arreglos, hasta que siento que el tema está terminado. No busco orientar previamente ni el sonido ni el estilo. Me gustan mucho varias formas de hacer Metal, y pienso que todo eso surge cuando comienzo a escribir una canción, por supuesto que siempre dentro de mis posibilidades como intérprete.

M: Alejandro, muchos medios hablan de “falta de renovación” y “repetición de ideas” al referirse a propuestas musicales, y creo que sabés a lo que me refiero. Yo creo que lo fundamental es la fuerza y agresión en el caso de metal extremo. ¿Qué opinás sobre este tipo de prensa que muchas veces alega un estancamiento por “repetir o no agregar elementos” en un nuevo disco?

A: Es curioso el rumbo que han tomado las cosas. El Metal originalmente se caracterizó por la actitud, y por tener un sentido definido en muchos aspectos. La prensa y los medios educaron al escucha para que éste pretenda en una banda de Metal elementos de otras corrientes, hasta de las que le sean diametralmente opuestas. No me parece mal que se busque fusionar y ofrecer variantes, pero me parece absurdo que una obligada mutación permanente determine que tan válida o no es una propuesta. Está perfecto que una banda evolucione en el sentido que sea, y también está perfecto que una banda se mantenga fiel al estilo que siempre practicó. Uno es libre de elegir, pero es ridículo exigir. Si una banda te aburre, escuchá otra cosa; no se puede pretender que una banda se replantee a sí misma cada vez que va a editar un disco. Esto es una moda en la que han caído muchísimos de los que dicen aborrecer las modas.

M: Considero a 1917 como una banda que puede competir par a par con bandas extranjeras. Las producciones son buenas y las líricas interesantes. ¿Por qué creés que aquí en Argentina la banda es conocida sólo en el under, cuando en otros países hasta se la ha rotulado de “banda de culto”?.

A: No es un punto que me interese particularmente. Si tengo que arriesgar una teoría, te diría que acá la tendencia es que llega primero la publicidad, y después el arte del músico. Abundamos en ejemplos de bandas mediocres consagradas por un buen apoyo de difusión, mientras que en otros lugares se suele valorar mas el esfuerzo, la intención y la calidad compositiva. No por nada acá se debe pagar por participar en eventos de relativa importancia. Sobre 1917, no sé qué condiciones tenga para el mercado, y nunca me interesó tampoco. Lo único importante para mí es que el material me guste. Si luego le gusta a más gente, mejor, pero no es un factor determinante a la hora de escribir y grabar.

M: ¿Qué bandas te influencian y tenés en mente a la hora de componer los temas?. Death es muy evidente en los CDs anteriores, pero se perciben más influencias. ¿Estás de acuerdo?.

A: Sin dudas, Death es una de las bandas que más me han marcado, es mi banda favorita. Pero me gustan muchas bandas, y en realidad de todas las agrupaciones uno siempre disfruta o aprecia algo, y es así como uno va haciéndose de una cultura e identidad musical.

M: ¿Tenés planificado a futuro conseguir un baterista estable, o vas a seguir utilizando la batería programada para las grabaciones?. Viviendo en Lima (Provincia de Buenos Aires) se debe hacer difícil encontrar un músico para el puesto.

A: En ésta zona, y haciendo ésta música, el conseguir más integrantes o reemplazos no pasa por planes. Sencillamente no hay músicos para el estilo. Para la realización de conciertos cuento con Eric, un amigo baterista que vive en una ciudad vecina; pero él ha decidido no grabar así que seguiré usando batería programada para las grabaciones. No hay otra alternativa; es eso o parar. Del mismo modo, y tras el alejamiento de Pansa (bajista), nos encontramos en serias dificultades para rearmar la banda y hacer shows. Por lo pronto, las partes de bajo del futuro disco las grabé yo mismo.

M: Contanos sobre tu reciente experiencia en Santa Cruz en vivo. ¿Fue el ultimo show de Pansa?

A: Fue una experiencia muy positiva, la pasamos muy bien y nos encontramos con un público muy hospitalario y entusiasta. Patagonia y 1917 tienen desde siempre una particular afinidad mutua, y en ésta segunda visita nos volvieron a hacer sentir locales. Pansa se alejó oficialmente de la banda hace un tiempo ya, pero en los mejores términos. Por eso, cuando nos surgieron un par de fechas y él no tuvo asuntos particulares que lo retuvieses acá, nos acompañó para poder hacer esos conciertos. No te sabría decir si fue su última fecha o no. Él se apartó por sus motivos, y no queremos tampoco depender de su buena voluntad posterior.

M: 1917 es mucho más popular en el interior de la Argentina que en Capital. Comentanos un poco el porque de esta popularidad.

A: Como toda ciudad central, Capital se autoabastece de todo -aunque suele comprar importado también- y hay tanto nucleado allá, que esto termina atentando contra las posibilidades de propuestas que vengan de más lejos y sin tanta propaganda. Para entrar a Capital es imposible dejar de lado la aparición en determinados medios o el padrinazgo de determinadas personas. El interior del País está más atento a todas las propuestas, tanto las “grandes” como las “chicas”, y no buscan exactamente lo mismo en una banda.

M: ¿Hasta que punto Internet es beneficiosa para difundir a una banda under?. Creo que hay pros y contras. Evidentemente beneficia las comunicaciones pero por el otro la gente tiende a obtener el material de las bandas por otros medios sin adquirir los CDs. ¿Cómo ves esta suerte de paradoja, siendo de una generación (como la mía) que creció antes de que explotara la web?

A: Creo que, dependiendo del escalón de su carrera en el cual se encuentre un grupo, lo beneficia, lo perjudica, y lo puede volver a beneficiar. Cuando una banda apenas comienza, es una herramienta muy útil por cuanto facilita, como bien dijiste, la comunicación. Cuando una banda un poco menos nueva pero aún independiente y autogestionada empieza a publicar sus cosas, la distribución pirata de sus producciones le impide recuperar las inversiones que sin dudas hizo con esfuerzo, recuperación de la cual muchas veces depende que pueda seguir editando material.. Y cuando hablamos de una banda “consagrada” que ya mueve mucha gente y mucho dinero y trabaja con sellos mas poderosos, vuelve a beneficiarse con la inmediata difusión de su trabajo, que financia un tercero al que, pese a la piratería, le conviene seguir haciéndolo.

M: La pregunta obligada Alejandro, y para los lectores que recién descubren 1917. ¿Qué representa la denominación de la banda?. Muchos lo asocian a una fecha histórica...

A: Fue una anécdota que siempre nos reservamos, pese a que durante mas de diez años fue la pregunta de rigor en todas las entrevistas. Finalmente publiqué la respuesta, esperando no hablar más del tema. Sabrás disculpar que esté cansado de dar vueltas sobre algo en esencia tan trivial. Pero no, no es por una fecha histórica.

M: Comentanos un poco sobre como fuiste gestando la idea del homenaje nacional a Death.


A: Como gran admirador de Chuck y Death, desde su fallecimiento quise organizar algún tipo de homenaje. Inicialmente esperaba poder editar un compilatorio mas bien humilde, en el formato de los “Memorias de Muerte”. Pero acercándose la fecha del 5to aniversario, le comente a Alfredo Andrade (Hurling Metal) lo que tenía en mente, y él decidió financiar una producción profesional. Invité algunas bandas, él invitó otras, y en un plazo relativamente breve y con contratiempos de último minuto, se hizo un buen trabajo que salió publicado en término (Diciembre de 2006).

M: Vayamos a los gustos personales... Te tiro un listado breve de bandas. Sentite libre de expresar lo que el grupo signifique para vos

DEATH: Mi banda preferida dentro de TODO el Metal. Me gustan todos sus discos, todas sus canciones. Fue una banda pionera, fundamental para el género, y un ejemplo de perseverancia y de calidad.
IRON MAIDEN: Mi banda preferida dentro del Heavy Metal tradicional. Me gustó siempre, incluso en sus etapas menos felices. Es otra banda a la cual la movida le debe mucho.

ATHEIST: Excelente grupo, aunque aun hoy su último disco me es difícil de digerir. Dentro del Metal, mis preferencias se vuelcan hacia lo agresivo y técnico, y Atheist bien se enrola en esa vertiente.

METALLICA: Cuando empecé a escuchar Metal, eran una banda ineludible. El último disco que realmente me gustó fue “Master of Puppets”. El siguiente no estuvo nada mal, pero de ahí en más los dejé de seguir.

CARCASS: Pioneros en lo suyo. Otra banda que me gusta mucho y que sin dudas me ha influenciado bastante. Su último álbum no termina de gustarme, pero los anteriores son grandiosos.

SLAYER: Sus viejos discos son excelentes. Su discografía hasta “Seasons in the Abyss” incluido es impresionante. Luego ya no me gustaron tanto, pero es innegable que siempre tuvieron mucha energía y se mantuvieron razonablemente fieles a sus raíces.

MISANTHROPE:
Esta banda me gusta mucho, y de las bandas en actividad, es mi favorita. Siempre se caracterizaron por un alto nivel como músicos, y el material es muy creativo y variado. Tienen mucho material editado, del cual sólo un disco no fue de mi total agrado.

M: 1917 podría tranquilamente telonear a muchas bandas extremas que vienen a la Argentina. ¿Cuál es tu postura respecto a la posibilidad de acceder a este tipo de exposición?

A: No estoy dispuesto a pagar por tocar en un evento con fines de lucro, cualquiera sea éste, y por más renombrada que sea la banda principal. Como dije muchas veces: me parece perfecto que quien lo necesite lo pague, o hasta que por simple placer alguien lo haga. Nunca fue nuestro caso. Prefiero con ese dinero grabar un par de canciones.

M: Sé que hacés todo en forma independiente. ¿Considerás que dadas las condiciones actuales de nuestra escena es el mejor camino para dar a conocer la música en el caso de una banda de Death Metal?

A: Si, sin dudas. En el País no hay aun un mercado establecido para los géneros más extremos. Creo que con un sello de intermediario es perfectamente posible trabajar bien, pero no es excluyente, ni tampoco es conveniente sentarse a esperar a que otro haga las cosas por vos. En Europa es casi de dementes sacar material en forma independiente, porque las condiciones son muy otras. Acá la realidad es que la autogestión es la única manera de hacer las cosas en un tiempo y forma razonables. Estamos hablando, claro está, de la movida más subterránea. Cuanto más te acerques con tu propuesta a lo que el público consume regularmente, más fácil va a ser que consigas financiación.

M: Comentanos un poco sobre los compilados “Memorias De Muerte”, y como se gestan tanto en lo musical como en lo económico.

A: El proyecto, que vendría a ser una suerte de cooperativa, nació en 1997. La idea es básicamente reunir un puñado de bandas preferentemente extremas -aunque siempre participa alguna Heavy o Thrash-, financiar entre todas una edición humilde pero prolija (CD-R con portadas de imprenta) y distribuir esta especie de “demo conjunto” por donde cada banda integrante considere apropiado. No pongo restricciones de ningún tipo, cada grupo muestra acá lo que quiere o puede mostrar, y en todo caso el juez será el público, no yo. Es un gusto saber que el proyecto es muy bienvenido en el under, lo que se manifiesta tanto por los numerosos grupos que se han ido sumando, como por los comentarios que en muchos zines se han ido haciendo. Pueden acceder a mas detalles en http://memorias-de-muerte.esp.st

M:
Alejandro, fue un placer para mí hacer esta entrevista y espero que el nuevo disco abra más puertas para 1917. ¿Algunas palabras finales para los lectores?

A: Te agradezco el interésy el buen deseo, y al medio que publica la nota el espacio dedicado. La entrevista fue muy interesante para mí. A quien desee contactarse o conseguir mas información, lo invito a pasar por la página de 1917 en http://www.1917.esp.st

Perseverancia, honestidad y aguante!!!!!


1917 “Neo-Ritual” (2005, Death Metal)


Como de costumbre 1917 no defrauda y muestra que cuando se hacen bien las cosas no hay excusas: en Argentina “se puede”. Sólo es cuestión de utilizar bien los recursos, saber plasmar las ideas junto a buenas ejecuciones instrumentales además de darse cuenta que uno mismo puede obtener buenos resultados gracias a la autogestión. A solo un año de su antecesor (“Vision”), “Neo-Ritual” muestra a un 1917 en mejor forma tanto en el sonido final como en las instrumentaciones logrando un CD lleno de aciertos y momentos agresivos.

La “Intro” es muy climática y posee secciones de viento desembocando en el muy machacoso “Negras Alas Del Bien” (Lleno de cambios de rítmo y riffs agresivos). Como siempre la voz de Alejandro es “podrida” pero entendible, sonando cada instrumento claro y nítido. La guitarra tira una gama de riffs que van desde la mayor influencia de la banda (Death) hasta otros grupos como Pestilence, Aggressor y Massacra (Estas dos últimas bandas son/eran francesas). Mi tema favorito del disco es el tema título: Un instrumental intrincado y lleno de rabia con constantes alteraciones rítmicas junto a guitarrazos certeros en sus casi tres minuto treinta de duración. El legado de Chuck Schuldiner se hace notar mucho en “Sin Voluntad”. Siguen las buenas ejecuciones que alternan destreza y machaque con “Principe De Los Dolidos”. De 01:00 a 01:11 hay un riff que es muy virulento.

“Perpetuas” recuerda en algo a los pasajes más atmosféricos de “Symbolic” (Death) bajando considerablemente la velocidad, pero el enfoque vocal de Alejandro es más gutural que en el resto de los tracks logrando una atmósfera sumamente densa. El bajo de Pansa se cuela entre los riffs y es perfectamente audible. 1917 no varía de estilo porque no lo necesita, su objetivo es tocar 100% death metal. Algunas personas usan el término “repetición” cuando una propuesta musical no tiene elementos “nuevos” entre un álbum y otro. Aquí no hace falta inventar: se opta por mejorar lo que ya se interpretaba. ¿Dudas al respecto?. Escuchen “Necedad Inquebrantable”.

“Condenados a Existir” es el vertigo puro hecho tema (Otro de mis preferidos) y mantiene el ADN musical de 1917, cambios de ritmo, breaks, y riffs bien agresivos pero que retienen 100% la melodía. Hasta hay una parte con acústicas. “La Verdad Del Miserable” además de poseer una letra sumamente interesante incorpora una sección instrumental semi-jazzera (Recordando a Cynic). Se cierra este muy buen CD con el muy atmosférico “Outro”. La batería es programada (No logran conseguir un batero en estudio) pero su resultado es excelente, dandole más prolijidad a las ejecuciones de los demás instrumentos.

Mientras otros buscan inventar la polvora músicalmente buscando “no repetirse a sí mismos”... 1917 te vuela la cabeza mejorando disco a disco su estilo de metal extremo.

Calificación: 8/10

1917 “Vision” (2004, Death Metal)


Debo confesar que jamás fuí un gran seguidor de las producciones metálicas nacionales. Pero en estos ultimos años eso cambió dado a que me empecé a interesar por las bandas locales más extremas utilizando Internet como elemento de búsqueda. Siempre tuve la sensación que en el under Argentino (De TODO el país) debían haber bandas extremas realmente competentes que no conocía, un poco por mi decisión de no escucharlas y otro tanto por la poca difusión que reciben las mismas en todos los ámbitos.

Además está claro que en Argentina son otros subestilos los más populares y demandados por el público. No así el death metal y el metal más extremo. Paralelamente fuí conociendo muchos fans de la música por Internet con los cuales nos mandabamos mails y compartíamos gustos afines especialmente por pertenecer a la misma generación. Con uno de ellos se generó una onda especial porque además de tener edades cercanas nos dimos cuenta que ibamos a las mismas disquerías en los noventa, las bandas que escuchabamos de más jóvenes eran las mismas y los gustos musicales eran afines.

Estoy hablando de Alejandro (guitarrista/cantante y cerebro de 1917) quién me comentó de que integraba la banda muchos e mails después de conocernos e intercambiar impresiones musicales. Independientemente de ello tenía excelentes referencias de la banda, por ende de inmediato le ordené unos CDs, en unos días llegaron a mi casa “Vision” junto a “Neo-Ritual” (El cual comentaré en otro momento).

“Vision” es el tercer disco de esta banda oriunda de Lima, Provincia de Buenos Aires (Los anteriores son el debut “Inti Huacay” y “Genesis & Horror”). No me cabe dudas que estoy hablando de una banda que hace las cosas realmente bien, a conciencia, los temas son muy buenos, trabajados y suenan con nivel. Considero que 1917 puede competir a la par con cualquier banda internacional, y al escuchar “Vision” uno se da cuenta que lisa y llanamente es así. La producción permite que se aprecie cada instrumento como es debido (Hasta se escucha el bajo a cargo de Pansa), la voz de Alejandro a la vez es podrida y clara permitiendo entender que está transmitiendo con sus letras. Vocalmente lo considero como una vuelta de tuerca de Jeff Walker.

El disco se inicia con una intro (“In Tenebra”), le sigue “La Vieja Sangre” con unos riffs muy deathmetaleros y cambios de rítmo muy bien puestos. La batería es programada pero en este caso suena mucho más natural y genuina que en otras bandas que utilizan las mismas. Un muy buen tema es “Piel de Martir, Carne de Cordero” con un riff de arranque letal y lleno de agresión/brutalidad. Ya a esta altura uno advierte que Death es una gran influencia en la linea músical de 1917 (En especial la época de “Individual Through Patterns” a mi criterio), lo cual se trasluce en los riffs de Alejandro (Muy logrados y filosos en los siete temas). Pero también hay cosas de bandas como Slayer o Carcass, y hasta de Cannibal Corpse en el tema “Mercader de Voluntades” el cual arranca muy veloz para luego bajar las revoluciones de 01:28 a 02:04, logrando un clima acústico muy interesante.

Mi tema favorito del CD es el excelente “Simbolos Muertos” (El riff de inicio es demoledor) con sus más de cinco minutos llenos de polenta, velocidad, secciones intermedias calmas/texturadas que se alternan junto a furiosos violazos. En el tramo que va de 01:46 a 03:09 hay una sección instrumental espectacular que incluye un solo de guitarra excelente. Sigue la brutalidad con el muy buen instrumental “Visiones” en donde vuelven a plasmar interesantes cortes y cambios de rítmica. “Realidad Desmembrada” es más a medio tiempo sin ser por ello menos poderoso que los anteriores tracks.

Se cierra el CD con el muy oscuro e intrincado “Anidando Entre Serpientes”, otra muy buena muestra de cómo 1917 crea death metal técnico y furioso. El resultado es muy bueno, máxime teniendo en cuenta los recursos e independencia con la que se maneja la banda, demostrando que cuando hay talento, perseverancia y ganas de hacer las cosas bien... se puede. “Vision” así lo demuestra.

Sitio Web: http://www.1917.esp.st

Calificación: 8/10

VENOM "Black Metal" (1982, Heavy Metal)


Venom fue una banda que escuché años después por esas de la vida. Sólo tenía referencias de ellos por videos, revistas nacionales e internacionales de los ochenta, sabía que habían influído en el thrash metal de aquel entonces. Un día de 1993 en el cumpleaños de un amigo, un conocido tenía este "esencial del rock" y me preguntó si lo había escuchado. A mi respuesta negativa me lo prestó. Cabe destacar que lo de Venom en el aspecto musical es de mediocre para abajo, no son eximios músicos, pero tenían “algo”: llámesele gancho, garra, convicción, agresividad (muchísima si uno se ubica en el tiempo).

Luego del estruendoso batifondo que fue el primer álbum “Welcome To Hell”, “Black Metal” da la sorpresa. Se superan mucho en relación al (repito) crudísimo debut. Los riffs son más prolijos sin perder crudeza, la producción es más “limpia”, los temas son un clásico atrás de otro.

El tema título es un himno. Te dan ganas de golpear a todo quién se cruce a tu paso. Abbadon le pega sin asco a la batería, Cronos te gruñe en la nuca y Mantas tira un riff brutal tras otro.

Hay temas más lentos como “To Hell And Back”, otros más rápidos como “Heaven’s on Fire”, pero el lado oscuro y lo que transmite esta banda es inigualable maxime sabiendo de las limitaciones interpretativas que evidenciaban.

Hay temas cómicos como “Teacher´s Pet” (La letra es muy cómica), otros muy densos bañados de climas infernales como “Buried Alive” que arrancan lento y terminan bastante acelerados.

Es un disco que conviene escuchar de corrido, para sentir la energía, anarquía y visceralidad que Venom transmite.

El CD se cierra con la intro de lo que será su tercer álbum (“At War With Satan”), no sé cuantas bandas han hecho algo así, me refiero a conectar el último tema del álbum y el primero del siguiente.

No hay mucho más para contar, este disco es esencial en cuanto a que fue a mi entender, la piedra fundadora del thrash metal que surgió 1 año después en USA de la mano de Metallica/Slayer, del death metal y también del “black metal” (Hasta crearon un género con el titulo).

Si hay que elegir, este es el disco que MARCO al metal extremo.

¿Buscás calidad interpretativa?. Hay bandas excelentes como Rush.

¿Buscás la historia de la visceralidad?. Si no escuchaste Venom “Black Metal" te está esperando.

Calificación: 9/10

CELTIC FROST "To Mega Therion" (1985, Thrash Metal)



Tenía 18 años y me encontraba cursando primer año de la facultad, con un compañero intercambiabamos cintas de bandas metálicas. En medio de cintas que iban y venían incesantemente un día me trajo “To Mega Therion” y mi vida cambió a partir de ese momento. Solo contemplar el arte de tapa (Ver arriba... las explicaciones sobran) era realmente fuerte, como todo lo que hace el pintor/ilustrador H. R. Giger. Celtic Frost sorprendió a la escena musical metálica no solo por el país de procedencia (Suiza, lo más cercano como antecedente era Krokus) sino por su oscurísimo y denso disco debut: “Morbid Tales”. En él se advertían influencias muy bien escondidas de Venom, Motorhead y algunos elementos del punk. Luego editarían un EP titulado “The Emperor’s Return” en donde ya la cosa se veía venir. Con “To Mega Therion” la banda llega a un pico muy alto siguiendo la misma receta que en “Morbid Tales” y el EP ya mencionado

El resultado es un sonido mucho más compacto, preciso, contundente y “negro”. Cada riff, corte, machaque, golpe de bombo, coro femenino (Fueron los primeros en incluir esto en todo el metal extremo), todo pero absolutamente todo en cada track es un electroshock al sistema nervioso central del oyente, una bofetada en la cara, la blasfemia pura hecha placa. El disco se inicia con una de las intros instrumentales que más miedo me ha dado en la vida (Ideal para escuchar en la más absoluta oscuridad, o en un campamento), la guitarra de Tom Warrior es acompañada con arreglos clásicos de Dominic Steiner que se fusionan con trompetas francesas dando a luz una suerte de pompa fúnebre llamada “Innocence And Wrath”.

Acaso el sonido de guitarra obtenido por Warrior en “To Mega Therion” sea el pilar en donde se apoya la propuesta de la banda: sus riffs son hiperdistorsionados, sanguinarios, asesinos, filosos y lastiman a los oídos (Por momento se asemeja a una licuadora) haciendo que uno clame por más en lugar de taparselos. En el aspecto vocal suena parecido a Cronos (Venom) pero más macabro.

“The Usurper” molesta, irrita, ofende los sentidos sin misericordia pese a que en el bridge se cuele algun coro de soprano (Claudia-Maria Mokri). Reed St. Mark parece un artillero que le dá a la batería sin respiro, secundado por el bajo de Martin Ain (En la mayoría de tracks grabó Dominic Steiner ya que Ain iba y venía en esas semanas dado a diferencias personales durante la grabación) y los violazos ya mencionados de Warrior. “Jewel Throne” es otra estocada al tímpano con riffs y breaks de tempo letales. A partir del descontrol que arranca de 01:48 hasta casi el fin del tema uno escucha el caos hecho música. Voces infernales de Warrior, machaque frenético de la sección rítmica de St. Mark/Ain, dan ganas de subir el volumen del equipo para que este escupa fuego. El sonido en todo el disco es nitido y macizo, lo cual resalta aún más el clima tenebroso que se percibe en los 10 temas que componen el mismo. “Dawn Of Meggido” es un tema doom, pesadísimo, creando un clima de asfixia, angustia, densidad y opresión, los arreglos orquestales sumamente logrados hacen sentir a uno dentro de cualquier cuento de H. P. Lovecraft. En su letra Warrior clama:

Humillado en forma humana...
Tenemos que morir para renacer...
Esperando el Juicio Final...
Temas de Carne...
Esclavos de la lujuria...
La cruz ya ha fracasado....

El mejor tema del disco es “Circle Of The Tyrants”, sintetizando en forma magistral lo que Celtic Frost puso en juego en todos los temas. Riffs destroza-neuronas, la batería va desde el mid-tempo hacia la velocidad más pura, la soprano alcanzando notas de tinte oscuro. En su letra Warrior vocifera...

Luego de terminada la batalla...
Las arenas han absorbido la sangre...
Todo aquello que quedó...
Es la amargura de la desilusión...
¡Círculo de los Tiranos!

Sigue la devastación con una seguidilla de descargas con las mismas carácterísticas (“(Beyond The) North Winds” y “Fainted Eyes”).


Luego del instrumental “Tears In a Prophet’s Dream” viene uno de los temas más logrados del disco: “Necromantical Screams”, acaso en donde se luce más la soprano sin sacrificar un gramo de pesadilla en el mismo. Una banda esencial en el rock más extremo, aquel que dio a luz a todo el death metal sueco (Desde Entombed, Obituary a los actuales Opeth hicieron covers de la banda) y esparció su peste en todo el death/black metal en general. “To Mega Therion” es una oda a la distorsión, oscuridad y los climas más siniestros que puede percibir un ser humano.

Calificación: 9/10